lunes, 6 de diciembre de 2010

Guerra y paz

Tomado de Google

En la guerra de la paz, las fuerzas más potentes son las menos llamativas.
Los galones nada valen , los despachos nada aportan, y los cargos nada calman .
En mi cintura tus brazos encuentran la horma y en tu corazón encuentro mi armamento.
La paz no es una medalla y tú me la brindas.
Que los verdugones de la vida nos permitan que la historia siga. Sin fin 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.