miércoles, 8 de diciembre de 2010

Tu sabor

De La mona Lisa, de Da Vinci. Tomado de Internet


Nada sabía a tu boca de hierbabuena y miel.

Me he perdido por mil países y reencontrado en otras cinturas, pero hoy me atenaza la duda de si, al final te encuentro, en tu boca seguirás teniendo el aroma de mi recuerdo, porque tal vez nunca te he encontrado y sólo te inventé ...echándote de menos, y sin saber por qué

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.