lunes, 6 de diciembre de 2010

Univitelinos


Hoy aquí no apuró nadie la noche. 
-"Me gustan tus ojos" le dijo su propio reflejo. 
Con un tajo que al final segó tu cuello persigo decirte que el que seamos gemelos no te da derecho a ser yo.

-"Sólo es un sueño" dijiste sonriente desde tu cama.

Mientras entraba en la ducha vi el destello del cuchillo de caza de papá en tu mano izquierda y creo que me desmayé porque sólo recuerdo el golpe tras resbalarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.