miércoles, 8 de diciembre de 2010

Vudú

En la planta de traumatología no esperaban su regreso.
Se despidió de la sección un jueves al mediodía. Mostró una ilusión insólita en él, tachado de persona muy entrovertida.
Se iba a Haití a colaborar con una ONG.Allí se encontró al que habita al otro lado del espejo y no consiguió desaprender lo suficiente.

Vuelve más sabio, seguramente, pero todos percibimos que algo se rompió en la noche de vudú

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.