lunes, 24 de enero de 2011

Desayuno con ego y cianuro

Cultivó un ego tan enorme que cuando creció ocupaba su espacio y mi sombra.Su mente se expandía a ritmo vertiginoso .Cavando la fosa de mi propia identidad decidí halagarle cada día un poco más mientras aliñaba su café con una gotita más de cianuro cada vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.