lunes, 24 de enero de 2011

Pretérito imperfecto, futuro perfecto

Yo había amado su risa
Había reído sus chistes
Había sentido su tacto
Yo había llenado sus silencios
y había tocado su piel
El había sentido mi ausencia
Había olvidado mis carcajadas
Habia escuchado mi llanto
El había decidido diluirse
y no había entendido mi sed.
Yo decidíré seguir
Yo abrazaré el horizonte
Yo renunciaré a sueños rotos
Yo apostaré`por vivir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.