lunes, 24 de enero de 2011

Reina del Pernod

Quería el protagonismo de su última y épica actuación.Con sus lagrimones de rimel corrido y obsceno pelaje.Con su roto en las medías y el hedor a Pernod, la reina del esperpento hacía una reverencia a media voz.Se bajó el telón y encendieron las luces.Nadie aplaudió

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.