lunes, 6 de junio de 2011

Cena de sabores

La macedonia de sus deseos se hizo con la fruta de ayer picada a trozos, con agua de rosas y azúcar de viento libre. El almíbar lo preparó con besos de estreno y abrazos de peluche. La dejó reposar tres lunas y cenó como los dioses en el cuenco de su ombligo...sin cubiertos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.