sábado, 4 de agosto de 2012

Jugando con " Estuvo esperándolo todo el día"

Lamentablemente, no entendía el mundo vegetal. Estuvo esperándolo todo el día, pero el ramo de rosas no quiso exhalar más que un aroma, que irritó su pituitaria hasta hacerle estornudar.

Paseaba por la terminal 2, cada vez más inquieta. Cada minuto más dubitativa. Cada hora más disgustada. íEstuvo esperándolo todo el día! , entre anuncios de la pantalla de llegadas con demora. Con el último pasajero del 308 recordó que su maldito reloj no marcaba los días 31.

Blanca-azulada, fría como una escarcha del pelo que quedó en la noche de su adolescencia entre goteros y alarmas del desfibrilador. Ahora su corazón galopaba al son de unos ojos de noche azul que la habían abducido.  Estuvo esperándole todo el día, impaciente.

El perro estuvo esperándolo todo el día y toda la noche. El hombre se había adentrado en el mar, con su bañador a rayas, dejando la toalla en la playa recoleta. Se animó a entrar entre las olas por dos veces pero en vano intento de encontrarle. Siguió esperando hasta hoy.


Sólo faltaba concretar con el taxista la ida al aeropuerto. Estuvo esperándolo todo el día, y al fin le dejó una nota, con carraspeo y afonía. El sonido del despertador le encontró con amigdalitis de sal, gárgaras de miel, pesadillas sin sordina y agujas en el paladar.


Ella sentía que era su media naranja ese hombre que llegaba desde el futuro sobornando al pasado. Pero pasaron las horas.Estuvo esperándolo todo el día. El de ayer. Hoy cedió a esperar otro futuro, aplazando el presente y deslizándolo al ayer en cada noche



Estuvo esperándolo todo el día, toda la noche, la madrugada entera, mirando como poseída, un teléfono que no llegó a a sonar. Se demoraron los forenses. Se incendiaron las antorchas de su vientre. Y ante el ataúd no virtió ni una sola maldita lágrima.


Abría el correo cada momento que pudo esquivar al director-gerente. Esperaba un mensaje de paz tras la tormenta en la estación. Estuvo esperándolo todo el día. Lo recibió, puntualmente, cuando lo consiguió descifrar.


4 comentarios:

  1. ¡Cuánto puede dar de sí una frase! Interesantes estos juegos de verano :-)
    Me gustan mucho, Albada. Son textos frescos y vivos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son juegos, sin duda, y como tales los juego. Tus textos son igualmente vivos y lúdicos.

      Un fuerte abrazo Sara.

      Eliminar
  2. Llego con retraso. Es lo malo de mis vacaciones, que me quitan el tiempo. Aunque las esté esperando todo el año :)
    Estos juegos me traen recuerdos, siempre gratos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.

      Jugar es un poco lo que no quiero renunciar. Ni en vacaciones. Es broma.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.