jueves, 27 de diciembre de 2012

Juegos de libertad


El gran regalo de la vida: la libertad. Para usarla como herramienta de precisión, limitando su uso a no herir.

Los juegos con esposas forradas de terciopelo rosa dormían en el segundo cajón de la mesita y sólo ella podía abrirlo, separando sin dudar fantasía de  realidad.

Cuando fue él quien abrió el cajón, la palabra “juego” tropezó con una arista, dando por finalizada la partida en la alcoba. Por exceso de realidad.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. No tengo ni idea, pero tras el éxito de 50 sombras de Grey, pienso que hay mucha fantasía, que sólo es eso... fantasía erótica motivadora, pero no para llevarla a cabo.

      Y escribí. Espero te gustase. Un Abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.