lunes, 27 de mayo de 2013

La fe en caída libre.

Cuadro de Tomasa Martin, tomado de Google

Me agarro al hilo de una cometa,
con todos los colores que existen
y algunos más que me invento.


Me dejo atrapar por la corriente cálida
de un planear sin prisas, latiendo suave.
Hasta que me doy de bruces,
contra la persiana cerrada,
y de un gris marengo de esta realidad.
Cuando la corriente es fría y choca.

Prensa opresiva, doliente, cruel.
Proyectos inconclusos,
futuros imprecisos,
dolores trémulos.

Falta de fe. Falta de risas

Levanta, me digo...y vuela.


sábado, 18 de mayo de 2013

Azul de primavera en flor




Y es que hoy el cielo estaba tan azul
como una explosión  de luz que no quemaba
Era un azul intenso, de cielo por estrenar.

La luz lucía al borde de tu piel en mi cintura.

La ventana quedó  abierta a mariposas,
a una canción que escuchamos entre risas,
a olor a sombra, a salitre, a miel con rosas.


Y en un mar de agua de besos sin espinas,

las bocas y las manos hoy se nos desbocan
entre sándalos y sedas de nuestra piel aún viva.

Pudimos deshojar del almanaque aquellas olas,
tan pesadas, tan  oscuras, tan cetrinas...

Y es que querían disolverse las nieves de las cimas.





jueves, 9 de mayo de 2013

De amapolas en el pelo, a telarañas al sol



Y me viste.
Y te vi.

Por entre la luz que atemperaba mi frío.
Entre hojas de rocío, temblando, me viste.

Por las rendijas del fuego que derramaba tu boca,
entre viejas consignas derrochadas en pasado, te vi.

Y me besaste
Y te besé.

Cuando la aurora despertó mi madrugada.
Con tu pesada carga de lava derretida, me besaste.

Cuando las palabras galopaban audaces entre tus labios
cual golondrinas huidas de un atanor sin dueño, te besé.

Y me mataste.
Y te maté

Siguiendo el hilo de tus labios trémulos y azulados.
Como una sentencia inapelable e indefendible, me mataste.

Siguiendo el sendero de las hormigas de tu cuello.
Como un hechizo de cal con miel bajo la luna, te maté.

Y me olvidaste
Y te olvidé.

Ahora que las golondrinas emigraron a nuevos climas.
Y andan dormidas las llaves del olvido y las nostalgias, me olvidaste.

Ahora que andan descalzas las amapolas entre las rejas.
Y se acicala mi talle, y se arrebola mi tez, confieso que te olvidé.


lunes, 6 de mayo de 2013

Un juego de adjetivos.


Adjetivos referidos sobre el presidente español actual, por diversos autores, recogido vía copyleft  


Como arbitrario y caciquil que era, abrió su  ampuloso ego y con afán  crematístico, y en  modo diferido, quedó  sobrecogido.

Un  ruin, avaro, bribón y bellaco rey del mambo, cual usurero, hizo de recortador. Tan egoísta, falso, demagogo y  cínico como el  cobarde y represor que era, rehízo un rancio credo.

Contrató a un ganapán que transportaba a un  gañán violento, charlatán y  sofista.  Siendo de natural insolidario, retrógrado, prepotente y estólido, encontró indecente y  torticero al internauta y sin mediar  hipócrita razón, como oportunista, mentecato, machista y engreído se creció.

Vestido de soplagaitas y ramplón, garrulo por charlatán y zafio y  marrullero de vocación, siendo  estulto por necio, trolero de nacimiento, fulero por la primaria, farfullero por la edad del pavo, e impresentable de herencia, quedó gaznápiro y embobado.

Como el gandul y perezoso, el holgazán y haragán que era, trabajó de remolón, de zángano de un panal, de indolente de salón.

Ya mayor, y aún negligente, entrenó de engañador, de mentiroso infantil. Y ya puestos en la senda de ser mentiroso, embustero, farsante y tramposo, prosiguió su carrera de estafador.

No es inventado. Este cuento no es falaz. Ni roza lo fraudulento. Pues aunque  ilusorio o supuestamente  irreal, no es capcioso. Es el reflejo en absoluto artificioso, de un  corrupto. Que por  embustero recalcitrante, parece asustaviejas y agorero. 

Aunque sólo sea un  memo, un  palurdo, o un ceporro, ese que parece lelo, sólo es... un simple e infeliz  bobo.

Día de la madre. Felicidades

Madre e hijo en la playa. Sorolla


"El niño reconoce a la madre por la sonrisa".
León Tolstoi

Escrito en 2011, en tal efemérides como hoy. Primer año sin ella para mí. 

Feliz día de la madre a las madres y a los hijos.


A las que ríen con ellos y a las que sufren con ellos.


A las que los tienen cerca y a las que los tienen lejos.


A las que lo son biológicamente y a las que lo son de corazón.


A las adolescentes y las cuarentonas.


A las que con un " cura sana, culito de rana, si no curas hoy curarás mañana" 
curan caídas, golpes , desamores y chichones.


A los hijos que las tienen cerca y a los que las tienen lejos.


Y a los que las llevamos en el corazón.

Como el anuncio famoso. Para cada madre.
Porque en cada ocasión en que nos asalta el miedo,
recobrando su imagen, recobramos la seguridad.