Feliz Navidad 2021

Feliz Navidad 2021

lunes, 27 de diciembre de 2010

Un punto de regalo

Tomado de Lecturalia

Le regalaron un punto.

Lo subió sobre una i diminuta y desabrida y esta letra se dispuso a volar. Lo colocó bajo una oreja y la frase se ofreció a cuestionar. Lo elevó sobre una ele anoréxica y empezó a asombrarse exultante. Encontró a un compañero y se instalaron resueltos sobre una u perdida en la cigüeña. Posteriormente se asoció a una coma excesivamente leve, y le alargó el silencio. Acabó tras dos amigos y ahora deja abierta la puerta abierta a:

...que con punto y seguido se mantenga el arrebato o,  a que, definitivamente, acabe el texto. 

Lanzarse al vacío, o dejar una maroma sujetando tu pie al lomo de un libro por escribir. 

miércoles, 8 de diciembre de 2010

En la gasolinera

Eduard Hopper. Gasolina.

Lleva dos horas sentado olisqueando el horizonte cuando le dan agua en un bote de liquido de frenos cortado con un cutex.

Lame una mano que huele a gasolina y a aceite multigrado.
Bebe derrochando saliva y sigue esperando el regreso. 

Edi no lo hubiera abandonado pero mamá hoy estaba muy tensa, eso sí lo notó cuando le hizo subir al coche.

Rapto de coherencia

Tomado de Google.

Ante la costa de Saint-Pierre, entre los barcos hundidos le esperaba su fiel Samy..

Jugaba con él y, como siempre, apuraba los segundos de inmersión, pero hoy dolían tanto las presencias, y supuraban las ausencias hasta tal punto, que en un rapto de coherencia se quedó a vivir con él

Elena sin pastillas

Tomado de Google.

En el marco onírico en que quedó presa entre trampas de pastillas y psiquiatras, Elena desafía a sus pesadillas y en un rapto de cordura rompe la telaraña y escapa a la razón,

Sacude fuertemente su cabeza, se planta desafiante ante el espejo y despide con su mano a los fantasmas.

La pareja de puertas

El armario de dos puertas del dormitorio conyugal se entreabre con la brisa y el espejo espera impaciente el combate cuerpo a cuerpo.

La mano sobre el tirador de bronce no tarda en hacer vibrar la puerta contigua y raudo, antes de que  Lola se interponga ve brillar a su pareja, el espejo del otro lado.

Quedarán frente a frente mientras ella se viste. Podrán comunicar sus reflejos mientras no esté entre ambas puertas del ropero.

Luego, cuando ella se haya mirado vestida entre ambos, la oscuridad volverá a su sitio y ellos verán las perchas, sintiendo a su lado la pareja dormida, cada uno en su lado del armario.

Boda tortuosa

Tomado de Google

La pareja quemada y hundida en el primer asalto sentados en la cama de la habitación, donde subieron para cambiarse de ropa antes del viaje de novios.

El pastel simbolizaba  uno de los avatares de la boda: la novia se tronchaba de la risa durante la ceremonia, el cuchillo-sable se había encallado en pastel nupcial quedando posteriormente clavado sobre la primorosa bandeja y justo tras el convite la suegra se fugó con el batería alegando una jaqueca.

La cancelación del vuelo hasta una mejora en las condiciones climáticas les permitió confirmar que el modo de solventar las dificultades y torear las situaciones era radicalmente diferente.

Pasada la reválida  de ese día, la noche recuperó los signos de amor entre los labios, las confidencias y  los buenos augurios entre risas y caricias

Desde la silla de ruedas

Tomada de " Lecturalia"

La envolvió con un lazo grande blanco. Quiso que el álbum de fotos fuera el símbolo de que la vida compartida había sido el mejor regalo.  

La combinación de pastillas empezaba a hacer efectos y estaba en un estado de serenidad absoluto. Las prospecciones de futuro apuntadas por el neurólogo no las deseaba, y mucho menos compartirlas con él.

Miró desde la silla la foto del único amor que conocía y esperó alerta el sonido del llavín.

Se puso un poco de rubor con colorete y al verle le señaló su regalo: la libertad.


lunes, 6 de diciembre de 2010

Un carajillo de ron


Elena le dijo- "los cambios son tu oportunidad para avanzar". 

Luis entendió, en el frío de la madrugada , con la maleta entre las piernas, los pies agarrotados y el corazón en un puño, que mañana tal vez lo entendería mejor, pero para entrar en calor tomó un carajillo de ron Pujol.