lunes, 20 de agosto de 2018

Escenas veraniegas


Un pasado de travesías buscando su Itaca, Un presente de equilibrista su día a día. Un  cuadrado de quita y pon su tienda y su trabajo, un trapo plegable su suelo efímero, unos bolsos falsos su mercancía.  

Un futuro incierto, su destino.



Dejaba atrás un pasado más largo que su propia existencia..Los nuevos horizontes parecían abrirse ante sus pies. Sin embargo, la mirada cargada de experiencias oscuras, seguía el rastro de verjas y más verjas. Expectación contenida, alma en vilo tras la valla.



El chaval no quería hacer los ejercicios junto a sus compañeros. Eran unas colonias para practicar surf, y Aitor había pedido hacerlas de fútbol. Sus padres habían gastado mil euros en una semana de fantasía deportiva, por no sentirse vulgares, pero no consiguieron hacerle feliz.
Aitor miraba su móvil, añorando los pases de pelota que ahora parecían tan difíciles de poder llevar a cabo.El agua estaba fría, una niña de las colonias le llamó estúpido en el desayuno y el traje le producía urticaria. Verano de mierda, se dijo, desolado.


martes, 7 de agosto de 2018

Haikús en Agosto


Rosas altivas
reluce aroma y aire
ante la Alhambra


Silencio y sal. 
Las olas van y vienen. 
Sobre la cala

Vela de acero
atmósfera marina
frente al mar  nuestro


lunes, 6 de agosto de 2018

Candados de amor

Imagen de Aguirrefotox

Amores eternos, ilusión en los ojos, en las manos, en los brazos. El tiempo, implacable, deja paso a otros arrebatos de nueva factura, a otras pasiones con noveles actores. Candados de amor de relevo, de juventud en la recámara, de eternidad congelada. 
Candados relucientes u oxidados. Candados que se abren. Candados cerrados. Candados condenados al olvido. Candados de saldo y derribo. Candados derrotados. Candados vivos

jueves, 2 de agosto de 2018

Viaje con Federico. Relato juevero

Imagen de Google


Voy en el tren de Madrid a Granada del día dieciséis de julio del 36. Un hombre de pelo negro, que identifico sin dificultad como Federico G Lorca, por haber asistido a una charla que impartió en el Teatro Principal Palace de Barcelona, en las Navidades pasadas, se sienta mi lado, tras pedir permiso.

En su vagón cama le cuesta dormir, y toma asiento junto a mí, de madrugada, en esos bancos de segunda, tal vez para huir del fuego que le asoma por sus ojos cuando dice que va a celebrar el santo a su casa de la huerta de San Vicente.  Le digo que yo huyo de Madrid, hacia Granada, porque mi madre enferma ha sido activista de la república y que temo por ella.

      -No se preocupe, me dice, su madre estará a salvo. Si es mayor no se atreverán a                 hacerle nada.

-Y usted por qué regresa a su casa, con el peligro que corre., le dije.  Ya sabe que la Falange puede hacerle detener

-No se atreverán. No cometerán el error de detenerme ni hacerme nada, soy demasiado famoso para quedar como salvajes, además espero que mi amigo pueda reunirse conmigo para huir juntos. No quiero vivir en una España que se desangrará.  

-No estoy segura, le contesto, estos rebeldes moros con ese loco al mando, capaces de no perdonar a nadie haber sido fiel al ideario republicano

-Mi caso es diferente, señora. Por favor no me ponga triste, que ando ilusionado con mi amigo rubio, mi amor soñado. Se llama Juan. Veo que saca un billete de papel de un bolsillo, y una pluma. Pienso que se pondrá a escribir de un momento a otro

-Qué maravilla, le digo, encontrar el amor es el mejor motivo para querer vivir. Ojalá puedan irse juntos, pero, sin querer ofenderle, ¿usted no cree que su amor secreto puede pesar negativamente en una posible detención?

-No creo que se atrevan, además mi familia es una familia de bien. La suya también, ahora que lo pienso. Ojalá acepten que nuestro amor es sincero, y le dejen venir conmigo, me dice, ya poniéndose de pie. Se despidió de mí con prisas, tal vez por las musas. 


Le vi alejarse a su vagón, con el papel en la mano, donde ya había garabateado algo. Ya en mi casa, con mi madre a salvo, de momento, me enteré que había sido detenido. Pensé en ese poema póstumo a su amor. Conocí los sonetos oscuros dedicados a Juan, pero el poema del papelito, no vería la luz.


miércoles, 1 de agosto de 2018

Burbujas de jabón

Imagen de Aguirrefotox

Su afición por hacer burbujas de jabón le llevó a distraer a los niños del paseo marítimo . Hablé con él, y me dijo, serio y concentrado, que la recompensa, más que las monedas que le dejaban, era ver las caras de los críos y sus persecuciones a esos globos efímeros. Un día, tiempo después, volví a verle en un parque de Barcelona, cerca de unos rosales domesticados. Su mirada estaba perdida en un universo que no fui capaz de identificar. Tal vez no consiguió salir de su burbuja irisada,  pero me pareció que en su limbo, de alguna manera, era muy feliz.


lunes, 30 de julio de 2018

Dormir el sueño al fin

Imagen de Aguirrefotox

La manecilla está varada como barca desfondada. Sueña con deslizarse al otro lado del reloj, con ese corazón de porcelana china enquistado. Abre su puerta y mira hacia la calle de los ayeres, por donde el hombre de su vida se escapó una noche, y por un momento cree ver su silueta, alta y desgarbada.

Sus latidos trastabillan, sus ojos se empañan de una espesa niebla. Sus pies esbozan pasos desbocados, y su mente la transporta a una era y a una enagua manchada. Desde el suelo escucha la voz del viento, que aflojando su quejicosa presencia, semeja un cantar de amor dormido, y ya, sin pulso se deja acunar por un sueño. El sueño de los vencidos 

Bach a cualquier hora


domingo, 29 de julio de 2018

Vacaciones alternativas


La huelga de taxis, de personal de aeropuerto, de pilotos de líneas aéreas y de su aparato de aire acondicionado les brindó la opción para pasar el fin de semana. En una barquita de remos, en el Parque de la Ciudadela, soñarían con vacaciones de ensueño. Menos exóticas, eso sí, pero factibles.