domingo, 29 de marzo de 2020

Confusiones imprevistas

Imagen de Askik

La propia de los buenos espantapájaros, así era la sombra. Con su sombrero deshilachado , y con sus manos como penachos de paja. El disparo había sido certero y limpio. Había apuntado a la cabeza, con su mira telescópica, haciendo imposible fallar.

Lo raro surgió luego, cuando, camino del coche, notó la sangre por su propio cuello, y unas manos, adornadas con paja,  se aferraban a sus hombros. Tembló cuando escuchó esa voz, casi de ultratumba, que le gritaba. 

—¡Hijo de puta, que iba al carnaval, so cabrón!.

Texto para la La Ser, Relatos en cadena, sin ser finalista de nuevo, y qué le haremos :-)

sábado, 28 de marzo de 2020

Día 14 y " Desde la ventana"

Imagen del muro de Puri Canovas.

Tras confirmar que en España en la temporada 2017-18 murieron casi quince mil Personas, pues no sé, creo que es una pena que no exista vacuna para este virus nuevo, pero vaya, confinamiento, a rajatabla, pero ya poquita más atención voy a poner a esta crisis. Doliéndome mucho cada muerte y contagio, y cada trabajador que se queda sin trabajo, y cada sanitario al borde del colapso personal, doy por terminado este diario que nunca lo fue.

Doy las gracias a quienes me habéis leído, día a día, a sabiendas de que comentar a tantos blogs como  a veces seguimos, deviene en una tarea que ocupa cada vez más tiempo, que tenemos o no, y un cierto ánimo, que a veces tampoco nos sobra, así que de verdad, muchas gracias.  Deseo que os cuideis mucho, porque quiero volveros a leeros a todos.  

Desde la ventana

Lo que siempre fue su afición oculta, ahora puede mostrarla sin sensación de vergüenza. Doña Gertrudis se apoya en el alféizar de su  ventana desde las ocho aproximadamente, y hace recuento de quiénes madrugan. Sin niños que interrumpan la visión , sigue repasando la calle, de izquierda  a derecha,  vigilando quiénes salen con bolsa y quiénes con carrito de compra. 

Lleva dos días al tanto de un coche que lleva a dos personas, uno que conduce, su vecino del número cinco, y una mujer que ha salido de atrás, con melena rubia y que no es su esposa. Saca el cuerpo todo lo que puede, por ver si, como parece, entra  en el mismo portal. Hoy ha llegado una camioneta de reparto, llevando flores al edificio de al lado, al número cinco. Por no perderse en  suposiciones, ha inclinado un poco más el torso, decantándose hacia afuera. Agarrada a la débil estructura del macetero, ha recordado, antes de caer, a su gato Micifú, quien murió tras meterse en una tubería, de la que no supo salir. 




Como dormiremos una hora más, espero, este cambio de horario nos vendrá bien :-), una hora más para disfrutar del confinamiento ¿no?. P.E. No, menos :-)  a las 2, ponemos las 3.

viernes, 27 de marzo de 2020

Dia 13 y Saltibrincos

Imagen del muro de Puri Canovas.

No soy ese David de Miguel Ángel, pero a veces, calladita estoy más mona, como me decía mi madre. No voy a decir nada de esta crisis sanitaria y económica, nos basta con los telediarios. La sensación de silencio en la calle, cuando salgo a comprar, me parece como irreal, un escenario absurdo, sin sonidos, sin gente, sin niños. No sé si les pasa a más personas. 

Mi silencio va para Ester, quien, con su humor incansable y su ingenio nos entretiene, pero que nos hace reflexionar en más de una ocasión, o calcular con sus acertijos :-).  Y cuando  saca a pasear a la poeta que habita en ella, hay para quitarse el sombrero, así de polifacética es. Me niego a dejar pasar la ocasión de hacerle este minúsculo homenaje a su talento y su carácter, amable y risueño.  Que no se empañe la alegría de vivir, tampoco ahora.  


Incluso en estos tiempos, los afectos virtuales son buena compañía, a veces, hasta insustituibles. En el caso de esta bloguera amiga, impagable. Gracias por estar.

jueves, 26 de marzo de 2020

Día 12 y " Habitación con cuadro en jueves"

Imagen del muro de Puri Canovas

Ese café de la mañana, que sabe  a savia y repaso de lo escrito por amigos, casi siempre se acompaña de un post de una degustadora de té que nos ameniza el día, a mí al menos. Tracy, con su alegría de vivir, sus fotos de locales donde tomar un buen té y sus textos en general, me alegran el ponerme en marcha por las mañanas. Vaya desde aquí mi reconocimiento y gratitud hacia ella. Esta imagen me recordó de manera instantánea a esta amiga bloguera. 



Poco antes leo a Ester, con sus saltibrincos, pero ya pensaré una manera de agradecerle su incansable buen humor. Por ella hoy no comentaré nada de esta pandemia, que bastante tenemos con la tele :-)


Siguiendo la iniciativa de Mag, en La Trastienda del pecado,  con cuadro de un color y un ambiente que haya sugerido ese color o'cuadro. Mi aportación es esta.

Árboles con maleza, Van Gogh, 1887, imagen de Aquí, Museo Van Gogh de Amsterdam


Proyecté un cuadro del pelirrojo en la pared del comedor. Este de arriba, con su juego de luces, producido por las hojas y la luminosidad penetrando entre los árboles. Esas suaves y cortas pinceladas de tonos verdes y amarillos, así, en formato pared completa, me hizo sentarme en el sillón con orejeras, y sentir, sin más. Esa verdadera delicia para la vista me llevó la imaginación a las lluvias y los truenos que dejaron verdes las praderas y los bosques, con ese olor a reconquista y a serena plenitud.

El manto, de verde esencia a vida, y esos diminutos soles de amarillo como lunares de estrellas perdidas entre los arbustos, tiñó el atardecer de certeza y dulce espera. Bajo mi piel de luna y albahaca, ese aire olía a reposo  y calma, a aliento en la tarde, a verde esperanza. 

El horizonte de mi ventana se fue tiñendo de  sombras, de una playa sin espuma, ni caracolas, pero el verde del cuadro fue creciendo. El follaje llegó a ocupar el suelo y el resto de paredes. Desaparecieron muebles y  cuadros, el sillón y la mesita, la tele y los aparadores, y ahí estuve, sentada en el suelo mullido de este escenario a medida, disfrutando del bosquecillo encantado. Algunas flores me hicieron  cosquillas en los pies mientras sonreía tranquilamente. Al fin me levanté para cenar, dispuesta a  torear las nubes y el viento desatado por la realidad. 



miércoles, 25 de marzo de 2020

Día 11 y " Sueños aplazados"

Imagen del muro de Puri Canovas
Pequeña reflexión propia.
¿Alemania es diferente? Parece que mueren muchos menos pacientes, y también es un país con mucha gente mayor. Tal vez a los fallecidos les contabilizan por la patología previa y no por el coronavirus, ya que no hacen diagnósticos post-mortem, pero la detección precoz pòdría ser una explicación.  Los laboratorios alemanes pueden realizar 12.000 tests al día. En España, no sabemos si ya tenemos ni la capacidad para realizar dichos tests. Otra posibilidad está en la capacidad de absorción de casos graves por parte del sistema sanitario.  Alemania cuenta con 28.000 camas de cuidados intensivos, 25.000 de ellas dotadas con aparatos de respiración asistida. El gasto en salud es diferente,  por habitante ellos gastan 3.700 euros, en Italia 1.900, y aquí sobre 1500. En mi opinión, las políticas neoliberales del PP y de CiU en Cataluña recortaron todo lo que pudieron en la sanidad pública y vemos los resultados. Ese “Que inventen ellos ”, de Unamuno, sigue vigente, y en I+D no se ha invertido, así que estamos donde nuestra trayectoria nos ha llevado.

Sueños aplazados

Joaquín, con sus sesenta y tres años ha soñado siempre con una vida diferente a la que tiene. Soñaba y anhelaba  poder prescindir del despertador, dejar de lado ese mirar el reloj de manera continua, poder estar más con su mujer y sus nietos. Tenían una lista de películas por ver, de libros por leer, de ejercicios de gimnasia para mantenerse en forma, de actividades manuales que poder llevar a cabo. Cada día de su vida laboral había sido un trabajar para descansar los fines de semana, esperando la ocasión de ser quien quería ser.

Hoy, aburrido en su casa, sin pensar más que en qué hora sería la mejor para ir a comprar al supermercado cercano, acaba de descubrir que el ERTE de su empresa para él será una jubilación anticipada  forzosa, con la correspondiente disminución de ingresos a corto y largo plazo. Hay sueños que mejor que no se hagan realidad, se dice ante el espejo, antes de colocarse la mascarilla de marras y esos guantes azules de plástico tan estrechos.


Imagen de Elche

martes, 24 de marzo de 2020

Día 10 y " Ese ruido"

Acabé comprando papel de wc ayer, ya había desde el jueves. Imagen de Puri Cánovas


Ese ruido
Habíamos enterrado a mi padre días atrás. La alegría por su muerte se iba disipando ante los problemas de papeleo que  nos había caído encima, total para enterrar al borracho pederasta ese . Era una noche con truenos y acababa de cerrar el capítulo dos de mi nueva novela. Mi madre me llamó,  para bajar a cenar.

Por las escaleras alguien me agarró, y me tapó los ojos. Me aferré a la barandilla. Un halo de olor a cazalla me rodeó en el acto. Llegué al comedor. Mi madre, pálida, me preguntó.
—Tú también has escuchado eso, ¿verdad, hija?.
—Peor, mamá, lo he revivido.

Por un día de cuarentena tranquilo, enriquecedor, con salud y esperanza

lunes, 23 de marzo de 2020

Dia 9 y " la Ser"

Del muro de Puri Canovas.Mi texto sobre el original es Este post .


De ayer. 
En el caso de España, casi 3.500 profesionales sanitarios se han contagiado por el Covid-19, lo que representa el 12% del total de positivos para Covi-19 (28.572). Así lo ha indicado el responsable del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas sanitarias,  Fernando Simón.

PRÓRROGA ESTADO DE ALARMA | El ex primer ministro francés y líder de Barcelona pel Canvi, Manuel Valls, ha apoyado este domingo la decisión del Gobierno central de prolongar quince días más el estado de alerta decretado para frenar el avance de la pandemia del coronavirus. Información tomada de La Vanguardia.

Este presidente era muy optimista, y católico, lo que está muy bien, porque rezar sí, pero...un algo más...¿no tiene?  




Para La Ser escribí este texto, no seleccionado tampoco, qué le haremos.

Debutante
Se va a estrellar. Se veía venir. Encontró trabajo de ingeniero, con el título aún húmedo de tinta. Consentido desde la cuna, no había trabajado en nada. Ni se sabía hacer la cama. En la entrevista se mostró desenvuelto y confiado, como le instruyó su padre, quien le buscó el puesto. Bien vestido, ahí le vi, entrando a su primer trabajo.


Cuando llegó a mi casa, donde se aloja, estaba demacrado, roto. Entre llantos e hipos me confesó que le despidieron a las dos horas. Su nula capacidad resolutiva no daba para reparar ascensores, como yo había supuesto.

domingo, 22 de marzo de 2020

Día 8. y " Poesía"

Madrid estos días, imagen de kienyke

 Una reflexión que me ha hecho pensar. De Carlos BAREA. 
Resulta que ahora, dicen los titulares, hemos descubierto, gracias al coronavirus, que el ser humano solo puede sobrevivir gracias a la ayuda colectiva. Pero yo me pregunto, ¿lo descubrimos con la pandemia del sida en los años 80 y 90? no, porque eso era cosa de maricones, de putas y drogadictos. ¿Aprendimos algo con la epidemia de Ébola en 2016? Qué va, eso era para negros y para los que se metían en países que no debían. ..No nos engañemos, hemos descubierto la colectividad sólo porque esta enfermedad ha golpeado de lleno a los europeos -todo eran risas cuando causaba estragos en China, ¿verdad?-, ... De pronto, nos hemos visto amenazados y, de forma automática, se han puesto en marcha todos los mecanismos para salvaguardarnos... y esto no es solidaridad colectiva. Es miedo, nos mantenemos unidos porque estamos "cagados". Porque con esto no sólo pueden morir negros, maricones, inmigrantes o pobres. Y porque, en realidad, nunca pensábamos que esto nos tocaría a nosotros, punta de la pirámide del privilegio. .. Lo único que me gustaría es que esta crisis nos sirva para hacernos reflexionar, y no sólo para montar festivales musicales en los balcones, tan necesarios para no darnos tiempo a pensar. Si esto puede servir para algo, que sea para que, cuando salgamos de esta, dejemos de hacer burda ostentación de nuestros privilegios occidentales y miremos un poquito más hacia los márgenes.

Poesía La poesía es algo que anda por las calles, que se mueve, que pasa a nuestro  lado. Todas las cosas tienen su misterio, y la poesía es el misterio que tienen todas las cosas. Federico G. Lorca

Imagen de Internet
Un forastero, sin vocación de menestral y con una desorientada vocación de  poeta, entró por la ventana de mi mirada.   Ese aliento a menta y albahaca acabó por devolver las baldosas a los suelos, las lombrices a la tierra empapada  y la fragancia a vida a los ramos de flores silvestres que siempre presidieron mi escritorio. Los cajones del mueble, erosionado por traslados y arañazos,  se llenaron de nuevos versos y nuevos retos, las lecturas se confundieron con la realidad de lo soñado, los suspiros volvieron a convocar a las musas, y mis ojos percibían, de día en día, un nuevo brillo oxidado en el espejo.

A seguir el confinamiento, son el humor que podamos, con al esperanza puesta en que esta crisis pasará.