jueves, 28 de mayo de 2020

Relato con "aires góticos", en jueves

Imagen de Mag


Siguiendo la iniciativa de  Mag, en su Trastienda del pecado  para este jueves "escritura gótica", mi aportación es la siguiente.

El funeral de mi tío había sido muy austero. Como no quise quedarme en casa de nadie, acabé por tomar una habitación en  la casona transformada en hotel. Por la razón que sea, anoche tardé mucho en dormirme, no dejaba de mirar el cuadro y la tétrica mirada del hombre representado en él. Tal vez un antepasado fundador de la estirpe de señoritos del condado, supuse. En el duermevela soñaba que se acercaba a la  cama, se sentaba en ella y  metía una mano bajo la sábana. Tocaba mi muslo. Cuando parecía que quería trepar por él hacia mi ingle, me despertaba, para volver a dormirme de manera superficial. Sucedió tres veces. A punto de amanecer, di mi descanso por acabado, y me dispuse a recoger mis cosas para regresar a casa.  

Antes de cerrar la puerta miré el cuadro inquietante, quedándome helada al comprobar que no era tal, sino una ventana que daba al jardín trasero de la finca. No sé si el cansancio me jugó una  mala pasada, pero sentí un aliento caliente y con olor a naftalina en mi nuca al subir al coche. Hoy espero dormir de un tirón en mi cama de Barcelona.


domingo, 24 de mayo de 2020

El desliz



No paran de preguntar por mí. Incluso han publicado mi cara en los medios de comunicación, en la foto más cutre que me hizo. El plan era perfecto, tanto, que si ella no hubiera querido destrozar mi vida, ahora estaríamos disfrutando de un retiro en el Caribe. Pero no. Era ella quien urdió el plan. Ella quien dispararía al director del museo tras coger el “Diamante Kasikci”. Todo salió según lo previsto. Lo malo es que las pruebas apuntan a mí y sólo a mí.  Ya decía yo que no olvidaría mi desliz con su mejor amiga.

Más textos para La Ser de este blog

jueves, 21 de mayo de 2020

Suspiros, en jueves

Imagen de neogeminis

Para este jueves, Neogeminis propone hablar de suspiros, a través unas imágenes, entre las cuales he escogido la que figura arriba. Mi  participación es esta:

Se nos escapan los suspiros desde la puerta, ante un mar al que no podemos acceder.  Se nos escapan, como los minúsculos virus que juegan a nadar en lágrimas o sudores, en sangre o en ausencias de caracolas de mar. 

Nos quedamos mirando a los estanques de agua tendida al sol de los recuerdos, a la playa que quedó impresa en la retinas. Nos quedamos saboreando aquellos besos dados, de frambuesa y albahaca, los "te amo" en el cielo del paladar, de cualquier tarde lunar. A la espera de que vuelvan, como las olas benditas, a las playas del mañana.

Más relatos jueveros

martes, 19 de mayo de 2020

Sorpresa de blogueros

Montaje de María

Para el domingo pasado,María, en La pluma de cristal nos proponía una cadena de regalos sorpresa, de bloguero  a bloguero, para coincidir el día de Internet. A mí me tocó sorprender a Joaquín, y a El dulce susurro de las palabras, Dulce  le tocó sorprenderme 
a mí.

Y vaya si lo hizo. Desde aquí mi gratitud por el regalo y por la iniciativa.


Un tanka más bonito es difícil de imaginar. Gracias Dulce. 

domingo, 17 de mayo de 2020

Jugando a sorprender a Joaquín




Para Joaquín, siguiendo una propuesta de María Dorada

Las hojas irán cayendo. Como las horas. Como las lunas. Como las prendas.  Dejaremos que las certezas y las pieles se vistan de evocación. Es que llega la noche, cuando la ciudad cambia de actores y los bohemios aletean sus sueños rotos. Los amantes se atrincheran en sus oasis de satén y fantasía, dejando que la luz de luna les bañe tras  las trémulas miradas del deseo.

mezcolanzas



Esa luna lunera sobre la tierra, aceptando los retos de cada letra. Esa luna de juegos, y de cometas, iluminando los signos de las tormentas. No se tapó los ojos por tu mirada, roja y serena, sino meciendo las olas de mis mareas.

La luna se desperezaba, entre los brazos de estrellas, arrullando con sus luces, a la muchacha que esperas. Para romper caracolas, a la luz de unas fogueras

el aliento que en ocasiones mata. Como los minúsculos virus que juegan a nadar en lágrimas o sudores. En sangre o en ausencias de caracolas de mar. El agua de los estanques tendida al sol. Con olor a risa y lluvia. Con sabor a besos, en cualquier tarde lunar.



Los ocres a escena. Los puntitos de cada partida, con ese plazo que no queremos cumplir. El otoño se asoma por las verjas de tu casa. Por las alambradas de nuestros olvidos. Por sosegar al sol del incendio del verano en las mejillas.

Me había puesto mi vestimenta de cow-boy. Me dijo que llevase botas, con espuelas de plata, voz de trueno, y cinto de canana. Yo, tonto de mí, creí que las vacas y los caballos nos esperaban, para galopar los montes en la tarde en grama...

Alejandro, los mensajes viajan sin botellas ni sellos, desde el interior de lo que fluye sin más. Un placer saludarte aquí, donde como ves, dejo briznas de realidad onírica, o de sueños reales, porque yo no escribo por afición, sino por respirar.

En un solo latido, siguieron las noches entre el músico de la sombrilla y la mujer de blanco, fundiendo la luna entre los corazones que estallaron, como truenos, en una noche de tormenta de Julio, en Roma, bajo le calor estival




Empezó el sonido. Se elevó la luna. Se deslizó el paisaje. Se deshizo el nudo. Se rompió el hechizo. Se levantó el oleaje. Se iluminó la risa. Se descubrió el arrebol de las mejillas. Allegro. Molto. La tarde dibujando la alegría.
https://youtu.be/A9QQQ0CU3CE

Hoy las mañanas se alborotan La lecturas entran en esquizofrenia. Dejando que la poliédrica mirada de un pueblo se alíe para hablar de fútbol, antes que para buscar solucionar un país de sueños rotos. 

Buscando y rebuscando

Imagen de Internet

El próximo favor se lo pido a Santa Rita. Tú, glorioso San Antonio, que ejerces el divino poder de encontrar lo que estaba perdido, no has querido que encontrase el billete de lotería que perdí y que resultó ser ganador. Tú, a quien he rezado con fe, a quien he puesto velas en la iglesia ante tu imagen, quien nada más me ha dejado un chicón de cuando hurgué en el contenedor de basura, último objetivo de mi búsqueda. Ahora saca de mi vista los resguardos de tintorería del año de la Maricastaña, moneditas sin curso legal, y fotos agrietadas y amarillas. Y busca tu sonotone, por Dios.

Más relatos para La Ser

jueves, 14 de mayo de 2020

Película a titular, en jueves

Imagen de La plaza del diamante, de Alfredo

Siguiendo la propuesta de Alfredo, en su Plaza del diamante, mi aportación es la siguiente.

Yo diría  que más que una película, es un trozo de vida, rescatada de la mirada infantil de un tiempo, los años setenta, en una ciudad cosmopolita como pocas. 

Está ubicada en una barriada de clase media-media alta, donde una pareja ya rota, que mantiene las apariencias, está rodeada por una criada, esos tres niños y una abuela, con un perro. Tiene componentes reivindicativos, y una escala emocional espectacular, y todo ello en blanco y negro, lo que choca, pero atrapa. Son los ojos de niño quienes firman el retrato del día  a día. Es un ramillete de texturas,   una amalgama de memorias y, sobre todo un sentir a  flor de piel.

Si la has visto, seguro que la reconoces, si no, pues ya diré el título. Muy corto: 110 palabras.

Más relatos jueveros de este blog



martes, 12 de mayo de 2020

Caracoles de mayo


Mientras el sol salía por mi izquierda, por el este, la luna seguía  colgada de un azul espectacular. Parecía propiciar una mañana de anhelos por abrir.  Ayer llovió,  y los caracoles, ayer tarde y hoy de nuevo, iban en procesión esta mañana, en mi paseo, ahora que podemos pasear desde las seis de la mañana,  hora casi mágica.. 

Me acuclillé,  a duras penas, por verles desplazarse, de poco a poco, siguiendo la ruta de sus babas con mi mirada. Pensé en ella, a quien deseo lo mejor. Así de despacito se fue perdiendo la magia de las risas y la complicidad de los guiños. Así de despacito se fueron difuminando el verde de sus manos, el azul de sus cielos, las  estrellas de sus noches. Ante uno de los caracoles, ella se vería, como ellos,  saliendo hacia otro tiempo, tal vez hacia otra realidad que le esperaba.

domingo, 10 de mayo de 2020

A buenas horas, mangas verdes

Imagen de Milanuncios 

Espero el milagro. He encontrado en el cajón de los cachivaches el punto de libro que me regaló hace más de veinte años. Recuerdo, con precisión, las tardes de alamedas y mangas cortas, sandías reventadas contra piedras, y el brillo de sus ojos almendrados. Acabo por tirar mil y una cosas, cuando suena el teléfono. 

Como en una trampa de los tiempos, su voz, más grave, pero exacta a la memoria, suena al otro lado de la línea. Ya es mala sombra que llame ahora, creyendo que estoy por morir. Vaya milagro tardío, me digo al colgar.

Más relatos para La Ser

jueves, 7 de mayo de 2020

Denunciar por saltarse la cuarentena, en jueves

Imagen de así va España

Siguiendo una propuesta de Julián sobre denunciar malas conductas en el confinamiento, mi texto es el siguiente.

Ahora, con lo de poder salir,  veo estupefacta que los niños de mi barrio salen a la calle, y mee parece perfecto. Escuchar sus gritos y algarabía  era algo que se echaba en falta. Si bien la mayoría se retiran sobre las siete de la tarde, hay dos grupos, con sus madres y su patines, patinetes, balones y demás artefactos, que salen exactamente a las siete, justo cuando sdos señoras con minusvalía salen acompañadas por su  cuidadores.
No me  he atrevido a llamar a la policía, pero ganas voy teniendo, porque mal vigilados, hay madres  para todo, un día van a provocar alguna incidencia con las señores mayores y vamos a tener un buen drama.

domingo, 3 de mayo de 2020

Bajo la luna

Imagen de internet 

Ya estamos en suspenso
bajo la noche cerrada,
esperando que la lluvia
nos despierte en la mañana.,

El tiempo siempre nos gana. 
marcando la letanía, 
de segundos y minutos, 
en preciada sinfonía. 

Y al llegar la noche clara...

se pierde en la lejanía. 

Más poemas de este blog