lunes, 14 de junio de 2021

Campo de trigo

 


Este Van Gogh es de 1888

Sebastien se había criado en  la finca familiar, con un padre maltratador, una madre ausente, no porque no la viera, sino porque contaba lo mismo que una silla en un rincón, y unos cuervos que vigilaban los campos desde que tenía memoria. Llegó la época de la siembra, como cada ciclo de renacimiento. El nuevo aparato, llamado radio, desde hacía poco adornaba el único mueble del comedor de su casa.  A través de la cajita mágica había escuchado poemas, y canciones, y noticias. A través de la cajita, su madre sonreía de tanto en tanto, y alguna vez, pocas, canturreaba y todo, algo nunca visto por Sebastien. Era un mundo enorme y desconocido lo que se abría ante él.

Por su experiencia, las crías de cerdos o patos se formaban tras uniones de animales, pero los retoños de trigo, o centeno, o cebada, se formaban por plantar su semilla en la tierra, esa tarea de la que dependían para su subsistencia. Tuvo una feroz lucha interna para decidir si sembraba trigo, con lo que su padre había cargado el saco que tenía que aventar, o si sembraba melodías. Acabó siendo muy justo, la mitad del campo lo sembró con cereales, y la otra mitad con notas musicales.  

Llegó el tiempo de ver crecer lo que luego sería su pan. La mitad de las tierras estaban floreciendo, las espigas iban tomando forma y volumen, pero la otra mitad estaba yerma. El padre le acusaba de haber escamoteado el grano para regalárselo  a un labriego cercano que tenía muchas bocas que alimentar. El joven le dijo que esperase, que ya saldría lo plantado, y podrían cosechar mejores frutos, pero pasaban las semanas y ahí seguía el campo sin nada que cosechar. Llegó la estación de la recogida del fruto del esfuerzo de todos los  campesinos, y una zona del campo empezó a agrietarse, dejando escapar sonidos armoniosos, como oleajes marinos, notas musicales que se combinaban en el aire formando sinfonías arrebatadoras, trinos de pájaros que nadie conocía, y cuando la luna llena dejó iluminado el campo completo, Sebastien vio cómo llegaban vecinos con carretillas de grano recién segado. 

Se sentaban y ofrecían sus cereales a cambio de escuchar la música de un campo especial, por escuchar en directo, sin cajitas mágicas, el canto de la Tierra.


116 comentarios:

  1. Boa tarde Alba. Espero um dia ver ao vivo uma pintura desse artista maravilhoso. Parabéns pelo seu trabalho excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van Gogh siempre llega, no nos deja indiferentes jamás.

      Un abrazo, Luiz

      Eliminar
  2. Hola Albada. Sebastien encontró en la caja de música un sentido a la vida. El canto de la Tierra, me ha recordado esa maravillosa canción de Andrea Bocelli. El cuadro magnífico..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un bello canco en su voz, sí señor. Imaginé a un joven descubriendo el mundo, como un telón de teatro, que dejaba ver las posibilidades más allá de su terruño.

      Un abrazo, y por este martes

      Eliminar
  3. Ohh es casi una fábula, el amor a la tierra,a su música interna, hacia la sencillez, y la pura esencia.
    Preciosísimo y valioso relato!
    Abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedó muy de fábula , es verdad, que no era mi intención. Me alegra que te gustara.

      Un abrazo grande, Luna.

      Eliminar
  4. Hola Alba!! me gustó mucho la historia, ese campo sembrado de música, la música de la tierra, el latido de la naturaleza vibrante. Genial, de verdad. Gracias. Un beso grande, y gracias, gracias por estar siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me hizo imaginar a los vecinos llevando trigo, fue que los sonidos de la tierra despertaban a los seres humanos. Y pagaban por la belleza de la música.

      Me alegra que hayas visto el texto así. Un abrazo

      Eliminar
  5. La radio la mejor compañía, para pequeños y grandes.

    Yo soy una enamorada de la radio...En mi casa cuando estoy sola, haga la tarea que haga, como música de fondo siempre la radio encendida....

    Albada un relato muy entrañable, precioso y que nos retrae a otras épocas en las que el tiempo se medía de otra manera.

    Un abrazo y feliz semana.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era el sonido de fondo de los quehaceres caseros. Las mujeres, generalizando, amén de canciones, pronto escuchaban radionovelas, por ejemplo. Un mundo inmenso el de la radio. A mí me encanta

      Un abrazo

      Eliminar
  6. La magia de la música, la moraleja de la paciencia, la fabula de la naturaleza viva y sonora. Siempre escribes mejor que bien, pero hay veces que el tema además nos ilusiona. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable, aquí salió un tanto con moralina, pero era más o menos la idea que quería plasmar.

      Un abrazo, Ester, y gracias

      Eliminar
  7. Hoy tu imaginación estuvo en el puesto más álgido,tu fantasía ha estado a la altura y este micro es fabuloso. No solo de pan vive el hombre sino de alegrar su alma con el sentir de la música.
    Un abrazote y feliz resto de lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que además del pan, de trigo, necesita el arte, aquí la música, para vivir. Gracias por tu lectura tan espléndida.

      Un abrazo. Y a por un martes estupendo

      Eliminar
  8. La esencia de la música y la armonía del relato hacen de este relato un fantasía de mucho escalado, Albada. Brillante en cada uno de los sentidos !!!

    Abrazos gigantes y buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es meritorio ya que la imagen parecía ente esperanzada, y tristez. La vida del campo era muy dura.

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  9. Me ha encantado, sencillamente me ha encantado.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Alguien que fue tan visionario para cosechar música. Y además, obtener prosperidad.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
  11. Hermoso mensaje... sembrar melodías... muy poético y esperanzador!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una idea, por supuesto entre cándida y onírica

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  12. Dan ganas de estar en ese campo de trigo así como lo cuentas. La música está donde sepamos apreciarla.

    Un beso dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ver gente sentada escuchando, y unirse en corro, es como que muy tentador. Y sí, la música es saber escucharla, no me cabe duda.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  13. Que hermoso relato amiga, lleno de música, vida, amor... Me encanto imaginarlo, es mágico y lindo. Saludos a la distancia Albada-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Disfruté imaginando, eso te lo aseguro :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Hermosa semblanza de lo que puede ser un mundo mejor, compartir música con los demás siempre es una buena manera de empatizar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería fantástico hermanar con música, creo que es un lenguaje universal.

      Un beso

      Eliminar
  15. Hum, qué bucólico lo pintas. Si te leyeran viejas campesinos, que ya no quedan, dirían que qué jodido estar en el campo de sol a sol. Y es que en la vida real no siempre triunfaban las fábulas. Pero en el texto sí que hay un buen tema: la complicidad tarea y canto, o música, si se quiere. Y lo imaginado por ti tan hermosamente no choca del todo con lo que fue la vida real. Los campesinos, como en todos los oficios, recuerda los albañiles, necesitaban cantar, lo cual hace pensar en lo necesario que siempre fue suavizar las tareas, compensarlas. Recuerdo un poema de León Felipe dirigido a aquel oscuro dictador:

    "Franco... tuya es la hacienda...
    la casa, el caballo y la pistola...
    Mía es la voz antigua de la tierra.
    Tú te quedas con todo
    y me dejas desnudo y errante por el mundo...
    mas yo te dejo mudo... ¡mudo!...
    ¿Y cómo vas a recoger el trigo
    y a alimentar el fuego
    si yo me llevo la canción?"

    Voy a leerme otra vez tu fabulación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no recordaba el poema, y es precioso. Recuerdo mujeres cantando mientas lavaban, por ejemplo. Era un tiempo que ahora vemos ido. Pero hasta las marchas militares van con ritmo musical :-)

      Un abrazo, y felzi día

      Eliminar
  16. Un precioso relato del género fantántico. Paradójicamente, se dice que quien siembra vientos recoge tempestades. Sebastien hizo mejor sembrando melodías, así se lo agradecieron sus vecinos cuando la música por fin fluyó de la tierra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que este texto rompe con muchos prejuicios y dogmas, pero la imaginación es así, libre, por completo :-)

      Un abrazo, y por una tarde estupenda

      Eliminar
  17. Un precioso relato con inmejorable acompañamiento el de ese maravilloso cuadro del gran Van Gogh. Ilusión y ganas no faltaron a Sebastien, intentó por un momento ir más allá y quería saber cómo era ese nuevo mundo de música.
    El labriego sabe y conoce de sobra el bello canto de la tierra al igual que el de la tristeza.
    Un abrazo Albada y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El labriego es muy duro, porque la Tierra es dura, y sabe mucho de tristezas, de resignación, y de rabia contenida, por eso la músicas sería tan dulce para esos vecinos.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Qué precioso relato! Es un bello canto a la vida, a la música que a todos inspira, a la tierra que tanto nos da...

    Feliz martes, un abrazo

    ResponderEliminar
  19. También es bien venida una buena cosecha de música, que el espiritu tambien tiene sus necesidades.
    Magnifica fabula.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alimentar el alma se tiene poco contemplado, pero lo necesita también

      Un abrazo y muchas gracias, Juan L.

      Eliminar
  20. Una cosecha de magia, un poco en la línea de Fackel, al padre si que le costaría ver los resultados. Esperemos que los oyentes sean generosos.
    Gracias por este regalo en forma de cuento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa cosecha misteriosa y fantástica rompe todo lo conocido, pero seguro que el padre no valoraría nunca esa cosecha musical.

      Un abrazo, y gracias a ti

      Eliminar
  21. Bonito relato, todo en la vida tiene sus frutos.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todo, aquí llevado a un plano onírico, claro

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Puro realismo mágico.
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  23. Lindo post, meus parabéns.

    Arthur Claro
    http://www.arthur-claro.blogspot.com

    ResponderEliminar
  24. A partir de una imagen de Van Gogh, surge una bonita historia que tiene su parte de moraleja. No todo lo material, útil es lo que llena sinó aquello que es inmaterial y que nutre el espírito.
    Muy buena historia.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas inmateriales que nutren más que el pan, como eso vecinos pudieron afirmar. Hay que cultivar el gusto, la belleza, las artes-...

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Se puede cosechar música y recoger lindos haces de notas para sembrar el corazón de buenos sentimientos.
    Hermoso Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué comentario tan bonito, Airblue. Claro que se puede, y se debe

      Un abrazo grande

      Eliminar
  26. Qué bonito! Has imaginado una fábula preciosa. No sólo de pan vive el hombre. El chico apostó por hacer realidad... quizá otro sueño. Consiguió sembrar música... su música. Y los frutos llegaron. La tierra le devolvió el esfuerzo realizado, y la gente disfrutaba yendo a escuchar sus notas.
    👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que alimentarse de pan, y sólo pan, es muy pobre. Las cosas que hemos de cultivar de verdad son el arte, la bondad o la belleza :-)

      Un abrazo, Galilea

      Eliminar
  27. Precioso relato en el que conviven realismo y magia. Ha sido un placer disfrutar de esta lectura. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, disfruté escribiendo, dejando volar la imaginación.

      Un abrazo, Franziska

      Eliminar
  28. es un relato que muestra las necesidades del cuerpo y las del alma, por decirlo así. los cereales se necesitan para el sustento, y la música para cultivar el espíritu. una vida en el que trabajáramos sólo para la subsistencia, sería muy árida.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que sin cierto arte, belleza o sentimientos, lo del trigo queda cono que soso, la verdad.

      Un abrazo, Chema

      Eliminar
  29. Mi querida Albada, tu llevas la magia
    en tus historias, ademas que son lindas,
    e interesantes, gracias mi amiga.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué piropo tan bonito, Siby. Muchas gracias

      Un abrazo grande

      Eliminar
  30. Pero qué relato más bonitoooo!! Me ha gustado tanto más la sensibilidad que escondes tras un cuento mágico, de bondad y alegría humana. Lo que necesitamos es esa paz y armonía, y la música de la naturaleza nos lo da. Gracias.
    Besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesitamos tener pan, porque sin él no se sobrevive, pero ojo, sin alimentar el alma, seriamos animales, creo

      Muchas gracias. Un abrazo, Mateo

      Eliminar
  31. Que hermosa fábula con un final feliz, esa unión entre el campo sembrado de trigo y la otra parte sembrado con música cada una de esas partes son necesarias en nuestra vida.
    Te felicito por la originalidad del texto.
    Un abrazo Albada.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creí haberte respondido. Sí , la verdad da se nutre en tantos ámbitos, que no sólo de pan vive el hombre.

      Un abrazo.

      Eliminar
  32. Albada Dos: Tú si que te has pasado cinco pueblos con la Poesía que emana de tus Cuentos!! Maravilloso! La tierra que se abre para cantar !! Abrazo telúrico !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, si imaginamos en plan ilimitado, por qué no. De hecho la Toerra emite sonidos constantemente, los escuchemos o no :-)

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  33. Me ha encantado. Siempre ofreces relatos preciosos y este me ha llevado a la niñez donde lo surrealista se mezcla con la realidad...

    Un beso doble

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo onírico y lo real son caras de una misma conciencia. En la infancia está muy mezclado de hecho, así que me alegro

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  34. ¡Hola, Albada!
    Muchas gracias por compartir tan linda obra de arte del genial Van God. Además felicitarte por tan bonito relato, que evoca en mi mente hermosos y vividos momentos junto a mi padre, madre y hermanos en los días de visita al campo.
    Un fuerte abrazo. Tu pluma es siempre talentosa. 👏👏👏🌷😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra que te llevara a recordar momentos bonitos con tus padres.

      Muchas gracias, Nuria. Un abrazo

      Eliminar
  35. Hola estimada Mary. Hermoso homenaje a la radio, esa que entró a nuestras casas sin necesidad de pedir permiso alguno porque su voz, o las voces cantoras y graves escuchadas ya eran parte de la familia. Pero por supuesto que esa cosecha fue sinigual. Un saludo cariñoso siempre y que sigan germinando esas historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es eso, un homenaje a la radio, compañera fiel.

      Un abrazo grande, amigo

      Eliminar
  36. eres feucha y escribes como los viejod

    ResponderEliminar
  37. Qué bueno...jajaja es in cuento precioso que yo diría sembrado por una hormiga para gloria de una cigarra Me ha gustado mucho.Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Precioso relato. He recordado dias muy lejanos cuando mi padre ponia todo su afan en la cosecha que luego una granizada destrozaba.
    Un abrazo con todo cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran tiempos duros para los campesinos. Ojalá siempre el campo diera pan, o arte.

      Un abrazo grande, Josefa

      Eliminar
  39. gracias por compartir con nosotros tanto arte preciosa

    ResponderEliminar
  40. Gracias guapa por tu visita
    Te lo agradezco mucho
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay por qué. Igual no te gusta lo que yo escribo, pero yo te leo igual :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  41. Respuestas
    1. Me alegra te gustara, ya vi que tuviste una semana intensa

      Un abrazo

      Eliminar
  42. Ante todo te diré que Van Gogh se encuentra entre mis pintores favoritos, sus cuadros son impresionantes, y tu relato ésta lleno de sensibilidad exquisita. Encantada de leerte de nuevo, feliz semana y un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara. A mi Van Gogh me gustan tanto que fui a Ámsterdam sólo por ir a su museo.

      Un abarcó

      Eliminar
  43. Genial!! ojalá y sea así.Las pinturas de Van Gogh, para mí son mágicas.Un abrazo Albada. Hasta septiembre re, finales.
    .🤗🥺💙🌹

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son mágicas por completo. Me alegra que te gustara el post.

      Hasta septiembre pues. Un abrazo

      Eliminar
  44. La cosecha alimenta el estómago y la música el alma. Bonito y poético microrelato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, no sólo de pan vive el hombre. Sí bien sin él nada se puede disfrutar.

      Un abrazo

      Eliminar
  45. A partir del cuadro de Van Gogh te ha salido una historia muy interesante.

    Felicidades por la iniciativa
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me divertí escriendo. Qué al final es lo que importa.

      Un abrazo, Ana

      Eliminar
  46. Es una idea buenísima, poética, preciosa, que has desarrollado a la perfección para que no podamos despegar los ojos hasta llegar al prodigio...
    Felicidades por esta preciosidad! Salgo inspirada...
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu lectura. Es un ejercicio de pura imaginación.;-)

      Un abrazo

      Eliminar
  47. Un relato envuelto en magia, siempre tan inspiradora, Albada.

    Me encanta Van Gogh.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. En esta noche mágica, quememos lo viejo, los lastres, y vamos a conseguir nuevas metas.

      Un abrazo inmenso.

      Eliminar
  48. Un muy bello cuento, muy musical, por supuesto

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Musical como el mismo planeta, lo que pasa es que hay que saber escuchar, cómo bien sabes.

      Un abrazo, y gracias, Isaac

      Eliminar
  49. Cuánto puede el sueño y la magia, Qué bien la sabes bordar en el cuento. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede, los sueños de el joven, y la magia de los anhelos, hacen milagros.

      Un abrazo, y gracias, Carlos

      Eliminar
  50. Ya dicen que el que siembra, recoge.
    Y si es con música, mejor que mejor 😊
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, se acaba recogiendo lo que uno sembró. Casi siempre.

      Un abrazo, Laura

      Eliminar
  51. Hermoso relato, un canto a la tierra a su esencia. Magico y bello!!. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, el pan nutre, pero las artes alimentan al ser humano.

      Un abrazo

      Eliminar
  52. Grcias por tu paso por el blog
    y dejar tu huella
    cuidate mucho
    Besos

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.