viernes, 27 de abril de 2012

Hallada sin identificar


Se dejó llevar, como la hoja de un árbol de hoja caduca en el otoño, quedándose sin aire en la bajada y aterrizaba ahora, confundida en barro y lluvia, hecha un ovillo, bajo las ramas de un viejo algarrobo. Se incorporó, confirmando que no era un sueño, con sus tejanos empapados, la espalda húmeda y un castañeo en los dientes. En su mano derecha aferraba una pequeña llave, dorada y limpia,  y no tenía nada más. Sin bolso ni mochila, ni móvil ni sosiego, se dispuso a buscar la salida de ese bosque encantado en apariencia, de la única forma que su instinto le ofrecía: siguiendo unas señales en el suelo, escuchando los sonidos del viento de la tarde y guiándose por la luz que aún jugaba a su favor.

En el bolsillo derecho guardó la llave, por si era de alguna caja con cerradura, movió los dedos de los pies y se puso a hacer el camino al andar, como Machado, para si volvía la vista atrás poder ver la senda que nunca se ha de volver a pisar. Le dio por esquivar las lombrices amarillas del suelo  húmedo por el chubasco, las hojas marrones empapadas de agua, llanto y  rocío y se permitió golpear alguna piedra ovalada y grisácea.
Siguió, tensa y alerta, hasta hallar las huellas de un paseante previo,  de botas grandes, seguramente de algún hombre pesado y de caminar presto. Pesado por la hondura en el barrizal y presto por un talón marcado con decisión. El sendero por el bosque brillaba a ratos con reflejos del sol sobre las gotas oscilantes de las ramas y,  por fracciones de segundo, la extraña luz  iluminaba caprichosa la neblina, confiriendo en la nada, la ilusión de unas  imágenes con  textura a sueño por comenzar a dormir.

Calzada con unas náuticas iba colocando cada pie sobre una huella, con la infantil presunción de que nadie encontrara jamás pista alguna sobre su paso por el bosque este Abril. Cuando los ladridos de un perro y unas voces juveniles le indicaron que estaba cerca de algún pueblo fue cuando se preguntó, por primera vez, cómo había llegado allí.

Escribo estas líneas mientras busco acomodo a una llave  primorosa  y reluciente que me entregó una muchacha, de ojos tristes, que apareció ayer cerca de Prades y que aún no hemos conseguido identificar. Hemos hablado con ella. La he escuchado activamente y sin llegar a comprenderla, me ha generado un interés enorme por darle un pronto regreso a su casa y a su vida. Cuando te mira y te ve, con esos ojos tan abiertos y esa cara tan triste no puedes evitar que te inunde un deseo infinito de protegerla. Estamos barajando diversas hipótesis, pero cobra fuerza por momentos, la posible ingesta, voluntaria o no, de alguna sustancia que no hemos sabido detectar aún  en el laboratorio. 

Ella habla de alguien llamado Phil, con h, y parece responder al nombre de Sara. Es alta y delgada, de larga melena marrón y leve acento gallego.  

8 comentarios:

  1. Supuestamente, existe la posibilidad de que la llave en cuestión, sea la que abra la famosa puerta puesta al campo, permitiendo la entrada al bosque encantado, donde sus frutos debidamente ingeridos, producen un estado de armonía anímica, que conlleva un estado de paz armónica, en el que ves a tus semejantes como lo que son y no como quieres que sean. En su cantar gallego, nos invita a visitar el bosque, recordándonos que no existe la puerta para los que vayan en actitud cerril, desconfiando según el nombre de la compañía que se encuentre en el camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una disección tan meticulosa, no me la esperaba Alfred. La joven quería recordar que la llave era para abrir un corazón descerrajado. Tal vez el de Phil, o el de ella, quién sabe. La puerta al bosque encantado, como idea me resulta muy atractiva, pero mucho.
      Gracias por tu lectura y exhaustivo comentario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué bonito Albada. Me encanta la forma tan poética en que describes, la intriga que acompaña a la protagonista y el desenlace de novela policial. Me evoca el esbozo de una gran novela.
    Muchas gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ti por tu lectura Pilar.
      Si te ha gustado me doy por más que satisfecha.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Leía tu relato y parecía caminar por ese bosque junto a Sara. Hasta podía oler esa mezcla de madera mojada del invierno y el frescor de la nueva primavera. El final me dejó preocupado pensando que más que un relato era un hecho real. Con alivio leo los comentarios y descanso de la angustía de una niña perdida. Ahora, más relajado, releo el texto y me lleva a pensar en el encuentro de uno mismo con lo que fue su propia niñez. Una llave que abre recuerdos de una infancia con momentos de una soledad buscada. Una soledad expresada en un bosque en el cual encuentra un camino a seguir, guiada por unas huellas que son las suyas propias en un futuro. Y en ese encuentro de pasado y ahora presente permanecé la llave que nos abré la puerta a los recuerdos. Para no olvidar quienes somos.
    Me parece un texto precioso.
    Un besote Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La llave, en efecto, pretendía ser el elemento clave del texto.

      Tu interpretación me parece muy profunda. Porque las llaves de las puertas importantes, ya sea hacia el pasado para recordar quién somos, la de las decisiones que abrirán el futuro, e incluso la de nuestro propio corazón, sólo la podemos poseer cada uno. Y no hay duplicado posible.

      Me alegra te gustase el texto. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sara es mi nombre preferido este relato tambien podría serlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura.
      Como puedes ver, este blog es muy sencillo, como el nombre de la protagonista de este texto.
      Considéralo tu casa, porque siempre serás bienvenido.

      Un saludo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.