jueves, 4 de noviembre de 2010

Caen las hojas

Tomado de Google

Se organizaron en silencio, dejaron pasar el verde y alimentaron al amarillo.

Ahora las hojas marrones , seguras y orgullosas esperan su momento para dejarse caer y sentirse libres.
Se levanta el viento de xaloc y se alborotan alfombrando el paseo para que Edi juegue con ellas a pisarlas y hacerlas crujir con sus pisabas militares a ritmo militar, sobre los talones y con enorme energía. 

O para que Anita llegue a provocar lluvias efímeras, una y otra y otra vez, hasta estornudar y quedar con el pelo adornado por trocitos de hojas, como confeti oloroso.

Si se amontonan suficientes hasta podrán nadar entre ellas y reencontrarse con la naturaleza. Retozando entonces, entre la vegetación y la tierra que le cobijan como un nido vegetal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.