jueves, 24 de septiembre de 2020

Encuentro con mi pasado, en jueves

 


Siguiendo la propuesta de Mag, la Trastienda del pecado, mi aportación es la siguiente. 

El encuentro con mi pasado llegaba, puntual, por mucho que yo no quería. Mi abuela materna me dejaba en herencia una caja de galletas que yo husmeara siempre cuando iba a su casa. Me la hizo llegar una tía mía, casi mi segunda madre, y una semana después del entierro de mi adorada abuela, cuyo nombre heredé y con el que estoy muy satisfecha. No quise abrirla hasta que estuve sola en mi cuarto, con un helado de "capuchino" en un bol, entre mis rodillas, y apoyando la caja metálica en la mesita de noche.  

Salió, en primera instancia, un grillo, como los que mi abuelo cazaba y guardaba bajo su boina. He sonreído, y he dejado que se escondiera en un rincón. A la noche ya veremos si me hace gracia su sonido, pero el recuerdo de mi abuelo ha sido tan grato, que igual le perdonaré. Al grillo, a mi abuelo nada podría perdonarle porque sólo me hizo reír con sus cuentos y sus maneras galantes y presumidas. 

El recordatorio de mi comunión me ha sorprendido, porque no lo recordaba. Y con él, ese aroma de arroz con leche que sólo mi abuela cocinaba. Se ha expandido, anulando el aroma a café y caramelo, sustituyendo a los sonidos de la calle, de la tele, y hasta de mis latidos. Ese aroma ha llenado cada rincón de mi cuarto, y de mis manos, y de mi escalera. Ha llegado a la calle, colándose por el hueco del ascensor, y ha llegado a mi ventana, como llamando. He abierto de par en par, y con su levísimo aroma de lavanda, mi abuela y ese olor, me han acariciado la cabeza, como cuando yo, de niña, soñaba con monstruos futuros, y ella guardaba mis miedos y mis risas en una lata de galletas.

 Palabras: 301 

Más relatos jueveros


106 comentarios:

  1. felicitaciones para los que como vos pueden trabajar escribiendo lo que le piden

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sugieren un tema, lo que facilita la inspiración, creo :-). Gracias.

      Eliminar
  2. Un lindo encuentro con tu pasado, con los aromas y las sensaciones felices de tu relación con tus abuelos, ha sido toda una delicia leerte. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podía, y quería, haber huido de mi pasado, buscando aspectos más literarios, pero me pareció que era más fácil meter el diente en esos recuerdos de mis abuelos .

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  3. Precioso y tierno…
    Cuántos recuerdos maravillosos nos dejan nuestros abuelos… Revivirlos, es tan dulce como tu relato…

    Un placer leerte, querida amiga. Me ha encantado…

    Abrazo grande, y muy feliz noche 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salió muy dulce, porque en realidad los recuerdos lo son. Era una competencia desleal con el helado :-)

      Un abrazo, y muchas gracias.

      Eliminar
  4. Qué bello texto en el que aún se conservan tus mejores recuerdos... como en esa mágica lata!
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni cofres, ni arcones, los mejores recuerdos caben en cajas de galleta metálicas :-)

      Me alegro que te gustara. Un abrazo

      Eliminar
  5. Abrir esa caja ha sido todo un paseo por sabores y aromas que tienen impregnado la niñez.
    Precioso!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que los aromas están en el disco duro de los recuerdos, y dejé que salieran de paseo. Una experiencia estupenda. Que aconsejo :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Boa tarde parabéns por escrever um texto maravilhoso.

    ResponderEliminar
  7. esas cajas metálicas se pueden guardar y usar luego para guardar fotos y cartas. siempre tenemos un recuerdo especial de nuestras abuelas, aunque a veces no fueran perfectas y tuvieran sus manías.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las abuelas son perfectas a su manera. La mía, sólo conocía ésta, es que tendría sus cosas, pero nunca nadie las encontró :-)

      Un abrazo, Chema

      Eliminar
  8. Es asombroso como nuestros recuerdos casi en todos están nuestro abuelos. Que bonito es. Recuerdo esas cajas de lata donde se guardaban las galletas.Lindo tus recuerdos. Un abrazo y muy feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran míticas, para cartas o postales. Quise darle la forma de tamaño para los recuerdos gratos. Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. En realidad nuestros encuentros son siempre con nuestros pasados: plurales, contradictorios, efímeros, a veces persistentes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son en plural, no queda de otra. Aquí me aferré a los gratos, que gana por goleada, pero los hay poliédricos, ya lo creo.

      Y persistente...seguro. Un abrazo

      Eliminar
  10. Que hermoso relato, recuerdos frescos que hacen soñar nostálgica mente esas memorias del pasado que una sonrisa dibujan en tu rostro, una belleza.
    Un abrazo y no dejes de cuidarte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, me quedé con los grillos y ese postre. Y con sólo eso sonreí.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  11. Fue un bonito hallazgo, el de tu protagonista, en esa caja de galletas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro. Una caja insignificante, conteniendo lo mejor de una infancia.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Muy emotiva rememoración de una época feliz.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El paraíso perdido, que guardamos en cajitas, en pañuelos, en cajones...

      Un beso

      Eliminar
  13. Todo lugar es bueno para guardar tan entrañables recuerdos, hasta una lata de galletas que se vuelve mágica al ser abierta. Cálido relato.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se vuelve magia del pasado, aromas de infancia, aromas de felicidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Tierno encuentro con tu pasado. Hay recuerdos que nunca se irán. Lindo relato amiga, saludos y abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tuve la enorme fortuna de una infancia libre, de una infancia muy feliz.

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  15. Una caja de galletas puede encerrar todo un mundo de recuerdos. En casa, cuando era pequeño, guardábamos las fotografías en una caja de galletas metálica. Claro que en aquella época no se hacían tantas fotografías como ahora, al menos en mi familia, y cabían perfectamente. Cuando faltaron mis padres, mis hermanas y yo nos las repartimos y cada vez que las contemplo (ahora están en un álbum como Dios manda) siento una gran nostalgia.
    Lo del grillo me ha hecho sonreír. El animalillo debía ser muy resistente y longevo, je,je.
    Una muy bella historia familiar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran cajas muy comunes, que iban atesorando fotos postales. Pues esa nostalgia es la que se atrapó al pensar en el arroz con leche, porque eran mi pasado, mi paraíso perdido.

      Un abrazo, y feliz sábado.

      Eliminar
  16. No sabes como te envidio. Desgraciadamente no tuve la suerte de conocerlos. Es algo que me falta. Quizás por eso, pretendo estar presente en la vida de mis nietas. Naturalmente, sin atosigar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son figuras importantes, en mi caso sólo tuve maternos, pero qué recuerdos más cálidos con ellos. Es genial que quieras estar con tus nietos.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Qué bonita historia, y qué bien combinadas las sensaciones emocionales y las de los sentidos físicos. Un delicado ejercicio de estilo.

    Abrazos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el olfato es la base, el hilo de sedal, que nos lleva al recuerdo. A pinos, a mar, a arroz con leche..

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  18. Que preciosidad de relato!!
    Con los olores de la infancia danzando y fluyendo por toda tu casa e impregnando te de nuevo en ellos.
    Genial lo de centrarse en el olfato, el más primitivo y profundo de los sentidos
    Besosss amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es el sentido más almacenado. Lo posemos recuperar cuando s erepite, y eso a mí me ha ido sensacional.

      Muchas gracias, amigo. Un abrazo

      Eliminar
  19. Qué bonita manera de reencontrarte con el pasado.
    Creo que llevas razón cuando los recordamos y sonreímos, vuelan y nos acarician.
    Un placer leerte en este emotivo relato.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la sonrisa se impone en la cara, al recordar, es que llegas a ellos y te acarician de nuevo.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  20. Aquellas latas de galletas contenían emotivos tesoros.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, los pendientes desparejados, las fotos amarilleando y abarquillándose...son cajas de tesoros

      Un beso

      Eliminar
  21. Este sí que es un reencuentro maravilloso, Albada, en toda su extensión, y con un crecimiento personal que inunda aquel recuerdo de niña. Sin duda, dos figuras importantes en la vida de la protagonista. Siguen latiendo con ella.
    Muy hermoso, Albada, y una magnífica participación para la convocatoria de esta semana, por lo que te doy las gracias por ello.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gusta andar con nostalgias, pero esta vez me atrapó, con los aromas, ya ves qué cosas. Me alegro que et haya gustado, porque sonreía todo el rato.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Que belleza, me hiciste recordar a mis bisabuelos que tuve la fortuna de convivir con ellos muchísimos años, y bueno ahora tengo a mis abuelos completitos y soy bastante suertuda... un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres una privilegiada, Susy. Yo sólo conocí a los maternos, y ya ves la de sonrisas dulce que me han traído.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Respuestas
    1. Es que mi infancia fue muy bonita. Y eso lo levo ya encima.

      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  24. Esos recuerdos tan tiernos permanecerán siempre en ti Albada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es evidente porque nada más evocarlos llegaron, como olas de calor y de sonrisas, de ese paraíso que es la infancia.

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Qué maravilla el recuerdo,el poder traer ahora con tu maravillosa manera de escribir este momento precioso e inolvidable. Y el traer a los abuelos, que son tan importantes en la infancia. Me ha parecido entrañable!
    Un beso grande y admirado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vinieron, con los aromas, y luego con el grillo. Fue recordar esos ratos de infancia y libertad. Y de un cariño imposible de igualar.

      Un abarcó, y muchas gracias.

      Eliminar
  26. Me encantan esa viejas latas metálicas donde guardábamos tantas cosas....
    Un tierno y hermoso relato con esos olores impregnando nuestros recuerdos.

    Un beso, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que casi todos recordamos esa latas. Pequeñas cajas de tesoros, de recuerdo abrigados y protegidos en su interior.

      Un abrazo, y muchas gracias, Carmela

      Eliminar
    2. Esta mañana me acordé de ti. No pude resistirme a comprar una lata imitando a las viejas latas de galletas :))

      Un beso

      Eliminar
    3. Cuánto me alegra. Brindo por lo que cabe en esas latas, cosas pequeñas cargadas de buenas sensaciones.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  27. Qué bonito y enternecedor relato, Albada. Me ha encantado porque sin querer me has transportado a mi infancia y a una caja de latón, la del cola-cao. Tenía motivos chinos y un montón de recuerdos. Gracias. Te felicito por tan bonita participación.

    Mil besitos para ti y feliz finde ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una cajá mítica, grande, perfecta para meter cosillas. Qué bien que me hayas acompañado, a tu infancia, como yo lo hice a la mía.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. La mejor herencia que podían dejarte, me encantan esas cajas llenas de pequeños tesoros, yo tengo una herencia de mi madrina. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejaron lo mejor, es verdad, los recuerdos vividos. Me alegro que tu madrina te dejara su lata compartida.

      Un abrazo

      Eliminar
  29. En casa de mi abuela había una caja parecida. Me has traído muchos recuerdos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué maravilla haber podido llevaros a vuestra propia infancia, me ha encantado.

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Un pasado para retener en la memoria, para volver a experimentar esas sensaciones
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con pocas cosas, sensaciones olfativas incluso, se recuperan los recuerdos más preciados. Más barato imposible :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  31. Tierno y emotivo reencuentro con pasado y abuelos. Hasta squí me llegó el aroma del arroz con leche.

    Besos, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lujazo que te haya llegado, inundaría el mundo y lo transformaría, estoy segura.

      Un abrazo

      Eliminar
  32. ¡Hola! Acabo de descubrir tú blog y me quedo como seguidora. Espero verte por el mío.

    Un gusto leerte. Me gustó mucho❤

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida. Ahora te visito.

      Por los blogs amigos. Un abrazo

      Eliminar
  33. El arroz con leche de la abuela! me tocaste el corazón, me voy herido... Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, otra abuela con esos aromas que impregnan la infancia, y el futuro :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  34. El pasado, la infancia, los abuelos y esos aromas de aquellos tiempos. Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son esos puntos cardinales donde acabamos por movernos luego.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  35. Emotivo relato de inolvidables recuerdos.
    Ummm, huelo a arroz con leche!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña, el aroma sigue flotando, ahora por encima del barrio entero :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  36. Hay mi querida Albada, que hermosos
    recuerdos trajiste a mi memoria, de mi
    abuelita, que preparaba todos mis gustos,
    que mas eran dulces, que salados, que belleza
    hasta volví a sentir ese calor tan especial
    de ella,gracias amiga por tan lindas memorias.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas figuras inolvidables, que nos marcan, que nos mecen más allá de su muerte.

      Un abrazo

      Eliminar
  37. Me encanta esa nostalgia de tu relato, que recurre de manera efectiva a las imágenes de la nostalgia, y las sensitivas como el olor a lavanda y las galletas, que se quedaron gratamente. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La nostalgia se viste de arroz con leche y fragancias leves de una abuela que quedó por siempre en el corazón.

      Un abrazo

      Eliminar
  38. ALBADA

    Un gusto acompañar tu presentación, ese magnetismo atrapante que flota en cada una de tus letras, cautiva por su contenido, y no quise privarme del placer de saludar tu obra.

    Un cariño grande para ti, gracias por visitar mi espacio.

    LÚCAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo expresas perfectamente, quedé cautiva del recuerdo, de una época que nos marca y nos guía como el paraíso al que regresar.

      Muchas gracias. Un abrazo, y por un feliz día para ti

      Eliminar
  39. En este caso, el pasado es verdaderamente maravilloso no veo razón alguna para huir de el. Bonito fin de semana. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ese pasado me remito cuando el tiempo aprieta, cuando la realidad nos hace sentir contracturados.

      Un abrazo

      Eliminar
  40. Un relato entrañable. Es curioso como los olores nos conducen a toda velocidad a los recuerdos de esos momentos. Ese olor a lavanda, a arroz con leche (ummmm)
    Espero que ese grillo sí deje dormir.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, pero ocurre, son casi como interruptores. Los aromas quedan en la mente.

      El grillo ficticio, anidará por ahí. Un abrazo

      Eliminar
  41. Magnifica entrada Albada.. Los recuerdos es nuestro mejor tesoro, aquello que heredamos de nuestros mayores.. Si llevas tu infancia contigo, nunca envejecerás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Pis opino cómo tú, es el mayor tesoro, la herencia soñada. Lo de lso castillos mejor no :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  42. Precioso relato, Albada. Conmovedor, tierno, soñador... Me encanta.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  43. Encantador... Te deja con una miel dulce en los labios... Relatas muy bien todo lo que despierta en el alma de la protagonista una sencilla caja, un aroma... Nos atrapas con tan solo unos pocos detalles narrativos.
    ¡Felicidades!
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que, en la simpleza de una caja de galletas añeja, haya sabido expresar mis raíces.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  44. Maravilloso relato. Siempre nos dejas con ganas de más.

    Enhorabuena
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  45. Qué bonita la caja que te dejó la abuela!!
    Siempre en ellas hay ese detalle que nos recuerda todo lo que dieron e hicieron por nosotros.
    Me parece precioso que el aroma,como polvo de estrellas ,se fugara por toda la casa,la ventana y el ambiente que le rodeaba
    Los abuelos tienen la capacidad de permanecer siempre en nuestros adentros
    Qué bellos son!!
    Muy bueno el relato.Veo que sigues escribiendo precioso
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran cajas casi mágicas. En algunas permanecía el aroma a galleta durante muchos años, junto con las fotos sepia.

      Me alegro que te haya gustado. Un abrazo, y por un hermoso día

      Eliminar
  46. Un viaje maravilloso preservado en una caja de galletas. Admirable relato Albada, me conmovió mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los viajes al pasado, siempre que nos hagan sonreír, son buenos. Me alegra que te gustara.

      Un abrazo

      Eliminar
  47. Bonitos recuerdos, los olores son tan evocadores y difíciles de olvidar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son realimente indelebles. Los volvemos a oler y vuelven los recuerdos.

      Un abrazo

      Eliminar
  48. yo guardo mis recuerdos en una lata de duraznos

    ResponderEliminar
  49. Perdí a mi abuela maternal cuando tenía diez años, y guardo bellos recuerdos, como cuando nos bailaba la jota manchega, jaja, que graciosa era.Buena propuesta y participación.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perderla la perdí a los ocho años, pero suficiente edad para poder traerla a mi vera con toda la sirga de recuerdos gratos y aromáticos.

      Me alegra que te gustara, y si te ha traído recuerdos, mejor que mejor. Un abrazo

      Eliminar
  50. Ahhh! Qué delicia viajar contigo hasta tu infancia.
    ¿Sabes? A una de mis abuelas también la tengo ligada en mi memoria con una lata de galletas.

    Bellísimos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que las latas de galletas era un clásico. Recipiente rectangular, que abrigaba recuerdos :-)

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.