jueves, 29 de octubre de 2020

En el cementerio, un jueves





En su propuesta, M. José Moreno nos propone la muerte y sus alrededores. Mi aportación es esta:

Hasta el domingo, poca gente habrá en los cementerios pero hoy es un día tranquilo y soleado, con mascarillas en las bocas y el sosiego de los cementerios. Qué solos se quedan los muertos, siempre ¿verdad?.  Un señor trajeado ponía una foto en un nicho. Era de la playa de la Barceloneta.  

Me han gustado algunas esculturas, en posturas cotidianas, porque nos recuerdan que allí nos esperan, sentados, para seguir conversando sobre el sexo de los ángeles, o sobre la metafísica de un más allá que nos lleva atados a un muy acá, que desaprovechamos muchas veces. Porque nos esperan donde todos llegaremos, donde ni ellos ni nosotros tendremos prisa alguna. 

El tipo del traje me ha comentado que alguna vez hubo un pueblo casi incomunicado, en las montañas de Ávila, donde hubo una casa antigua, con abuela vestida de negro y abrazos enharinados de hacer pan. Donde también hubo una despensa con chocolate siempre a punto para el nieto catalán de visita.

Él ha traído, como cada año, una ración de culpa en su corazón unido a su fotografía. Nunca hubo tiempo para que la abuela viera el mar. Se la trajo a su casa de San Andreu demasiado enferma, demasiado débil, demasiado confusa en sus recuerdos,  para llevarla a ninguna playa ya. 

Una marea sin sal se la llevó, entre esos abrazos marinos que soñaba, tal vez como era su deseo. Esos que olían a las olas de los últimos rumores, de un nieto catalán que le llevaba el mar en sus visitas al pueblo.

Palabras 257


                                                       Cementerio de San Andrés, Barcelona

120 comentarios:

  1. Un relato muy triste pero muy hermoso. Un texto poético que nos hace reflexionar sobre la vida y las despedidas inevitables. Y de lo que no hicimos y debíamos haber hecho. Me ha encantado, de verdad de las verdaderas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, y opino ocho tú, no sirve luego, es en vida que hay que hacer por quien se quiere.

      Un abrazo, Josep Mª

      Eliminar
  2. Tan triste, como entrañable… Queda un regusto agridulce que muestra el contundente e inexorable final, y todo aquello que, muchas veces, se queda por hacer o decir…

    Muy bello, querida amiga. Toca el alma…
    Abrazo grande, y muy feliz día 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ficción, pero el tipo puso una postal de playa de Barcelona, y me dio pie a inventar, o imaginar la causa.

      Es el destino de la vida, del tren que es nuestra vida. Un abrazo y gracias, Ginebra

      Eliminar
  3. Tristeza y reflexión. De poco sirve sentirse culpable cuando la persona mayor de ha ido. Es en vida cuando necesitan atenciòn y afecto.

    Ah... el mar... palpitando siempre por debajo de la herida.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar palpitando en ese nieto, inventado, que no consiguió llevar a su abuela a su vera

      Un abrazo, y muchas gracias, Ana

      Eliminar
  4. Me ha hecho casi llorar el relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es que supe o pude trasferir la historia inventada. Muchas gracias, Amapola

      Un abrazo

      Eliminar
  5. ¡Qué relato más emotivo!Es frecuente, cuando se nos muere un ser querido, pensar en las cosas que podríamos haber hecho por él y no lo hicimos. Es triste quedar con ese sentimiento, aunque yo prefiero pensar al revés, en lo que sí hicimos y compartimos.
    Me ha gustado mucho el relato.
    Un beso, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo me quedo con tu idea, que de hecho me haces caer en ella, hemos de dejar de lamentar lo que no hicimos y disfrutar con lo que sí gozamos a su lado.

      Me alegro que te gustara. Un abrazo, Rita

      Eliminar
  6. No siempre es tarde para muchas cosas, aunque sí lo sean para las que importan.
    Un relato muy sentido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, siempre habrá ese sentir de lo que no se llegó a hacer, pero como dice Rita, lo que ya vivimos con ellos, permanece.

      Un beso

      Eliminar
  7. Que bonito y además imaginar a ese nieto con su abuela, ella que quería ver el mar. Es asombroso lo que la muerte nos trae a la cabeza. Recuerdos de nuestra familia y seres queridos que han pasado por esta vida. Un fuerte abrazo y feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hace reflexionar, cuando se van, de qué peso tuvieron sus presencias en nuestras vidas, y aquí uso el chocolate para ese nieto que le llevaba el mar.

      Un abrazo, y pro un día excelente

      Eliminar
  8. No sé si lo que nos cuentas es cierto o inventado, me da igual porque sólo me he parado aemocionarme cuando lo estaba leyendo, lo demás... ¿qué más da?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da igual. El tipo del traje dejó una postal del mar. El resto es mi imaginación, porque me sorprendió. Me alegro que te haya gustado.

      Un abrazo, Tracy, y feliz día te deseo

      Eliminar
  9. Me has cogido en un día sensible y aquí estoy, llorando. Muy bonito <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cachis, lo importante ya nos lo dieron, y seguramente lo dimos.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  10. Ciertamente emociona.
    Por ahí es donde acaba todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cita ineludible, Toro, donde no habrá prisa alguna.

      Un beso

      Eliminar
  11. mueren los cuerpos, por que así ha de ser, a veces con sentimientos de culpa por lo que se debió hacer y se hizo o no por que la sociedad que vivimos nos hace no disponer de espacio ni tiempo y llenamos de agravio con los nuestros para conseguir un teléfono de última generación.
    es en ellos es con ellos como depositarios de nuestra historia con los que estamos en continua deuda.
    Llegan malos tiempos, nos arrollan las malas noticias y no podemos ni ir ni siquiera ese día , su día a rendirles homenaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos lo que ha ido pasando de generación en generación, testigos de un tiempo. Cuando la muerte anda cercana, y ahora con el virus lo constatamos, no podemos evitar cierta reflexión sobre el valor de haber dado y haber recibido amor, sobre todo..amor.

      Un abrazo, y que no poder ir a verles al cementerio no nos prive de hablarles, en silencio, en casa.

      Eliminar
  12. Tal vez lo más vivo en un cementerio sean las historias, así como la que cuenta ese hombre de traje, por un momento pensé que podría ser un fantasma.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tipo era real. La historia inventada, pero igual los fantasmas, esas almas que siguen sin poder llegar a otro plano, ronden por ahí.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  13. Paseando entre cipreses suelo hallar la paz siempre. Este año me echarán en falta mis muertos pero en el corazón lo llevo y en su recuerdo el consuelo encuentro.
    Un abrazo Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No necesitamos estar ahí ante una tumba, un nicho, un columbario. Lo cierto es que ellos aben que estamos pensando en ellos. Que les seguimos queriendo.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Los cementerios no tienen nada de triste. Somos los vivos los tristes y poco afortunados al reflexionar sobre el tema. Los cementerios son historia. Incluso nuestra historia en tanto en cuanto en alguno de ellos, o en varios, estén enterrados quienes fueron de nuestra familia. Pero una historia bastante reciente, pues bien sabemos que los hoy cementerios civiles apenas llevan siglo y medio de vida (paradoja) Pienso en los otros cementerios. Los ocultos. Los de las necrópolis celtas de la Meseta, por lo que a mí me toca. Los de las parcelas abandonadas donde enterraban a los que no seguían las prescripciones del la religión obligada. Los cementerios más ocultos de las fosas comunes, pozas o simas donde fueron arrojados los disidentes fusilados en el último gran crimen civil del país. Pienso en los cementerios marinos, no porque haya leído a Valéry, sino porque conozco algunos de ellos, más marinos todavía aquellos instalados en un roquedo de una isla. Pienso en los cementerios desolados de aldeas desoladas. Pienso en los enterramientos de las viejas iglesias, en muchas de las cuales yacían bajo cal, como cuidado y conjura de alguna peste habitual, aquellas pestes que habíamos olvidado. Pienso en los cementerios bucólicos que los fratricidios de los últimos siglos ignoraron.

    ¿Tristeza la de los cementerios? ¿De qué me hablan? La tristeza reside en los actos de los hombres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace su repaso de lugares de descanso eterno muy exhaustiva. Y me ha encantado, porque de tristeza nada. En todo caso las fosa comunes, por el desamparado de esos muertos, mejor dicho, de sus familiares, ante el anonimato de sus restos. Que al final, poco importan. Y no se malinterprete. Una vez queda el cuerpo, podemos momificarlo como los egipcios, pero la vida deja el plano que conocemos, y el cuerpo, pura carcasa, deja de importar.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Si me permites, añado. Acabo de leer en la prensa local que han encontrado cuarenta y tantos cadáveres de fusilados en 1936 en un pozo de Medina del Campo. Cubiertos de basura, restos de animales, etc. Eso ¿cómo denominarlo? ¿Cementerio natural? Porque un cementerio con tal nombre -o necrópolis o ciudad de los muertos- es una creación histórica desde las culturas antiguas -había otras formas de no enterramiento también, dejar que las aves de rapiña comieran los cadáveres o enterrarlos bajo el suelo de las casas- pero algo artificial, digamos. Un lugar de muertos por alevosía y criminalidad de otros hombres, ¿cómo podría llamarse? A mí estas son las cosas que me conmueven, indignan y reclaman una justicia acaso imposible. Pero al menos, señores míos, que haya reparación simbólica. Al menos. Así que esta próxima jornada de ritual de conveniencia acerca de los fallecidos debería ser también un día de recuerdo por parte de los que van a llevar flores a los suyos. Ay, eso de los suyos, eso de los míos. ¿Dónde la medida del afán de apoyo sin distinciones entre los humanos? Bah, soy un triste y apagado utópico. Ni caso.

      Eliminar
    3. Ni caso no, lo que aportas es siempre de un valor enorme, porque nos haces reflexionar. Son lugares, las fosas comunes, donde la personalidad , la identidad se pierde. No sé si se puede hacer un trato más vejatorio a un cadáver, como un bulto. Es de pena.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. La muerte entristece. Más cuando no se pudo satisfacer el deseo de alguien cercano. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se sabe que alguien querido tiene un anhelo, y se evita satisfacerlo, ha de ser un peso enorme, seguro.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Un relato conmovedor que te eriza los pelos de la piel con mucho sentimiento. Aunque lo importante es atender a las personas en vida que es cuando se necesita. Pero he mirado más el relato en si por lo emocionante, lo triste es lo de menos. Ya que al final todos tenemos fecha de caducidad. Muy reflexivo, Albada.

    Un abrazo con cariño y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que importa es amar y corresponder a quien nos ama. Pero en vida, porque las flores de los cementerio son muy bonitas, pero dudo que las vean. tal vez capten, en su inmaterial existencia, que les seguimos recordando y agradeciendo su paso por nuestras vidas.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Ay por dios que relato más conmovedor, que tristeza, llevar un pedazo de mar a esa abuela que nunca lo vio... Que emoción de relato! Enhorabuena!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo otra explicación que justifique a ese tipo llevando la postal. Pudiera ser exactamente lo que describo. Porque cuando se sabe que no se hizo algo por alguien, y éste parte, ha de dar como que mucha sensación de culpa.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Esa inmejorable frase de Becquer: ¡Dios mío! Qué solos se quedan los muertos. Siempre me viene a la cabeza cuando visito un cementerio, por qué allí están sus cuerpos convertidos en huesos, hace pocos días visité el de Montjuïc y pensé si no había allí más muertos que habitantes tiene Barcelona. Una ciudad de muertos. Increible.

    Un emotivo relato, mucho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La piqueta al hombro
      el sepulturero,
      cantando entre dientes,
      se perdió a lo lejos. Bello poema, muy bello y triste. Sí, es enorme. Pero el de Collcerola, entre los árboles es imponerte también.

      A mí ese "Cerraron su ojos"...siempre me viene a la memoria en los cementerios. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hola, Albada. Estas fechas siempre nos traen recuerdos, tristes como tu relato, pero reales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tristes. Pero es que la vida ha de acabar, un día u otro. Todos llegaremos.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Un relato muy entrañable en el que juegas con el dolor de la pérdida y la culpa por lo que dejamos de hacer. Los cementerios son lugares muy especiales donde todos estamos unidos por la pena. Muchas gracias por participar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en México el culto a sus muertos no es triste. Ese día de primero de noviembre les recordamos, de manera especial, pero la realidad es que se recuerda muy a menudo.

      Un abrazo, y gracias a ti, por el tema

      Eliminar
  21. Son días para rememorar y revivir el pasado junto a ellos, nuestros muertos allí y tan vivos aquí.
    Me ha gustado mucho leerte, Albada.

    Mil besitos y feliz noche ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos allí, donde llegaremos nosotros, tal vez nos esperan ante una mesa camilla.

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  22. Muy tierno,muy nostálgico,todo se recubre con la pátina del recuerdo.
    Precioso relato! reto superado,sin duda!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El recuerdo, qué buena pátina par esas presencias importantes que un día nos dejan.

      Por disfrutar del otro en vida, por dar amor en vida. Un abrazo

      Eliminar
  23. En mi vida pude ver con mis propios ojos, lo que el hombre puede hacer para subsistir... La necesidad hizo su aparición en cada país del mundo; en cada familia. Después de luchar contra el Coronavirus, las familias carecían de recursos y no había día que no pasara algo espantoso por la lucha de la supervivencia. Los vecinos olvidaban a los vecinos, las familias se separaban por el hambre, la enfermedad, el dolor del corazón; todo lo horrible, se convertía en algo cotidiano como cuando me contaba mi abuelo aquellas míseras historias sobre la post guerra española. La gente se embrutecía olvidando sus sentimientos y yo, era testigo de esa dureza que crea la sed del el hambre...me pregunto hasta dónde pueden llegar las personas en esta sin razón.



    Un coche la dejó en el número 32 de mi calle como quién deja a un perro abandonado. La casa es humilde; abandonada desde cuando sus dueños se fueron a la capital dejándola sola de habitantes hasta que ella llegó. A los pocos días le pusieron luz y agua; nadie más entró. Nunca supe su nombre. Caminaba con la mirada perdida; ausente. Vestía una ropa humilde y tenía unas manos trabajadas de campo...La gente con la que se cruzaba no disimulaba su indiferencia porque la tragedia de sus casas no era para menos. Caminaba siempre ausente. La comida se la daba Cáritas o la Cruz Roja y por las noches de invierno, cuando todo estaba en silencio, se la escuchaba cantar canciones de cuna hasta bién entrada la madrugada. Decían que era un de un pueblo de Sevilla y que estaba embrujada, maldecida o poseida...



    Con el tiempo, el pais ha ido ganando en calidad de vida. La gente encuentra empleo, no faltaba la comida y el gobierno con sus recursos se preocupa mas de la gente que está en la indigencia...pero ella sigue viviendo en aquella casa casi en el anonimato. Cuando se cruza con madres que llevan a su niño recién nacido, su mirada se enciende de pleno amor; como si algo la sacara de esa ausencia por un amor maternal que empaña su mirada...Ya han pasado tres años desde su llegada. Parece que la gente no tiene esas necesidades que las hace enfrentar unos con otros pero ella sigue igual de ausente. La vacuna contra la covid-19 funciona y hasta hay fiestas de norte a sur, de este a oeste...


    Como cada noche la escucho cantar. Su voz es dulce como una nana que se pierde hasta entrada la madrugada y yo, he dado parte a la Guardia Civil porque esa mujer merece una atención...Esta tarde, la asistente social del pueblo ha entrado en su casa y ha salido llorando con un pañuelo en la boca, casi vomitando cuando se encontró con aquella escena. Yo he entrado en la casa. Ella abrazaba una mantita llena de miedo porque no se la arrebataran. Le dije que se tranquilizara y ella tuvo mas confianza conmigo. Me acerque poco a poco mientras se abrazaba a aquellos andrajos que envolvían a lo que quedaba de un cadaver de un recién nacido...Hoy he visto de cerca a la locura y la locura esconde razones que me hacen llorar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa mujer con la locura de haber perdido a su recién nacido, es conmovedora. Bien redactado, bien llevado el texto

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  24. En otra época, solía ir a los cementerios y precisamente me quedaba mirando esas estatuas de los panteones, tan enigmáticas ellas, tan dramáticas, e imaginaba mil historias. Un texto muy propicio para esas evocaciones. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esculturas de marmolistas de una calidad excelente, por cierto. Yo las sigo mirando mucho, me encantan, esos ángeles sobre todo. Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Ese final roza el alma...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. ¡Jo!!
    Tremendo relato... estos días son tristes!!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo son, porque nos recuerdan que ya no están, pero debemos aferrarnos a lo que nos dieron, nos amaron, nos iluminaron la vida.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Precioso tu relato, llega al alma. Una vida que vivió pendiente de un nieto catalán, quien como tu dices le llevaba un trocito de mar cada verano. Es bellísimo, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le llevaba el mar de su Barcelona, a la abuela de su Ávila. Siempre queda un poso de acidez si no se hace lo que el difunto habái deseado

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Un relato que enternece y nos hace cómplices. La unión de ese nieto con su abuela traspasa los muros del cementerio. Muy bello tu relato.
    Abrazos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginé un nieto que de verdad adoraba a su abuela, de hecho se la traía a Barcelona. Pero claro, un poco tarde.

      Un abruzo, y gracias

      Eliminar
  29. Este relato le viene al dedillo a estos días, muy bello este relato, una ternura Albada, ese final es genial, me ha robado el corazón, ganas seguro.
    Un abrazo y feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, Carmen. Es el final que quise imaginar, la anciana sintiéndose llevada por el mar explicado por el nieto. Partiendo entre olas.

      Un abrazo, y feliz día tengas

      Eliminar
  30. Que triste quedarse con promesas no cumplidas en el corazón. Has sabido darle un toque entrañable al relato. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscaba la imagen de la abuela muriendo en el mar imaginado a través de los ojos y las palabras del nieto.

      Me alegro te gustara. Un abrazo, Ester

      Eliminar
  31. Te ha salido un relato que encierra una gran ternura para un tema casi siempre doloroso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doloroso, pero que al final, de una abuela, es natural. Aquí el nieto tenía esa culpa por no haber sabido llevarla al mar.

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Mi querida Albada, permite me
    aplaudir el sentir de tu pluma,
    tienes una manera de escribir,
    que es imposible no sentir
    los sentimientos, eres increíble,
    aunque entiendo que es doloroso
    escribir sobre eso, tu lo hiciste
    con ese sentimiento que se percibe.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado cómo hilvané las palabras, porque vi un tipo dejando la postal de mar, y quise imaginar.

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  33. Que bello y dulce recuerdo de aquella abuela, que quizás ahora esta junto al mar que tanto anhelaba y soñaba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estará en el mar, dejando que el nieto le siga llevando postales marítimas. Y sonreirá, seguro, con su delantal negro, y oliendo a pan

      Un abrazo

      Eliminar
  34. Un relato muy bueno. Me hace pensar en todo lo que postergamos y un buen día ya es tarde para llevarlo a cabo. Es cuando hay que aprender a convivir con ese sin sabor.

    Un abrazo
    Pat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si duda, en vida, el amor se entrega en vida, se demuestra en vida, se comparte en vida, porque luego es tarde.

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  35. Hola, Albada!
    Un post maravilloso y real. Es importante vivir al máximo, venimos al mundo sin nada y sin nada nos vamos. Así que a dar de corazón, sin esperar recibir. Mientras más amor entregas, más amor recibes. Amemos a los nuestros diciéndoles todos los días lo importante que son en nuestras vidas... Después de la partida, ya no hay vuelta atrás.
    Un fuerte abrazo.🌷😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosamente es lo único que cuanto más das, más puedes recibir. Estoy de acuerdo, el hoy y el ahora, porque un día nos vamos, a veces, sin avisar.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  36. Un relato muy triste que hace reflexionar. Si algo podemos hacer por ellos antes de que se vallan deberíamos hacerlo, lastima que aveces lo entendemos muy tarde y nos queda aveces la culpa.... Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las flores que dejamos, las lágrimas que vertimos, no sé si las ven, pero lo que damos en vida, llega, se percibe, y casi siempre, se regresa.

      Un abrazo

      Eliminar
  37. Poética manera de unir el mar y la muerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar como lugar de llegada, no me parecía mal lugar.

      Un abrazo, Juan L.

      Eliminar
  38. Bonito relato en un cementerio, con una historia triste pero tierna.
    Que como bien hace la cuenta, para que esté en el viento y la recuerden siempre.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay ausencias que marcan porque marcaron en vida. Porque la Parca nos pille al día en los afectos.

      Un abrazo

      Eliminar
  39. Hola Alvada. Tu relato me ha emocionado. Tambien yo llevé a mi madre politica a ver el mar. Y ahora cundo la recierdo mwe siento satisfecha de ello. El amor que demos en vida a quienes nos rodean es lo que hace que nos sintamos bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es esa sensación del deber cumplido. Esto es ficción, pero bien pudiera ser más que real. Es bonito llevar a ver el mar a quien no lo conoce.

      Un abrazo

      Eliminar
  40. Qué relaciones tan especiales las de abuelas y nietos. Y qué relato tan entrañable y bonito has montado con eso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las abuelas son muy buenas compañías.

      Gracias, Macondo. Un abrazo

      Eliminar
  41. un más allá que nos lleva atados a un muy acá...
    nunca mejor nicho, digo dicho...
    😊 Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, es que dicho al hecho hay mucho trecho, o techos.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  42. Siempre nos parecerá insuficiente todo lo que hicimos una vez que faltan. Se nos llenará la mente y el alma de ..."Y si hubiera hecho" y nos embargará un sentimiento de culpa por todo aquello que nos parece que pudimos hacer y no hicimos. Así de presentes tenemos a los que queremos infinito, aunque ya no estén entre nosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre queda un... Si yo hubiera hecho, pero al final, si hemos amado, debemos quedar en paz con quien se nos va.

      Un abrazo,y feliz noche

      Eliminar
  43. Es triste la historia pero no por ello carece de belleza. Antes de cargar con culpas por aquello que pudo ser y no fue, habría que hacer las cosas en su momento y no posponerlas para luego, porque hay "luegos" que nunca llegan y pensan como plomo en el alma.

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de dejar para luego tantas y tantas cosas cada vez me parece más tonto, y si hablamos de muestras de cariño, a por él hoy, a por él ahora.

      Un abrazo. Feliz noche

      Eliminar
  44. Qué entrañable y bonito cuento... Me ha encantado imaginar a la mujer de negro con sus brazos enharinados.
    ¡Felicidades, es pura ternura, tanto la abuela como el nieto!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las abuelas casi siempre se recuerdan entre aromas de cocina, si te fijas. Esta no la imaginé diferente.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  45. Una tristeza poética que se siente de forma intensa.
    Me ha encantado, un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierta poesía sí contiene, como ese mar que flota en todo el trasfondo del texto.

      Muchas gracias. Un abrazo, amigo

      Eliminar
  46. Una maravilla de texto sobre el aquí y el ahora. Con qué pocas palabras relatas lo que nos trae recuerdos, las cosas por hacer y el futuro en ese nieto catalán...me ha encantado, es de una profundidad oceánica.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Ese mar, ese azul que el nieto lleva con él, es lo que acaba dejando, en forma de postal, en la tumba de ella.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  47. Que triste y qué tierno el gesto del nieto.
    Qué ternura de abuela.
    Si cierro los ojos puedo ver a mi abuela en la cocina.
    Hermoso y sabroso recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las recordamos en las cocinas, con olores y mandikes, con besos y caricias en el pelo. Son enormes. Son inolvidables.

      Un abrazo y gracias

      Eliminar
  48. Muy bonito, el caso era no dejar a la abuela sin el mar. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el nieto sigue llevando el mar con él, aunque ella no pudo verlo en vida. Tal vez ahora lo ve.

      Un abrazo

      Eliminar
  49. pues yo creo que el nieto hacia bien de sentirse culpable, porque él criea que debia hacerlo y no lo hizó. pero si a la bauela le hubieran preguntado en el pueblo de avila, si preferia ver e mar o que su nieto viniera a visitarlo , no lo hubiera dudado. es verdad que una cosa no quita la otra.
    tremendo, emocional y poetico final
    bes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él rñtiebe esa sensación de culpa, y por algo será. Me alegro que te haya gustado, amigo.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  50. Me ha gustado mucho tu relato tan lleno de sensibilidad sobre esa realidad de las relaciones humanas y el sentimiento de culpa que nos invade cuando pensamos que no cumplimos las expectativas de las personas que amamos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara. Es cortito pero creo que refleja lo que quería narrar sobre los que nos quedamos. Que también nos quedamos solos.

      Un abrazo

      Eliminar
  51. Permítanme decirles
    que aborrezco los cementerios
    porque lo mío, son razones
    de vida.

    He dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, pues los hay preciosos, cara al mar, por ejemplo. Blancos como azucenas, y silencioso como ningún lugar. Yo no los visito por estas fechas. Eso seguro.

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  52. Precioso tu relato, envuelto en sentimientos, apropiado para estos días, en los que la nostalgia asoma por la ventana de nuestros ojos humedeciendo el iris, se encoge el alma, añorando a nuestros seres queridos.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se echan de menso, los recordamos, de alguna manera los traemos a nuestro lado, si te fijas.

      Un abrazo

      Eliminar
  53. Un relato hermoso y siempre actual. A veces no se va al cementerio nada más que por Todos los Santos.
    Y buen giro literario al recordarnos que la vida es demasiado corta.
    Felicidades
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es que casi siempre olvidamos lo importante porque nos centramos en lo urgente. Al final la vida es corta, por lo que el ahora y el hoy deberíamos tenerlos muy presentes.

      Un abrazo

      Eliminar
  54. ¿Por qué nos suele pasar que cuando las personas fallecen nos damos cuenta de tantas cosas que podíamos haber hecho por ellas y las fuimos dejando para mejor ocasión?. Muy triste y emotivo Albada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es muy frecuente En ese momento nos fijamos en qué no hicimos, o no dijimos. Y es tarde. Por eso la importancia de decir y hacer mientras ese ser querido está.

      Un abrazo

      Eliminar
  55. ¡Qué relato más triste!
    Al menos el nieto le trae un poco de mar a esa abuela
    a la tumba.

    Besos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mo sé si es triste. Pudiera ser real. Nos arrepentimos de no haber hecho algo cuando es tarde, pero él le sigue llevando el mar.

      Un abrazo

      Eliminar
  56. Cuando se dice aquello de "nunca es demasiado tarde"... pues... no siempre funciona así. Despreciamos el paso del tiempo como si nunca fuera a terminar...

    Me ha gusta mucho tu escrito. Bravo👏🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese nunca es tarde...la de veces que en los cementerios se demuestra que puede ser falso, ya lo ceo.

      Un abrazo, y gracias, Galilea. Por un bonito día

      Eliminar
  57. Un relato entrañable, me llama la atención el cimintiri de sant andreu, bonito lugar y sedante, para perderse de vez en cuando, ¿sabes? los cementerios tienen un encanto especial...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el de San Andreu, por supuesto. Son lugares muy calmados. Y no sé si puede haber fantasmas en ellos, pero sí muchos recuerdos de quienes acuden.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.