domingo, 26 de agosto de 2012

Media docena de olores imposibles I

1. La falsedad aparecía en la comisura de sus labios que el dedo pulgar refrendaba o en el refriegue de su lengua que la corroboraba y en ese mirar perdido en el ángulo superior izquierdo. Aunque era imposible definir a qué olía, la mentira olía, anegando la posible confianza futura.


2. Olía a fracaso. A sabor a mandarinas pasadas en la nevera. A desatender los amaneceres y las puestas de sol sin sol en este mes de luz y alegorías. Y si bien era imposible definir a qué olía, la casa entera emanaba aromas a ausencia y desvaríos caducados.







3. Nadie sabe a qué olía el miedo a morir. Era imposible definir a qué olían los anhelos cercenados, los sueños rotos y ese amor correspondido que no llegó a sobrevivir. Ni la poesía. Ni la razón. Triunfó sólo el odio... y el desvarío.







4. No enviaremos al espacio los besos sobrecogidos. Ni los nudos sin desatar que toda alma posee. Enviaremos, encriptados, los datos del ADN, cifras y coordenadas que alguien podrá descifrar.Era imposible definir a qué olía el despertar de tu piel. Desaparecida... y huida.



5. En la orilla de tu piel se descompasaba el tiempo. Se indisciplinaban los relojes y, aunque era imposible definir a qué olía tu recuerdo, todo el vaho de los espejos se empeñaban en repetir, machaconamente, ...tu nombre.



6. Olía a ausencia de mimos. A puro trato de azar y harta negligencia de una vida real. Esa que atesoraba amaneceres por abrir entre laureles. Era imposible definir qué olía el alma rota, o el cobijo de azahares sin caracolas, o el olvido de madrugadas incendiadas.

2 comentarios:

  1. Estos olores de soledad, tiene, ami entender, un lado dulce.
    Besote de olor a fresco, recién enviado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, salieron esta serie que hablan de soledad y fracaso, creo. El lado dulce siempre está prendido de toda vivencia.

      Un abrazo fresco y acompañado de calor en retirada.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.