miércoles, 22 de julio de 2020

Un rincón en jueves

Imagen del blog Moli del Canyer. Inma

La propuesta viene de la mano de Molí del Canyer. Esta es mi participación.

Me deslizo por el tobogán de los recuerdos. Jubilarme de policía local no afecta a la imagen de esas sillas rescatadas de un contenedor, escenario de un crimen, y de mi vida.

Jannette y Silvina las habían instalado tras las matas verdes que las aislaban de la carretera donde ofrecían sus servicios, hiciera frío o calor.  Era su salita de estar al aire libre. Conocerlas me hizo valorar ese sucio y peligroso trabajo. Cuando nos informaron del hallazgo de un cadáver sentado en una de esas sillas, no pude dejar de pensar en el fin de la pesadilla de Silvina, ni en su boca de alondra, ni en sus muslos de seda. Jannette fue la víctima de un asesinato. La investigación no llevó a ningún sospechoso, pero claro, pasa tanta gente por ese lugar…Silvina no logró echar fuera de sus manos, o su boca, o sus muslos, el terror de saber que podía haber sido ella. Pero yo siempre supe que se salvaría. Del asesino, y de la presión que Jannette ejercía sobre ella. De esa influencia malvada.

Bajo su maquillaje latía un corazón de algodón de feria, que iluminó mi vida, y que me robó mi propio corazón. Han pasado veintidós años del asesinato no resuelto. Alguna vez me mira como queriendo preguntar, otras veces con miedo, pero la entretengo criticando algo de su aspecto.

Acabo de descubrir a una rumana muy linda, en la misma carretera, con una silla similar, y una boca de alondra, con, seguramente, un corazón de algodón de feria.


84 comentarios:

  1. Los asesinos siempre vuelven al lugar del crimen.
    Intrigante relato con suspense.
    Un placer leerte siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente es así, vuelven, para recordar, para revivir.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  2. Dos sillas que en tu relato son parte de toda una escena del crimen y de pasiones. Aunque ya ves, nada dura para siempre, solo el plástico de esas sillas.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese plástico verá a los nietos de asesino, con esa durabilidad que es es espeluznante, es verdad.

      Un abrazo, Dulce, y feliz jueves

      Eliminar
  3. Un maravilloso micro, oscuro y claro a la vez. Mentes retorcidas y románticas, porque el romanticismo no solo es para los enamorados. Te felicito, Albada.

    Mil besitos con cariño ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mentes de los cuerpos policiales pueden ser muy oscuras, seguramente por lo que llegan a ver.

      Un abrazo, y por un jueves bonito para ti

      Eliminar
  4. ¡Increíble lo que te ha llevado a escribir esa imagen! Me parece un texto formidable, digno de una novela, porque esa historia de verdad que creo que daría mucho más de sí. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece un resumen de novela, en vez de un relato, pero creo que es la historia de un solo suceso, lo que que hace un hombre capaz de amar. Mucash gracais.

      Un abrazo, y por un día estupendo para ti, Rebeca

      Eliminar
  5. Magnifico trenzado, consigues unir el crimen y el romanticismo porque en ese amor pagado tambien lo hay. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede haber un amor romántico, ya lo creo, esas mercenarias del sexo, quién sabe con qué sueñan, ¿no?. Muchas gracias, Ester

      Un abrazo grande

      Eliminar
  6. Veintidos años parecen haber sido suficientes para un nuevo inicio.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez es la etapa de un amor que se queda caducado, y requiere nueva savia, quién sabe :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Me recuerdan sillas y asientos parecidos en lugares diversos de pueblos perdidos y cercanos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hay en todas partes, duran una eternidad, y las vemos por doquier, es verdad. Si pudieran hablar...escribirían novelas interesantes.

      Un abrazo, Rafael

      Eliminar
  8. Excelente Albada, uno de tus mejores micros.

    Besos al alma.

    ResponderEliminar
  9. Un relato que tiene ese punto escalofriante y como dice Ester, mezclando el romanticismo. Es un desafío complicado,pero,has resuelto como siempre, haciéndonos partícipes de tu talento.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció buena mezcla, lo sórdido con la inocencia de la infancia, me alegro que te gustara.

      Un abrazo grande, Luna.

      Eliminar
  10. Las sillas mudas testigos de lo acontecido, lamentan su pobre destino, siempre al margen.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Testigos privilegiados, si pudieran hablar...

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  11. no quisiera estar en la piel de las mujeres que ejercen esa ocupación. de por sí es desagradable la mayoría de las veces, están en manos de mafias...
    no perdamos la esperanza de que esas mujeres con corazón de algodón dulce encuentren una vida mejor.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que veo a una, que a veces son dos en el mismo lugar, me pongo a pensar en sus vidas, y me entra una desazón enorme.

      Las mujeres de corazón dulce acaba sufriendo siempre, pero son tan necesarias...¿verdad?. Un abrazo

      Eliminar
  12. Que bien lo has hecho hija mía, cómo has cogido esas dos sillas y les has dado vida ...
    FABULOSO ...ya esta
    Un beso grande pero grande.!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Campirela. Las musas, que a veces me dictan al oído :-)

      Un abrazo grande

      Eliminar
  13. Un texto muy inspirador. La foto es muy hermosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen daba margen de imaginar, desde lo sórdido hasta lo poético, es verdad.

      Un abrazo, Rocío

      Eliminar
  14. Es un micro magnífico, tan evocador que casi parece que estamos presentes en la escena. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué elogio más bonito, poder vivir lo que sugieren las palabras. Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Escalofriante relato magníficamente narrado. Un poli asesino, no es de extrañar que el caso no fuera resuelto. Silvina siempre lo supo adentro suyo, y sin embargo... Y ahora ¿Qué pasará? ¡Pobre corazón de azúcar!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en dos décadas, Silvina encuentra la relativa paz de estar amada y protegida, viviendo bien, más o menos, pero la incertidumbre de sospechar que vive y yace con un asesino, no sé yo si le vale la pena.

      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  16. Vaya por dónde te han llevado esas sillas! Jeje muy original historia donde el asesino es el menos pensado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los polis pueden ser asesinos difíciles de cazar, porque conocen los métodos de investigación. Ha habido una asesinato en Catalunya con dos implicados, y el propio asesinado, mossos de escuadra los tres.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Un buen relato amiga. Asesinato y amor... Saludos Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El asesino sabe más de amor que el poeta, dice Sabina, y es verdad. Aquí lo muestro así de claramente :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  18. genial. me encabta ese decir sin decir. paralelo al preguntar sin preguntar,de silvina, a ver si el poli quiere contestar sin que le pregunten. ademas estoy seguro de que esas sillas de la foto estan realmente ahi, para lo que propones (el desarrolo profesional, no el asesinato, eh?)
    un disfrute
    besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las imaginé así, al resguardo de la mirada de la carretera. Y dos décadas son mucho años de no saber si ese hombre con el que yaces es un asesino, como sospechas, por mucho que te demuestre que te ama.

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  19. Blancas sillas a la sombra bajo los verdes helechos.
    Toca la reunión para esclarecer los trágicos hechos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toca una reunión general, seguro, porque un asesinato quedó sin resolverse.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Muy buen relato. Intriga y pasión. Amor y muerte. La nueva, rumana y con boca de alondra, sustituirá a la pobre Silvina, y probablemente del mismo método que ocurrió con Jannette. Lástima que en este caso, como en muchos otros reales, el asesino quede impune.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, muchos casos sin resolverse. Estas chicas, cuyos pasados hacen que hasta los nombres son difíciles de rastrear, dejan pocas pistas.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  21. Qué bueno, Albada, has combinado intriga, suspense, amor y romanticismo en tan pocas palabras. Muy bueno!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmela. Me gusta mezclar en poco espacio :-)

      Un abrazo grande

      Eliminar
  22. Hola Albada,
    Has creado una obra maestra de un asesino que queda impune. Lo leí varias veces y sinceramente cuanta verdad tiene mi tocayo Sabina. Pero más allá de ello logras que ese final no sea final y nos dejes con esa rumana que ocupará sin duda la cadena de tantos casos sin resolver. Solo puedo aplaudir y darte mis más sinceras y expresivas felicidades, ya que en este arte de expresión te encuentras como pez en el agua.

    Un abrazo con cariño y que tengas un maravilloso jueves.
    Cuídate !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Hay personas, policías sobre todo, que conocen el lado oscuro de la vida, y pueden deslizarse por ese lado sórdido. Incluso caer en ellos. Como este de mi cuento. Y sí, la nueva rumana, agotada la frescura e inocencia de Silvina, será su próxima pareja, y a saber qué hará para acercarse a ella. Si es un cazador, tendrá paciencia, seguro, y logrará la pieza.

      De verdad te agradezco. Un abrazo, y a por un jueves excelente para ti.

      Eliminar
  23. ¡vaya con el policía! Las mentes perversas y asesinas suelen ser así. Has hecho una historia muy interesante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucas gracias Creo que todos podemos albergar a un posible asesino, pero hay quien le saca de paseo :-)

      Un abrazo, Rita

      Eliminar
  24. Pobres mujeres... víctimas en todos los sentidos.
    Me ha parecido muy posible y muy real.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son víctimas, a veces, en muchos frentes.

      Un beso, Toro

      Eliminar
  25. La maestría de un buen cuento de suspenso, más allá de esos donde un investigador pone al descubierto a los autores de un crimen, desatando para un primer su sabiduría e inteligencia de sabuesos.Tú nos deja sospechas, dudas, a pesar de un cierre donde convergen tantas señales. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que esos ingredientes hayan sido de tu agrado, porque me divierte mucho escribir. Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Jamás olvidaría el policía aquella escena que marco su vida, su corazón se desvinculo de su razón y su deber.
    Muy buen relato.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se enamoró, cayó de cuatro patas, diríamos, e imagino que esa pasión el cegó la razón. Pero a los veinte años acaricia la idea de nuevo ¿eh?

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Hola gracias por tu aporte y vista en el blog
    te lo agradezco mucho
    cuidate
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Un relato magnifico que mantiene el suspense, es buenisimo. Gracias por sumarte. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus dos imágenes me parecieron imponentes. Gracias ati por compartirlas.

      Un abrazo, anfitriona.

      Eliminar
  29. Me ha sorprendido tanto que lo he leído dos veces. Fantástico relato para desarrollar y convertirlo en novela.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que parece un resumen, de una novela de mayor calado, pero no creo que la siga :-). Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  30. dos sillas dan para mucha fantasía... me gustó tu relato y veo que tu foto es diferente de la que eligieron los demás... saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había dos fotos, y elegí esta, porque me pareció que daba más juego a mi texto. Muchas gracias.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  31. Esa frase última con la que cierras tu relato, no me inspira ninguna confianza. Creo que hasta puedo sentir su aliento cerca de la nuca y el sonido de una sonrisa medio desdibujada.
    Un beso enorme, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, tal vez el tipo, impune, tenía un lado oscuro muy acusado. Esa sonrisa ladeada que imaginas, seguramente existe :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  32. woooooo.... el relato me tenía en ascuas, muy bueno :)
    creo que de ahí pueden nacer muchas cosas... agradezco tu creatividad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te hay guisado, Susy.

      Un abrazote y a por un sábado bonito para ti.

      Eliminar
  33. Guau...me ha encantado. Unos testigos mudos de un hecho atroz.....muy bien relatado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas sillas, que las hay muy viejas, son testigos de miles de historias, ya lo creo

      Un abrazo

      Eliminar
  34. Qué buen relato, Albada.

    La maldad se esconde donde menos lo esperamos. Los malos no siempre son los malos y los buenos tampoco. De hecho, prefiero a los malos que van de lo que son, que los que se disfrazan de buenos.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, hay mentes retorcidas en gente que sonríe, y que nos parece normal, así que mejor si se nota que son mala gente.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  35. con tantos datos como das,es difícil acertar quién es el asesino. MUy buen TRiller, amiga Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, un amigo de Janette, seguro :-)

      Muchas gracias. Un abrazo, Montserrat.

      Eliminar
  36. Encuentro más indicios autenticidad en las sillas que ciertas apologías de asesinos en serie o en masa cuando van muy campantes por ahí, a la vera del camino.
    Mis saludos y abrazos de siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, son testigos mudos, a veces no tanto, pero no sordos, de muchos asesinatos, no lo pongo e duda.

      Un abrazo, y pro un día bonito para ti

      Eliminar
  37. El próximo crimen está servido a la mesa y el microrrelato tomando nota jeje

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se prepara para el siguiente, que está la llegar..:-)

      Un abrazo, Julio David

      Eliminar
  38. Esta claro que tu imaginación tiene la fuente de lo creativo. Hoy me he vuelto a bañar de tus palabras que son reflejo de tu pensar y, me he sentido bién; como siempre un beso amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, imaginación no me falta, cuando la busco, claro. ;.). Muchas gracias.

      Un abrazo, Amigo

      Eliminar
  39. Y este relato lo has escrito por la inspiración de la fotografía?
    Que bueno, admiro tu imaginación.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. La inegen de sillas testigos me pareció muy motivadora. Muchas gracias.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  40. Fantástico... A partir de esa imagen has construido una historia buenísima. Enhorabuena, Alba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las sillas, como testigos, me parecieron perfectas.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.