jueves, 27 de agosto de 2020

Un relato: 8 años, 13 argumentos, en jueves

Imagen del blog de demiurgo

Este jueves El demiurgo nos propone, coincidiendo con sus ocho años de blog, que usemos una de las trece propuestas que adjunta. Me ha gustado la número 5.
5) Entre la vigilia y el sueño, un personaje es tentado para usar una máscara con un poder oscuro. Esta es mi aportación.

El viaje a las pirámides de Teotihuacan me había dejado inquieta, sudada y agotada. La cultura azteca, violenta, pero tan elaborada, me había fascinado. Me costó muchísimo convencer a un vendedor ambulante, de un color de piel oscuro y cuarteado. No había forma de que me vendiera una máscara de arcilla que reposaba en su taburete. Me llamó la atención por unas mazorcas de maíz talladas, a modo de penacho, sobre una cara con rasgos indígenas.

En el autobús, el guía me dijo que tuviera cuidado, porque lo que había conseguido comprar en un regateo agotador, le parecía una obra original, y no una réplica, como tantas otras. Sopesó el objeto, y me sugirió que la abandonase cuando pudiera. Por supuesto la mantuve en la mochila. En el hotel la apoyé en la ventana. Estaba agotada y creo que me quedé dormida nada más apoyar la cabeza en la almohada. Tal vez soñé que la máscara adquiría movimiento y que se me plantaba en mi propia cara. Sea real o soñado, me vi siendo un guerrero vencido, que iba subiendo los escalones de la Gran Pirámide del Sol. Cuando llegué arriba quise despertar, salir de la angustia de ver al sacerdote con un puñal ceremonial sobre mi pecho, pero fue mi propio grito quien me despertó a las tres de la mañana. Sentía humedad en mi costado y un dolor agudo.

La sangre era un simple reguero que salía de debajo de mi pezón izquierdo. A mi lado yacía un cuchillo de obsidiana con empuñadura de metales preciosos.

El médico del hotel no sabía con qué me había cortado. Por suerte era un corte superficial. Regresé en el primer vuelo que salió de Ciudad de México y ahora descanso en la sala del psiquiátrico, donde esperan entender qué me posee en las noches, cuando, llevada por la curiosidad, saco el puñal y la máscara del escondite, de ese doble fondo del armario.

Palabras: 321

Más relatos jueveros

108 comentarios:

  1. Los dioses aztecas se encaprichan con los turistas que consideran violenta su cultura.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los turistas son una plaga, lo malo es que sin el turismos, la economías, de España en concreto, se van a pique :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Supongo que a los de siquiatrico no les has dicho lo de la mascara, y que sigue a buen recaudo en el doble fondo del armario.
    El diagnóstico, tampoco iba a ser que te posee el espíritu del guerrero. O sea que todo bien.
    Me ha encantado lo de quererse curar, pero seguir a, lo suyo
    Besosssy abrazosss, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa orate mantiene su locura, escondiendo las armas, así que quiere curarse..pues ´si, pero no, me parece :-). A saber qué pasa en esa noches.

      Un abrazo, amigo. Feliz tarde

      Eliminar
  3. Nunca creí en hechizos o magias hasta que conocí a este lanzador de hechizos especial llamado Dr.WEALTHY. El hombre con el que quería casarme me dejó por otra mujer y mi vida estaba al revés. Estuvimos juntos durante 4 años y realmente lo amo mucho, me dejó por otra mujer sin ninguna razón, intenté llamarlo, nunca contestó mis llamadas y no quiere verme. Hasta que vi una publicación sobre Dr.WEALTHY sobre cómo ha estado ayudando a las personas y le conté al hombre lo que sucedió. me ayudó a hacer algunas lecturas y después de las lecturas me hizo darme cuenta de que la otra mujer había hecho algunos hechizos sobre mi esposo y esa es la razón por la que me dejó, me dijo que me ayudará a lanzar un hechizo para traer él de vuelta. Al principio era escéptico, pero lo intenté. En 4 días, mi esposo me llamó y vino a pedirme disculpas. No puedo creer que pueda volver a verme, pero ahora estoy feliz de que haya regresado y ahora estamos casados ​​y vivimos como una familia feliz. Estoy publicando esto en el foro si alguien necesita la ayuda de este hombre. Puede contactarlo a través de esta dirección de correo electrónico: wealthylovespell@gmail.com o llamar / Whatsapp +2348105150446

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento mucho decirle que escribo ficción. Sin más.

      Un saludo y que haya suerte

      Eliminar
  4. Has sabido llevar muy bien el quinto argumento de Demiurgo, esa mascara parecía tenia vida, estaba hechizada.

    Un placer leerte.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba hechizada, pero ojo, porque además no era una falsificación. Yo no lo habría comprado, ni guardado.

      Un abrazo. Muchas gracias, María

      Eliminar
  5. Cansancio y sueños con esa máscara que desemboca en una pesadilla...
    Un abrazo y feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pesadilla real, según parece, es que no hay que jugar con ciertas cosas.

      Un abrazo, Rafael

      Eliminar
  6. Estupendo relato con un desarrollo muy ágil y ameno, y ese broche final que deja abierta la puerta de nuestra imaginación. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese final es lo queda por resolver. Es inviable que haya fondos de armario escondidos en un psiquiátrico, pero sin él, la paciente se curaba deprisa :-)

      Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  7. Los dioses tienen estas travesuras, a pesar del tiempo mantienen activas algunos recuerdos y exigen sus ofrendas. Yo de ti la subastaba en el próximo acto de recolecta para el psiquiátrico municipal.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El espíritu del guerreo, a saber qué hizo con algún Dios, si es que son lo que hay hay

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  8. hay que tener cuidado con los objetos cortantes! me ha recordado a la aventura 'tintín en el tíbet', cuando el capitán haddock se despierta en un monasterio y tiene delante una estatua de un sacerdote empuñando un puñal, y dice "qué compañía tan agradable!". ;)
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Tin Tin ha reflejado tantas aventuras que sería raro no hallar alguna para muchos textos :-)

      Un abrazo, Chema. Por Tin Tin, y su perro Milú :-)

      Eliminar
  9. Wuau...la máscara y el puñal es un auténtica novela de suspense y misterio. Que bien te ha quedado vamos que esto tiene una continuidad. Gracias y muy feliz día.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debe tener continuidad, creo. Ese cuchillo, ceremonial, y existen, yo misma he tenido uno más d veinte años, nadie puede saber de dónde ha salido. Pero en los hoteles pueden entrar ladrones, o personas que quieren asustar :-)

      Un abrazo, Campirela

      Eliminar
  10. Será que una maldición azteca volvió con ella.
    Fijo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, eso de las mazorcas de maíz..no lo veo yo de guerrero, sino d eun Dios cabreado.

      Un besso

      Eliminar
  11. Impresionante como convertiste en relato, el argumento que elegiste.
    Creo que el ancestral sacerdote sabía que la máscara estaba poseyendo a una mujer, que esa herida fue con toda intención. Es un misterio de donde salió ese cuchillo.
    Un relato inquietante, está bien logrado ese efecto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese sacerdote, su espíritu inmortal, tal vez quiere habitar en la turista, pero debe purificarla primero. Quién sabe, es lo bueno de la ficción, claro

      Gracias por la convocatoria tan variada, Un abrazo, Demi

      Eliminar
  12. En el fondo, estamos todos locos... (con máscaras y sin ellas) 😉
    De nuevo por aquí . Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero de atar, querida Laura. Locos de atar.

      Bien hallada. Un abrazo

      Eliminar
  13. Realmente lo tuyo son los relatos, los bordas. La imaginación acá juega un papel muy importante donde de una forma magistral nos mantienes en vilo hasta ese final.

    Un placer leerte, Albada.

    Un abrazo y feliz jueves !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginar es que gratis y me gusta cualquier propuesta, eso es lo malo, o lo bueno :-)

      Muchas gracias. Un abrazo, y por una tarde bonita para ti.

      Eliminar
  14. Parece que la máscara tenía algún embrujo, espero que las mascarillas no provoquen lo mismo :)

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay pro Dios, mejor que no. Tango una de la noche estrellada de Van Gogh, le voy cambiando los filtros, y la lavo. Y mira qué te digo, cada día está más ajustada. :-) Como me apriete la tiro por a ventana :-)

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
    2. Entonces terminará siendo La noche estrechada :)

      Un beso dulce más.

      Eliminar
  15. Sorprendente siempre tu relato, Albada.
    Te felicito.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan la sorpresas, lo imposible, lo que pudiera parecer normal. :-)

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  16. Fascinante!!! Me ha encantado, una máscara mágica capaz de poseer. Hay historias así realmente estremecedoras, Albada. Te felicito.

    Mil besitos con cariño ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa máscara posee poderes, ya lo creo. Por supuesto es ficción, y menos graciosa que la peli protagonizada por Jim Carrey

      Muchas gracias. Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  17. ¿Maldición o sugestión?
    Un relato interesante
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sugestión, no te quepa duda, lo raro aquí es el cuchillo ceremonial y ese doble fondo imposible de armario.

      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  18. Muy bien resuelto! Como siempre Albada,es como si fuera tan sencillo escribirlo! Lo haces tan bien! FELICITACIONES!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias, pero es que sale fluido, imagino la situación, y hale, lo escribo, no es otra cosa.

      Un abrazo, y por una noche bonita para ti

      Eliminar
  19. Que buen relato!
    Me ha mantenido en la lectura sin pestañar.
    Supongo que preferiste el psiquiátrico antes de desechar la mascara que ademas vino con regalo al despertar.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que la mujer quiso mantener la máscara, que tanto le costó comprar, y ese regalo. Ambos muy poco recomendables :-)

      Un abrazo, y gracias por tu lectura.

      Eliminar
  20. Y no se deshizo de la máscara! que mujer persistente ja... EL Demiurgo siempre nos lleva a estas fantasías que en general terminan de forma fantástica... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual la pesadilla le anunciaba posible sueños mejores, nadie lo sabe :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Hay determinadas emociones desconocidas que es mejor seguir sin conocerlas. Hubo un tiempo en que yo "jugaba" a la güija inocentemente con hermanos y amigos. No llegué a tener ninguna experiencia negativa, pero me informaron de que era mejor jugar a otras cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy de experimentar con esas cosas. Pienso que hay energías, o sugestiones, que pueden hacernos daño, pero aquí la máscara tenía que poder hacer algo, amén de adornar :-)

      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  22. Me hizo acordar al cuento de Cortazar "La noche boca arriba". Muy buena trama para sumarte a la propuesta del amigo Demiurgo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto ramalazo sí que tiene, ahora que lo dices. Pues me alegro que te haya gustado.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  23. Qué buen relato, con un final inesperado. Pensé al leer que era una máscara original en que tu protagonista seria enviada a la cárcel por exportar ilegalmente un bien cultural. Asi que no me esperaba este final Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tráfico de obras arqueológicas esta penado, es verdad, pero imagino que en la asuena lo dieron por recuerdos inofensivos, pro réplicas, sin más.

      Me alegro que te gustara. Un abrazo, Myriam

      Eliminar
  24. Cubriste la memoria de tu cara con la máscara de la que serás la primera víctima.
    Me fascinó el ritmo del relato.
    Mis saludos grandes y sinceros desde aquí, junto a mis mascaradas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ritmo salía pro sí mismo. Pero me alegro que te gustara. Esa máscara había de ser especial, y qué mejor que adherirse a la cara de la intrépida turista :-)

      Un abrazo, desde lado del mar

      Eliminar
  25. Fascinante relato amiga, me encanto leerlo e imaginarlo. Yo llevo sangre Azteca pero no me creo Diosa Guerrera mas si creo en los hechizos de esas mascaras y la energía que desprende la Pirámide de Teotihuacan..... Saludos a la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lugar imponente, de una energía especial. Creo que es de lo que me ha impactado más de lo que he visitado. La de la Luna, más pequeñita, es también muy bella.

      Un abrazo, Sandra

      Eliminar
  26. El poder oculto de la máscara no es herirla con el puñal, sino que no pueda desprenderse de ella. Es el mal sin fin.

    Buen relato

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, el poder no es herir en absoluto, sino perpetuar el mal. El cuchillo, ne todo caso, es el medio que usaba un sacerdote para intentar destruirlo.

      Un abrazo, Alis, y gracias.

      Eliminar
  27. Esto de las máscaras nunca termina bien... y pobres Aztecas, encasillarlos como violentos no es del todo justo, en fin. Muy buen relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en el texto han quedado como violentos, sin considerar el alto desarrollo de su astronomía y agricultura.

      Porque las máscaras no sean necesarias nunca. Un abrazo

      Eliminar
  28. Espero que no duerma con gente al lado ..
    y debiera guardar esos utensilios bajo llave.
    Un relato aventurero.
    Un placer leerte
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que duerme sola. Pero vaya, esos objetos debería dejarlos bien lejos.

      Muchas gracias. Un abrazo, y feliz finde

      Eliminar
  29. ¡Excelente! Muy imaginativo.
    Y encima, perfectamente narrado y desarrollado.
    Curiosamente tu relato se parece al mío en que usamos realidades o dimensiones que se cruzan.
    Un placer leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leer tu texto y me ha parecido soberbio. Usas unas imágenes oníricas muy potentes.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  30. Una historia tan bién trenzada que casi parece real. Me encató leerte amiga. Un placer de veras. Abrazotes grandotes como diría ESter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Montserrat . Imaginar es tan fácil, ¿verdad?.

      Un abrazote claro que sí. Por un finde estupendo para ti.

      Eliminar
  31. Ufff , qué miedo menos mal que solo es una historia inventada por ti ...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo bueno de imaginar, que desde el teclado, no hay miedo :-).

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  32. Que buena historia. Has sabido darle ese miedo que nos hace mirar hacia todos lados después de leer.¡¡Muy bueno!!

    Mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay objetos inquietantes, aquí llevado a un extremo, pero en la vida real hay sonidos, y sombras, que nos dejan con el miedo en el corazón :-)

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  33. Una historia fascinante...eso le paso por no hacer caso de dejar esa mascara...las civilizaciones prehispánicas tienen muchas cosas que aún no se han podido esclarecer...y como dice el dicho " de que vuelan...vuelan"
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay incógnitas todavía, ya lo creo. Eran culturas muy avanzadas, y con ceremoniales y usos astronómicos muy elaborados. Aquí esa máscara era especial, pero para la ficción, claro :-)

      Un abrazo y sí, no existen...pero de haberlas haylas :-)

      Eliminar
  34. Hola,
    Muy buena ambientación la de ese sueño inusualmente vívido. Una máscara azteca que expresa sus poderes sobrenaturales. Quizá fue vendida con la intención de ser poseída por ella. ¿Qué pasará cuando regrese del psiquiátrico? puesto que nadie sabe que ella aún conserva la máscara y el cuchillo.
    Saludos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber si la dejan salir del psiquiátrico, pero en la vida real, hay obsesiones, o fijaciones muy difíciles de dejar atrás.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  35. Boa noite obrigado pelo texto maravilhoso.

    ResponderEliminar
  36. No hay peor pesadilla que la real, la que vive la carne.
    Querida Albada, este descanso lo voy a alargar,
    Yo y mi familia estamos bien, espero que tú también.
    Cuidate.Un fuerte abrazo.🤗😘💙🌹

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has de descansar lo que necesites, y en ningún caso escribir o publicar de manera forzada. En mi familia todos bien, este virus nos ha respetado. Ojalá sigamos así todos

      Que acabe este tiempo extraño. Un abrazo y feliz día, Carmen

      Eliminar
  37. Muy buena trama Albada, y tiene mucho mérito encajarla en 321 palabras )veo además que algunas narraciones que se presentan a la convocatoria sobrepasan con creces las 350). Me ha parecido muy cinematográfica además, enhorabuena. Un placer pasar por aquí, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser una dificultad, pero que los textos sean de formato pequeño tiene la ventaja de que te obliga a comprimir, a resumir, y en mi caso, me gusta.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  38. ¡Que buena historia!
    Conociendo a mis paisanos estoy seguro que el sumo sacerdote se sintió atraído por ti y se arrepintió de sacrificarte en el último minuto. De haber querido hacerlo no lo hubiera dudado lo que me da a pensar que ésta historia tendrá secuela... Gran Sacerdotisa Albada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues saber, creo que el objeto elige a quien acaba por poseerlo, así que tal vez eligió a esa turista, curiosa, y temeraria, quién sabe. La ficción nos permite desarrollar historias imposibles.

      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  39. Respuestas
    1. Un poco de misterio me pareció que era bueno de poner :-). Un abrazo, Amapola

      Eliminar
  40. Vaya tenía que haberle hecho caso al guía y desembarazarse de esa máscara lo más pronto posible, aún está a tiempo.
    Desde luego te ha quedado un relato muy inquietante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo. Algo vería en la máscara que tanto le atrajo, pero oye, los guías suelen conocer mejor qué hacer en cada caso Muchas gracias.

      Un abrazo, Conxita.

      Eliminar
  41. Qué bueno plaf, plaf, plaf, guau, esas pirámides mayas tienen una mala vibración. Y encima esos recuerdos de mascaras y cuchillos y.... Yo subí a una pirámide estando en Guatemala, te cuento. Cuando subí hasta la mesa de sacrificio, se nubló de pronto y crujió la tormenta. Ni te imaginas como bajé los cien, doscientos o no se cuantos escalones que tenía. Un abrazote Alba. Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una experiencia que nos deja helados, impotentes ante tanta enormidad. Seguro que te dejó una huella indeleble.

      Un abrazo, y por las culturas prehispánicas.

      Eliminar
  42. Hay mi querida Albada, eres fantástica, contando e escribiendo
    historias, ademas que trasmites lo que escribes y mientras yo
    te leía ya imagine hasta que la mascara me perseguía, wowww,
    chica estas perdiendo plata tendrías que trabajar en alguna
    obra teatral mi amiga bella, te aplaudo y gracias por visitarme siempre.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias. Disfruto escribiendo, e imagino que eso lo que captas :-)

      Un abrazo, y de nuevo gracias, Siby.

      Eliminar
  43. Albada Dos said...
    Es que por las mañanas, el que nada tiene dentro de la sesera, se desnuda de verdad :-). Como amantes vaya y pase, pero poquito más :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay... Yo creo que tu texto hacía pensar que en la cama bien, pero los don juanes luego, conversaciones pocas. Por eso yo hacía la broma. Es muy difícil justificar cada comentario. Aunque nunca sabré si quien escribe tiene derecho a pedir justificación o no. :-)

      Igual te leo, pero tal vez no te comente, viendo lo difícil que te resulta entender mis comentarios :-). Un abrazo

      Eliminar
  44. te ha quedado maravilloso, que pasada, es genial pasar por aquí y leer cada vez un relato precioso y distinto entre sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo bueno de ser tan libre, que escribo a mi aire. Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  45. Inquietante y genial relato. Lo que no ha conseguido la máscara es que tu imaginación pierda un apice de brillantez.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre digo que imaginar es gratis, y es verdad lo que da pie a historias imposibles.

      Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  46. ¡Por fin llego, Albada! Ya me disculparás. Voy con retraso para todo.
    Hay que tener mucho cuidado con determinados objetos. Cierto que cualquiera vale para estar lleno de ese algo que nos puede poseer, y no es precisamente magia lo que se necesita. te has ambientado perfectamente por lo que todo resulta muy visual y sentido.
    Te felicito, Albada.
    Un beso muy grande y nos vamos viendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpada, el verano es para las bicicletas :-)

      Muchas gracias, Mag, porque tengas una noche plácida, sin objetos inquietantes.

      Eliminar
  47. Thanks for sharing the article I always appreciate your topic
    Food Net

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted, si bien lo de cocinar no es mi afición favorita :-)

      Eliminar
  48. Yo no soy supersticioso porque dicen que trae mala suerte, ja,ja,ja.
    Bromas aparte, los amuletos y otros objetos "sagrados" siempre me han dado mucho respeto y no me atrevería a jugar con ellos, por si acaso.
    Muy buena esta historia de misterio y fantasía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amuletos de la suerte, protectores, me haces pensar en los escapularios, ¿recuerdas? se los cosían en la ropa, cuando iban al frente, hablo de la guerra civil. Esos era inofensivos, pero obsesionarse, me da igual, con imágenes, figuritas, fotos o lo que sea es siempre perjudicial

      Gracias. Un abrazo, y feliz noche, Josep Mª

      Eliminar
  49. Esos objetos que seducen e invitan a ser encontrados y descifrados, mejor, muchas veces, dejarlos donde están…

    Muy bueno. Es un placer volver a disfrutar de tus letras, querida amiga.

    Un abrazo grande, y muy feliz día 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay objetos que tienen su propia vida interna. No sabría explicar la razón pero imagino que es la fe en ellos, y hay que huir de ellos como de las pedradas, porque nos puede producir daños mentales irreparables. Aquí juego, por supuesto, pero hay mucha gente en psiquiátricos por sucesos similares.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  50. Tu relato me ha hecho pensar en "La noche boca arriba", de Cortázar, y en que ahora que vamos todos enmascarados, es muy probable que las mascarillas empiecen a formar parte de nuestras pesadillas. Aunque espero que sin las consecuencias que ha tenido para tu protagonista.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahora que lo dices, pues un ramalazo sí tiene. Ahora estamos de mascarillas hasta el gorro, no sé si producirá pesadillas en jóvenes impresionables, porque veo algunas muy inquietantes.

      Aquí, en un jugar por jugar, usé un trama un poquito extraña. Un abrazo y feliz noche con bellos sueños.

      Eliminar
  51. Esa máscara debe ejercer alguna maldición sobre mis comentarios, ya que no es la primera vez que desaparecen.
    Ojo con la máscara, yo no la guardaría en el armario.
    Muy buen relato, Albada
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja. Este Internet hay veces que se pone en modo rebelde y ahí se pone, en jarras :-). Esa máscara la tuve como veinte años, y me cansé de verla. El puñal ceremonial estuvo en mi vitrina más o menos lo mismo. Y un día me dio mal yuyu, y hale, a la porra :-)

      Un abrazo, y no temas, el texto es totalmente afición. Me dejaron salir del psiquiátrico hace muchos años. :-) :-)Es broma !!!

      Eliminar
  52. Parece que esa máscara absorbió con su magia a nuestra protagonista.

    Muy buen relato. Derrochando siempre imaginación. Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que sí, que dejó abducir por la máscara maldita :-)

      Gracias, Galilea. Un abrazo, y feliz jueves

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.