sábado, 15 de septiembre de 2012

Cumbre coronada por Eva y Pau


Me gusta ver la flores de la primavera en el final del verano. Las cumbres encumbradas de poesía y esas nubes asustadas y en huida  ante la pareja de aire de amapolas sobre un fondo verde de esperanza compartida.

Me gusta que el aire huela a simple aire. Que las cordadas de las nuevas vías tengan la seguridad de que uno está sujeto con un arnés de ternura y mosquetones de acero fundido a fuego de caricias.

Me gusta que las sonrisas se expandan ante los valles y las cimas, o  en el interior de un recinto de piedras que huele a historia con pasado y con futuro, ante un grupo de gente tan querida.

Me gusta ver de la mano, las manos de los amantes y la complicidad de las miradas limpias. Abriendo, con los nuevos anillos, los aros del círculo de amor que se desboca en el fuego de unos ojos, florecidos.

Me gusta que Eva sea la mujer que Pau ilumina, y que él apueste al As de corazones la carta de ruta de su mejor acometida.


Las cosas vienen y van, como los pases de baile que adornan sus cinturas, pero al final de los finales, lo que me gusta es la armonía de un vals sin tiempos muertos, en una galope sin fin, de feliz algarabía.

Me gusta que amor corone cumbres, abra brechas, y acabe por poner una bandera en la más cercana distancia de la luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.