viernes, 14 de diciembre de 2012

Ciclos de emigración

Shaun Tan. Emigrantes. Para concurso de Triple C


Acabada la obra del puerto deportivo, agotado el presupuesto, el paro y los anhelos, encontró entre sus manos un manojo  de sueños rotos. Era hora de dejar su casa, sus amigos  y sus apegos. 

Recogió esmeradamente los artilugios que conformaban su esencia: los momentos atesorados en familia, las fotos, las cartas del padre ausente en su niñez y los pequeños cuadros de su infancia. Dejaba el título que le supo a triunfo y olía a derrota.

Había bajado del armario  la maleta de cartón desgastada por las Vendimias en Francia, y sabía que el ciclo de la emigración volvía a ponerse en marcha.

Con billete de turista, en tren nocturno, cual foto en sepia, transformaba el pasado imperfecto a presente del singular

9 comentarios:

  1. Brillante descripción de un momento personal, en la vida de muchos jóvenes y no tanto, en un época incierta de nuestra triste historia económica actual.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La incertidumbre del presente, nos remonta al pasado. Ese no tan lejano, donde España era un país de emigrantes.
      Estos años en que hemos sido un país de inmigrantes, tal vez hemos olvidado que el síndrome de Ulises que observábamos, ya lo llevábamos inscrito en nuestro ADN.

      Como los ciclos de la naturaleza, los económicos, los de valores...toca en esta fase volver a llenar las maletas de necesidad de labrarse un futuro.

      Gracias por tu lectura. Me gustó que apuntes que no sólo los jóvenes están en la aventura de bajar maletas de pasado para buscar un futuro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gracias, Albada por dejar tu huella en mi blog y me ha dado la mano para llegar hasta el tuyo.

    ¿Sabes que me encantan estos tipos de micro relatos? además describes muy bien la dura realidad con esos sueños rotos.

    Me quedo viendo más entradas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita. Yo llegué a tu blog por casualidad, y la verdad, volveré a circular por tus pasillos, porque me ha gustado. Y mucho.

      Siéntete cómoda por este rincón, y considéralo tu casa.

      Mi bienvenida y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. De pasado imperfecto a presente singular, conmovedora foto en sepia sobre los que no tienen futuro, ningún futuro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un juego de tiempos verbales en tiempos de pocas bromas.La obra, magnífica, http://barbara-fiore.com/index.php/libros-archivos/emigrantes/, permite recordar tiempos pasados que como norias contumaces, vuelven a a mover el agua sin moverse ellas de sitio.

      Gracias por tu lectura. Bienvenido a este rinconcillo de palabras y un abrazo.

      Eliminar
    2. Nada, la tecnología hoy no está por la labor. Pero vale pena verlo, ya que no es de lectura. Ahora sí...Hasta la próxima.

      Eliminar
  4. De pasado imperfecto a presente del sigular, falta por vivir el futuro perfecto y ése siempre tendrá que estar compuesto por las ganas y el impulso de seguir adelante, dejando atrás los sueños rotos porque los nuevos te hacen, una y otra vez, volver a levantarte. Un magnífico post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias flyingteacher.
      Del pasado al futuro hay un presente por pelear. Y ahí los sueños rotos se han de pegar con pegamento, reciclar con yeso de impulso, como bien dices, y resanar las bisagras de los anhelos por abrir en cada ventana que se abre tras cada puerta que nos cierran.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.