domingo, 15 de octubre de 2017

Deseos para ser cumplidos

Imagen de Michael Pederson

Su abuela le había dicho que los dientes  de león podían concederle un deseo. Que cuando encontrara uno, podía pensar en eso que quería, y que lo imaginara. Que luego soplase con fuerza sobre la cabeza de la flor y dejase que cada corpúsculo, liviano y espigado, hiciera su danza ligera hasta llegar al suelo.

Ella siempre lo hacía. Había días en que encontraba por docenas y entonces se limitaba a hacer volar a tres como mucho. Le habían contado el cuento del genio de la lámpara de Aladino y consideraba que tres era el número máximo.

Ayer fue su cumpleaños, y, antes de apagar las velas,  pidió un deseo, pero en la noche, acelerada aún por el día de juguetes nuevos, de familia y de ruidos infantiles, se puso a pensar en que mejor que no se cumpliera lo que había deseado ante el pastel de Bob Esponja.

En realidad no quiere que su compañera de pupitre se muera, lo que quiere es que sus piernas necesiten aparatos, como los que ella ha de llevar. Ha deseado muchas veces no precisarlos, pero su madre y el pediatra le han explicado que quizás nunca pueda caminar normal.

Hoy anda buscando cómo desear que no se cumpla su deseo  de soplido de velas, pero la única planta que encuentra está acotada y su madre no la deja que se acerque. Sólo puede mirarla, pero no tocarla. Cuando  llega al cole se inquieta al no ver a Margarita, la estúpida que no para de burlarse de su manera de caminar. Cuando llega la hora del patio sigue sin aparecer por más que Marta mira hacia la puerta. Sus nervios han ido creciendo. No puede concentrarse ni disfrutar de nada. El malestar  está en  un manojo de arrepentimientos y de alivio, hasta llegar a dolerle la tripa.


La señorita Pepa, percatándose de su estado, la ha llevado  a un rincón para interesarse por lo que la inquieta. Cuando le dice que Margarita estará toda la semana sin ir al cole, porque está de vacaciones con sus padres, algo estalla dentro de Marta, quien se echa a llorar. 

Por iniciativa de https://elbicnaranja.wordpress.com/2017/10/13/viernes-creativo-escribe-una-historia-208/

12 comentarios:

  1. Qué bien has recogido esa lucha infantil entre unos sentimientos heridos y una conciencia insegura. Me ha encantado el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños sufren mucho, de verdad. Ese pensamiento mágico que tan lindo va para los Reyes y otras cosas, contiene por contra el peso de la culpa si creen hacer cosas que no están bien. Contiene la envidia, aunque no sepan la palabra. El mundo del niño hasta los siete años más o menos en un abanico de sensaciones que ya hemos olvidado.
      El mundo de los deseos es amplio siempre, pero en este caso quise poner en apuro a una niña.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Jo... hasta que no la vea volver no se tranquilizará.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. Marta tendrá su tsunami personal. Y ojalá vuela Margarita, porque si no regresa, será un peso inmenso para sus dos piernas

      Un beso

      Eliminar
  3. No fue un deseo muy placentero para su compañera el que pidió Marta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños maltratados de forma real o de percepción, pueden desear daño a quien se lo hace a ellos. Es la mirada infantil que imaginé. Pero tienen empatia de forma natural, así que puedo imaginar otra situación, claro.

      Un beso

      Eliminar
  4. Hay una edad determinada en la que los pensamientos se tambalean en una frágil cuerda (aunque me atrevería a decir, que esa edad a veces se extiende…) esa en la que los impulsos emocionales viajan en libre albedrío…

    Un bonito relato para reflexionar y recordar nuestras andanzas de aquellos tiempos…

    Y muy buena la imagen…

    Bsoss, y feliz tarde 😘


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ginebra por tu lectura. No puedo seguir tu blog, por lo que veré cómo estar al tanto de tus entradas.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Aquí queda patente el pensamiento mágico de los niños, y su inclinación natural a ser más empáticos que conflictivos. Más puros de corazón, digamos.

    A pesar de que si crecen en ambientes negativos, rápidamente adoptan y normalizan la maldad dentro de sí.

    Saludos salados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. El mundo infantil, el paraíso al que queremos regresar está siempre cargado de la bondad que normalmente le acompaña. Quise hurgar en esos casos de maltrato entre iguales que uno no deberían ocurrir, pero que pueden sacar deseos poco bondadosos en la mente de esa niña, imaginada, por supuesto.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Pensar que, apenas observo por el jardín un diente de león lo quito con el mayor gusto !En compensación, durante nuestro pasado viaje de vacaciones, allí donde uno posara su vista,los dientes de león amarilleaban con esplendor de soles. Eran realmente bellos y acompañaban a las personas en sus inviernos del final del Mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen del lugar de tus vacaciones, con esos dientes de león amarilleando ante los inviernos del fin den mundo, me ha cautivado. En un jardín son una mala hierba, pero hasta por su inutilidad tienen una magia hipnótica.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.