sábado, 14 de octubre de 2017

Canto al otoño



Las hojas en un charco recién formado, me hablan de verdes que hacen su metamorfosis anual para poblar los bosques de infinitos ocres, y de la lluvia que empapa la tierra para ser otoño en mi mirada.

Me siento,  para sentír la llegada de la estación de las castañas. La que guarda dentro de ella, la futura primavera en flor.


16 comentarios:

  1. Así es la vida que proviene de la muerte y se convierte en flor.

    Me encanta leerte. Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. No hay otoño que no engendra primavera por abrir.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Qué bonita imagen con esas hojas verdes y ocres, y ese sentir tu emoción de la llegada de la estación de las castañas, pronto nos devolverá su olor tan rico, más que su sabor.

    Echaba de menos tus entradas, un placer volver a leerte.

    Besos enormes y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay ratos en que uno se ha de parar, sentarse y dejar que la mente se deje llevar por la Naturaleza y el silencio.

      Gracias por leerme. Feliz finde dulce María

      Eliminar
  3. Por aquí haría falta lluvia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. España y su sequía. Este año llovió tan poco que no hay setas.

      Una pena. Un abrazo

      Eliminar
  4. Un otoño cálido, que no tiene visos de permitirnos disfrutar de la oferta de los puestos de castañas, de setas ni hablemos, en fin esperaremos tranquilamente mientras contemplamos esa transformación de colores que también has captado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso del veroño, "palabro" de pocos años para acá, nos deja sin frío en la noche de todos los santos, porque llevo como tres veces que no compro castañas asadas y no porque no me gusten, sino porque voy en manga corta o con blusa, y casi apetece más un helado. Será el calentamiento global, pero ya ni existe el entre-tiempo para los armarios.

      Un beso

      Eliminar
  5. No sé como las hojas pueden creerse el otoño, siendo que el tiempo no se entera del calendario y va a su bola.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevamos locos a los frutales también. No saben si florecer o no. No obstante me gusta el cambio de color de las hojas, me sugiere transformación y avance.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Cada otoño es el resultado de tres estaciones ahorrando para un otoño de oro, ese es el regalo de la naturaleza. Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un perfecto regalo para los sentidos. Y es cíclico, con lo que si un año nos pilla con los ojos poco abiertos a su riqueza cromática, ya el siguiente podemos disfrutarlo con mayor intensidad.

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  7. Bonito sentimiento de paz te despierta el otoño, Albada.

    Saludos salados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablan de la nostalgia en el otoño, que algo de ello de ello hay, porque lso días, las horas de sol menguan y la psique anda un poco atemperandóse a ello, pero a mí me gusta la sensación de paz que irradia la naturaleza.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Espero que las castañas no sean metafóricas... prefiero las que se comen.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran literales. Las otras no entran en mi mente desde hace mucho pero es cierto que la realidad me ha recordado otro tipo de castañas que ni tolerable ni entiendo ni quiero entender.

      Un beso, Toro. Feliz domingo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.