jueves, 15 de abril de 2021

Anacronía, analepsis en jueves

 


Siguiendo la iniciativa de Mag, la trastienda del pecado, mi aportación es la siguiente

Con sus cuarenta y tantos años bien llevados, su hija ya viviendo sola, y con un trabajo estable, y en una familia convencional, nada le había preparado para llegar a la UCI como llegó. Sin aire, boqueando como un pez en una pescadería. Cuando despertó supo que la vida continuaba. Se sorprendió cuando una auxiliar le preguntó qué fue de Joan, el nombre tatuado, aunque entendía la razón de su curiosidad.  En ese momento recordó con precisión de cirujano una tarde lejana. Con aquellas sábanas arrebujadas en una cama como ring de boxeo, y a ella misma, volando en pequeñas muertes, casi levitando con el rubor en sus mejillas, y ese pecho de Joan, abierto de amaneceres para conquistar. Rememoró el instante en que decidieron ir al tatuador, y cómo, cogidos de la mano, entraron en la tienda. Era una estupidez poner un nombre, lo supo siempre, pero fue ella quien insistió, con aquella ebullición pasional aún por sus venas.

Joan, aquel primer amor de juventud volvió, enconado, a su mente. Lo que durante más de veinte años había esquivado, recordar, aparecía por arte de magia, mientras unas lágrimas resbalaban lentas por sus mejillas. La baja espalda había sido el lugar elegido para tatuarse el nombre de quien, pocos meses después, fallecería en un accidente de moto. El marido consoló el llanto de Laura, atribuyéndolo a la emoción de haber sobrevivido al Covid, intubada y boca abajo.

Palbras:235

Más relatos jueveros

91 comentarios:

  1. Las lágrimas pueden obedecer a distintas causas y no siempre es fácil descubrirlas, sobre todo para alguien ajeno al verdadero motivo de las mismas. Yo me pregunto si el marido no vio jamás ese tatuaje en la parte baja de su mujer y no le preguntó, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep , yo creo que no le haría mucha gracia , pero por amor
      yo creo que no se lo tendría en cuenta , ya que es de suponer que él antes de casarse con ella , el también habría tenido otra novia antes , y no se había tatuado su nombre ¿No crees? perdona Albada , pero es que me a hecho gracia el comentario de Josep , besos de flor.

      Eliminar
    2. Seguro que lo conocía, si bien no sabemos qué tanto explicó ella de Joan, o si puso a su hija de nombre Joana y estaba pendiente de añadir una a final :-).

      Un abrazo, Josep Mª

      Eliminar
  2. Hola Albada , muy bueno tu relato me a gustado mucho , pero lo que estoy viendo últimamente en los blog , es el gran protagonista del momento el dichoso covid-19 , y digo yo , esto es una opinión ,¿no podría estar en la UCI intubada por una operación de riñón o de pulmón? este virus va a ser más famoso que la "Lola flores de España" besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las UCIS en esa posición hay otro tipo de enfermos, además de afectos pro Covid, lo sé, pero desde hace un año se ha conocido como una postura que mejora la respiración, y por esta causa. Me fui a lo facilito, Flor :-)

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  3. Original y con humor, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no falte un puntito de humor, por si acaso :-)

      Un abrazo, Rafael

      Eliminar
  4. Excelente relato amiga Albada, este virus es fruto de inspiración, sale por todos sitios hasta en el plato de la comida.
    Es un placer leer tu imaginación y creatividad a todo sacas buen partido, da igual de donde sea.

    Un fuerte abrazo y feliz jueves Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la postura lo ponía a tiro para ese tatuaje inventado. Muchas gracias.

      Un abrazo, y vamos a por una tarde bonita, sin virus por ahí

      Eliminar
  5. El tatuaje le recordó ese amor y ni tan siquiera en los momentos mas difícil pudo olvidar el porqué de él. Emociones y sentimientos unidos por un nombre.
    Un abrazo y me ha gustado mucho, mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ella no se veía el tatuaje y pudo olvidar, o quiso olvidar, ese ayer, que le regresa de golpe. Era mi idea.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  6. Este relato tiene mucha tela.
    Desconocemos las emociones de quienes nos rodean y si supiéramos la verdad no dudo de que muchas veces nos sorprenderían.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco di pistas de si ella habái hablado mucho o poco de Joan al marido, tal vez no, porque ella misma quería olvidar.

      Un beso

      Eliminar
  7. Alguien importante en su vida que tras fallecer, creo que se vuelve todavía más especial. El tiempo no siempre borra las cosas y menos a las personas.
    Muy buena idea con el retroceso al pasado y regreso al presente de manera rápida.
    Mil gracias por sumarte a mi convocatoria y espero disfrutes de una estupenda tarde.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy rápidamente se va al pasado y regresa la presente, porque es la figura narrativa y porque así lo imaginé.

      Muchas gracias. Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  8. Al menos los recuerdos son íntimos, personales, muchas veces huidizos y, a la vez, persistentes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueden ser recurrentes, cada otoño, por ejemplo, pero ocurre.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Concuerdo con Mag, las personas siempre están, con los motivos que sean, acá es un amor. Y mas allá de lo anecdótico del tatuaje, me gusto como lo resolviste.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tatuaje era la pieza que faltaba para regresar al pasado, y me vino la mar de bien. Hay amores que nunca, que jamás mueren

      Un abrazo y a por una tarde plácida

      Eliminar
  10. Un recuerdo que no se olvida y un pasar la maroma una vez más.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a Laura no queda de otra, ese recuerdo que invade su hoy, volverá, seguramente, más veces.

      Un beso

      Eliminar
  11. Mejor para el marido que no entendiera porqué lloraba la protagonista. A veces es mejor así, dejar pasar algunas cosas, igual él seguramente no llegó virgen al matrimonio. Digo yo.

    Un abrazo, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Josep Mª lo cuestionaba, pero tal vez ella habló poco de Joan. Era el pasado, que no podría reabrir, por la muerte de él. No sabemos mucho más

      Un abrazo, Myriam

      Eliminar
  12. Un relato incardinado en la tremenda pandemia que nos asola y que da pie a cumplir con el tema propuesto para este jueves haciendo un flashbasck al escuchar una pregunta de la enfermera que la cuidaba , sobre el tatuaje de un nombre en su piel y que sólo ella sabe el origen de sus lágrimas.
    Muy bueno, buenísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la gracia. Un flashback, por algo que ella y pocos más saben de verdad. Porque el marido habrá visto, seguro, ese nombre, pero tal vez no sabe mucho más de ese ayer.

      Un abrazo, y a por una tarde que te llene

      Eliminar
  13. Un bello relato amiga Alba, ciertas cosas que hemos vivido de jóvenes y no tan jóvenes difícilmente se olvidan, ese tatuaje por algo se lo puso y ese algo tuvo que ser muy especial.
    Un abrazo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería muy especial, estoy segura, porque ponerse un nombre es apostar sólo por la eternidad de esa sensación amorosa. Es ser iluso.

      Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  14. Albada un relato lleno de ironía, amor, tristeza, destino, sonrisas y lágrimas.

    Me ha gustado mucho, un texto que deja regusto para reflexionar.

    Un abrazo.💚

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En poco espacio cabe un momento en una plata de hospital. La de instantes parecidos que hay cada día, de hecho, que son historias enteras, dignas de ser contadas, más que esta inventada.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  15. Hay tantas formas de perpetuar un recuerdo, como un tatuaje por ejemplo, pero es realmente en el interior donde va tatuado a fuego.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si duda, los tatuajes no me gustan, la verdad, y con nombres me resultan incomprensibles, porque el recuerdo pervive, o muere, por dentro.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  16. Hola Albada.. La verdad es que no soy mucho de tatos, pero una cosa si reconozco, es una manera de tener un recuerdo íntimo y más si es un tato de amor.
    Cuando recuerdo o veo es posición que hay que estar durante días y días para luchar contra el Covid, me esgarrifo, me lo ha explicado un amigo que sobrevivió ese trance y es terrorífico.
    Magnifico relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me son ajenos eso de los tatus. El Covid se supera, o no, pero a veces se supera de una manera tremendamente pesada. El juez Garzón, por ejemplo, me sirve de referencia, y un amigo muy preciado.

      Porque pase esta pandemia ya, de verdad. Un abrazo

      Eliminar
  17. Lo cierto es,que es una historia muy emotiva, y ya fuera de si llegó a la UCI por el covid, pienso que nadie estamos preparados para ello.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie, ni por Covid ni por un infarto etc. Aquí era una regresión temporal, por una tatoo, pero podía ser cualquier cosa.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Tremenda historia...! Nunca estamos preparados para aceptar la pérdida de nuestros allegados. Tampoco para hacer frente a un revés como el que cuentas, y el que tantos han tenido que afrontar en esta pandemia que nos ha tocado vivir. Tantas vidas truncadas... Es todo tan... ufff, no tengo palabras.

    Muy bueno tu texto, Alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He usado el Covid pero podía ser cualquier suceso impactante e inesperado. Ahí hay recuerdos que estaban casi enterrados, y reviven. Con esta pandemia se han ido muchas personas, cuyos familiares recordarán este virus michos años.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Que buen cuento. Con cuanta facilidad vuelven los recuerdos, una imagen, un olor o un simple nombre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, pude ser un aroma. Por supuesto, y vuelve el instante aquel, cómo es el cerebro ¿verdad?

      Eliminar
  20. El recuerdo de aquel amor tatuado aflorando en forma inesperada... gran mezcla de sentimientos debe de sentir la pobre en esos momentos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginé recordando, pero de hecho agradeciendo esta viva. Sería un momento poliédrico.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  21. Oh Albada, qué emocionante. Me encantó,me enamoró... realmente sensible y tierno.
    Un relato para recordar, te iba leyendo y ante mi,aparecían las imagenes que tenía en mi fantasía... GRACIAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es perfecto, si pudiste imaginar. Eso es que logré en parte expresar un momento. Muchas gracias.

      Un abrazo, Carmela

      Eliminar
  22. Un relato que cabe de todo en un momento dado. Ya que dejas al lector que lo trence como quiera. Los tatuajes me parecen superficiales y la verdad si uno tiene que pasar por la UCI, nadie sabe lo que puede pasar.

    Abrazos gigantes, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasar por una UCI es estar con una ruleta rusa en la mano, así que son momentos, o días, en los que se reviven muchas cosas. Seguro se hace balance también, y en muchos casos se cambia, se mejora.

      Un abrazo, Joaquín, y feliz día

      Eliminar
  23. Excelente relato, Albada:

    Da mucho juego. Permite reflexionar hondamente sobre las relaciones, la enfermedad, los momentos cercanos a la muerte.

    Me parece genial tu texto. Creo que podrías desarrollar una novela con estos personajes y elementos.

    Enhorabuena
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el retrato de un momento, de unos minutos tal vez, pero por supuesto puede llevar detrás unas vidas que merecen ser contadas

      Un abrazo, y muchas gracias,

      Eliminar
  24. después del paréntesis que supone una enfermedad de cierta gravedad, las vivencias pasadas se ven casi como pertenecientes a otra vida anterior.
    y los fantasmas del pasado pueden volver a la mente cuando uno menos lo espera...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, en esa etapa de vulnerabilidad los recuerdos vuelven a la mente, seguro, y hasta los proyectos se revaloran.

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Sentires muy bien entremezclados e interpretados por cada cual según los datos que posee. Cuánto te han dado de sí las 235 palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí ha habido bastante meollo para pocas palabras. Es verdad :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Me dijeron por ahi que las feas y viejas no podran escribir mas Que pena

    ResponderEliminar
  27. Tras vente años de UCI, bien se entiende el llanto. Hubo un par de muertes con esa moto. Para Lázaro tenia el destino otros planes. Todo escrito en el pergamino de la espalda, como un texto bíblico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, pero hay renaceres que merecen ser. Aquí el nombre fue el detonante, pero podía ser cualquier cosa.

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  28. tatuajes? los del alma, esos si que son indelebles e imborrables, son los que más duelen y que nos producen lágrimas secas. Me ha gustado ( como siempre ) tu historia, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los que valen, que no se ven, y no caducan

      Un abrazo

      Eliminar
  29. Hay formas de perpetuar un recuerdo y tus protagonistas no dudaron en escoger la más firme y duradero. Muy bien llevado todo el tema, haciendo firme el motivo de esa estancia en la uci que desveló todo lo sucedido.
    Besos Maripau.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apreció una buena manera de que ese tatuaje se volviera presente. Me alegro que te gustara.

      Un abrazo. Feliz finde

      Eliminar
  30. Respuestas
    1. Yo a Laura la imaginé muy bella, pero claro...la belleza es algo personal :-) Un abrazo

      Eliminar
  31. Riesgos añadidos al Covid: los tatuajes nominados. Mejor ser cautos con los tatuajes, que saben mucho de traiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saben la intemerata. A mí me parecen un recurso nada apropiado para nombre alguno.

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Si a ti te ha encantado mi forma de volver atrás con Gumersindo, la tuya no tiene nada que envidiar a la mía en absoluto. Además, tocas lo que por desgracia se sigue viendo en los hospitales con esta maldita pandemia. Me quedo con la recuperación de recuperación de Laura y a añoranza de aquel amor :)

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estilos diferentes, pero sí. Pues porque el Covid deje de dar sorpresas y malos ratos.

      Un abrazo, Mar

      Eliminar
  33. Oi alba, desejo muita saúde para você e sua familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deseo que el Covid no afecte a nadie de tu familia. Un abrazo

      Eliminar
  34. Un romance que la dejó marcada en más de un sentido.
    Y como efecto secundario de la epidemia, alguien se lo hizo recordar.
    Muy bien contado y acorde a este jueves.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, la dejó marcada, si bien tuvo la mala idea de tatuarse ese nombre. Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  35. ¡Espléndido!
    Es imposible no emocionarse con tu protagonista y aplaudirte a ti.
    Besos ☺️

    ResponderEliminar
  36. Fiuuu menos mal que el marido no supo porque lloraba, si no ni la Virgen del Chongo Parado la habría salvado :)

    UN beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay llantos que es mejor no darle nombre propio.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  37. Cómo un viejo amor resucita en los momentos mas cruciales y los demás no saben por quién asoma tu llanto.
    Un micro relato lleno de actualidad y emoción a flor de piel, tatuado en el recuerdo.
    Feliz día.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Así era, en mi mente, ese renacer doliente de un recuerdo

      Un abrazó, y feliz domingo

      Eliminar
  38. Una pregunta resucita un gran amor. Que belleza de relato, me gustó.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pregunta no esperada. A veces, en la vida, así es.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  39. Hay recuerdos que nos asaltan en ciertas circunstancias por alguna razón que desconocemos, olvidar no es fácil. Me encanto este relato amiga, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvidar puede ser casi imposible. Muchas gracias, Sandra

      Un abrazo

      Eliminar
  40. La vida va dejando muescas en la culata que cada uno tenemos, no son buenas, ni malas, quizás son necesarias para forjarnos como personas. Adquirimos experiencias, ya es cuestión nuestra si queremos aprovecharlas, ignorarlas u ocultarlas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada camino de vida está hecho de un paso en un paso. Tal vez todos y cada uno eran necesarios.

      Un abrazo

      Eliminar
  41. revivio no solo de la muerte, sino tambien su primer amor.todo en un dia ¿que mas se puede hacer que llorar?
    besosss y abrazoss amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cerca de morir, en efecto, acaba recordando un amor muy especial.

      Un abrazo grande, amigo

      Eliminar
  42. que imagen mas bonita, y el relato muy intenso, que triste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen la proponía la anfitriona y es muy original. Salió el intenso, es cierto.

      Un abrazo

      Eliminar
  43. Y así es, recordamos capítulos de nuestra vida cuando estamos al borde de perderla, una historia que bien puede ser real.
    Me ha gustado como siempre.
    Abrazo para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera haber sido así literalmente. Porque es verdad, ante sucesos importantes, los recuerdos vuelven.

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  44. Por eso no llevo ningún tatuaje. Las personas se quedan grabadas en la mente (o el corazón) pero la vida da muchas vueltas y eso se queda ahí para siempre. Hasta para cuando no te acuerdas...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los tatuajes son indelebles, y la vida sigue su curso siempre.

      Un abrazo

      Eliminar
  45. Un relato muy bueno, creativo que emociona a la vez, por los recuerdos que dejsron huella y la tristeza. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy triste, pero viajar al pasado y acabar llorando, es habitual.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.