miércoles, 13 de julio de 2011

Albóndigas en el Simposium.Con C

Las albóndigas de "Cattering & Cia "hoy tenían un punto menos de acidez y un mejorado aspecto en el tomate con su romero.¿Se habrá jubilado el chef? ¿Su hija Rosa habrá tomado la decisión de medir las cantidades de materia prima? .Alvaro miró al comensal de al lado y…

..., sin dejar de masticar el manjar semiesférico que le había deparado el destino o el azar, descubrió en él un gesto oblicuo y contrariado. ¿Estaría pensando en algo parecido al aspecto,...
..O, simplemente ¿habría encontrado un pelo de origen indeterminado en mitad de ese amasijo de carne, pan rallado, perejil, ajo y huevos? Era un pelo oscuro y rizado lo que él mismo veía en la salsa. No. La chica empezaba a ponerse rojiza y abría la boca como pez sin agua
...Se había atragantado, sin duda. Miró a su alrededor y no vio a nadie dispuesto a ayudarla. Sin pensarlo, saltó sobre la mesa e, intentando recordar el cursillo acelerado de Primeros Auxilios al que asistió a regañadientes el año pasado, intentó, entre sudores y temblores,...
...agarrarla por la espalda y poner sus puños en el abdomen apretando fuerte. Ella tosía, Ël resbalaba en el charco de salsa de tomate y sin recordar el nombre de la maniobra de las narices empujó fuerte contra él y la chica al fin pudo expulsar...
...la causa de sus estertores, que no era una albóndiga, ni siquiera un trozo de patata. O, al menos, no se lo parecieron en ese momento. Aún entre espasmos, se dio la vuelta para conocer a su salvador, pero justo en ese momento, Álvaro...
...acabó resbalando del todo y se dio un coscorrón en la coronilla. justo ahora, que acababa de pagar 6.000 euros por el autotransplante capilar en dermoestética. Ella jadeaba, él lloraba del dolor pero aún así se dieron la mano para ayudarse a levantar y ...
...se levantaron, no sin esfuerzo ni sin las consecuentes manchas indelebles de tomate, entre las caras de estupefacción de sus jefes y de los miembros de la delegación de Ginebra, en viaje de confraternización, quienes no dudaron en inmortalizar el momento con sus...
...Ipods. Suerte que el delegado de Brontocelandia llamó al 112 para que pudieran hacer un reconocimiento de Álvaro y de la delegada portuguesa, porque en la ponencia de las 15 horas empezaron las carreras a los lavabos del hotel ...
…a causa de las albóndigas y su "extraño" sabor, y hubo que buscar soluciones de emergencia, como obviar el deplorable aspecto de la chaqueta de Álvaro y pedirle que preparase en escasos minutos un discurso sobre "Tractores de última generación y su influencia en el devenir de...
...la agricultura sostenible". Las colas para los aseos no respetaron sexos ni edades, religiones ni etnias y cuando "por motivos ajenos a la voluntad de este Simposium" dieron la jornada por acabada Álvaro y Rufina eran de los pocos que se encontraban bien. Cogidos de la mano
...enfilaron calle abajo, y nunca más se supo de ellos. Las malas lenguas dicen que se diluyeron en el espacio-tiempo en mitad de una espiral multicolor de folletos de tractores. Las buenas dejaron de existir ya hace demasiado tiempo, al menos en los simposios agrícolas.
Y dicen que comieron perdices y fueron felices alejados de la comida prefabricada. Gracias cronopio 36 por este rato, que tal y como está el mundo la sonrisa vale más que el barril de crudo. Un abrazo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.