domingo, 18 de marzo de 2012

Diseñar la mañana

Estaba diseñando su amanecer con un carboncillo, una sanguina y las manos lavadas con el agua de rosas del último sueño que recordaba, chutando una pelota en la playa. Se puso a ello con el mismo empeño que ponía en apurar los minutos de la noche, esos momentos donde los sueños quieren entrar de puntillas, y uno es incapaz de distinguir la realidad del mundo onírico. En ambos momentos de duermevela dejaba que los segundos se deformasen a su libre albedrío, dejando que trajeran con ellos lo que tuvieran a bien llevar consigo.

Vio la luz clareando por los cristales, los haces de luz tímidos aún removiendo las incisiones de la persiana. Se concentró en los sonidos que llegaban de la calle, en las señales de su cuerpo iniciando un desperezarse lento cuando oyó la rodilla, con ese "crick" tan sonoro como otros previos, pero con una intención incisiva que no le había conocido antes.

Al intentar colocarse bajo la manta, el dolor era intenso y el diseño del inicio del día quedó aparcado. Cuando iba por la tercera vez del mismo ejercicio, con poco alivio pero con el mismo sonido en cada extensión, él estaba sentado en la silla, observando con su voz templada, que la inflamación era notable.

Se pusieron a diseñar entonces, una mañana con llamadas telefónicas, una excursión al congelador y una visita al centro de salud. Como siempre, cada jornada comenzaba improvisando el día.

La vida entra en escena, al margen del guión.

9 comentarios:

  1. Ante un amanecer cargado de esperanza e ilusiones, se nos muestra un día cargado de triste realidad. La vida cotidiana con sus dos vertientes, sin poder agarrarse a una sola. Pero con ganas de afrontarlo con firmeza. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas ganas de encontrar la forma de encarar las cosas. Esa forma de entender que todo es bienvenido, porque todo va y viene, como una barca de feria.
      Un abrazo Alfred

      Eliminar
  2. La realidad por cocer casi siempre se encuentra con la cruda realidad, que suele fastidiar nuestras mejores perspectivas. ¡Qué decir de las rodillas! Suelen hablar solas, con ese lenguaje chasqueante que uno ya conoce sin haberlo estudiado. Un click, aviso. Doble click, molestia. Click after click, dolor, impotencia funcional, desequilibrio esquelético, paracetamol, ibuprofeno y reposo hasta que la rilla se harte de hablar sola.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El menisco y los soniditos.
      El soliloquio de la rodilla, sin tener a mano un diccionario rodilla-lenguaje.
      Dialogar algún rato, por señas, con ella.
      Imitar el sonido cuando respondes a la pregunta - "¿qué notas?".

      ...Esas aventuras de una articulación díscola, fuente de múltiples textos. Para sinfonía anda escasa de tonos pero cualquiera se lo dice!!.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Donde dice rilla debe poner rodilla ¡No me acostumbro a teclear con el dichoso Ipad!

    ResponderEliminar
  4. Creo que lo más importante es despertar cada mañana con las ilusiones intactas. Ya se encargará la propia existencia de llevarnos al lugar que nos corresponde.
    Un abrazo Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El plan de ruta se va construyendo con el paso de las horas.
      El concepto de " ilusiones intactas" se ha de buscar cada mañana, estoy de acuerdo contigo en esa actitud.

      Un abrazo Cormorán.

      Eliminar
  5. Albada te dejo un saludo y a su vez, curiosee en dos entradas al azar y me ha gustado lo que he visto. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibido y disfrutado el saludo.
      Me alegra que te gustase. Porque debes considerarlo tu casa. Un rincón donde siempre serás bienvenida.

      Gracias!

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.