domingo, 9 de septiembre de 2018

Adiós verano adiós II


Atrás queda la playa, los juegos, el relax. El unicornio con arco iris se desinfla. Los cisnes rosas pierden el aire, casi siempre con la ayuda de brazos y piernas que se usaron antes en nadar por el azul del mar, o en hacer castillos de arena que, efímeros, nos regresan a la infancia. Los cuadernos,  el trabajo, el gris de las rutinas regresan. Puntuales a la cita tras las vacaciones.


Añado que un estudio reciente concluye que tres semanas de vacaciones como mínimo, es más sano para la salud a largo plazo que los cambios en cuanto a adoptar  hábitos saludables (dieta y ejercicio). Me hace pensar si no necesitamos volver a  la infancia, en el contexto que sea, el de la lectura sosegada, en el de los viajes, sea a la montaña, al mar o en empaparnos de arte   las pupilas. Se recargan las pilas. Buen regreso a todos ;-).

39 comentarios:

  1. Creo que lo de volver a la infancia es algo vital.
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que buscamos, regresar a donde fuimos felices, y en vacaciones, era cuando más libres y felices nos sentíamos.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Volver a la infancia sería muy bonito, en invierno y en verano. Por aquí todavía sigue haciendo bastante calor, y eso que el tiempo anda con tormentas.

    Besos Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí hubo unas tormentas de campeonato. Sin embargo hoy estuve en Salou y las playas estaban llenas, y el sol hacía mella en la piel. En invierno se era feliz con juegos de mesa, deberes tras el cole y complicidad con los compañeros. Sin olvidar las castañas asadas en cucuruchos calentitos :-)

      Un beso, Rafa y gracias por tu lectura

      Eliminar
  3. Un poco de verano, hace que todo el año valga la pena, dijo un corazón agradecido.

    Un Abrazo va temblando de alegría como leve mariposa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco de verano, de risas, de asueto. Sin relojes, ni frío en las manos. Siempre es un gozo saberse vivo, jovialmente vivo.

      Un abrazo que va, en este momento, envuelto en nubes oscuras, cuando la oscuridad va entrando de contrabando por las persianas.

      Eliminar
  4. Felicidades Albada, que comirnces con energia. Por aqui en el fin eel mundo todavia nos falta mucho para las vacaciones. Un saludo.

    Mariarosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy en día no hay fin del mundo, querida Maria Rosa, sino las estaciones contrarias, así que las vacaciones y el calor llegarán, antes, seguro, de lo que imaginas hoy.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Igualmente Macondo, que tu regreso a lo cotidiano no sea rutinario ni gris, sino alegre y plagado de sonrisas.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. El final del veraaanooooo.... y tú partiráaaaaaaaaasssssssssss....

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Canción de hace unas décadas y que puede repetirse cada verano :-)

      Un beso

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Lo bueno, esa libertad, ese no usar reloj se acaba, claro. El descanso anual sirve para reponerse, y está acotado por el tiempo.

      Un beso y feliz lunes

      Eliminar
  8. Creo que digo adiós al verano y me vuelvo a la infancia con mi cartera nueva, mis lápices, mi plumier, mis cuadernos y hasta el uniforme, si es necesario.
    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora lo vemos así. Ese regreso al cole y los amigos como algo bonito. La realidad es que tanta y tanta ilusión no nos hacía :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Sí, viene bien tener un descanso de al menos 15 días, para desconectar de todo :)

    Espero que lo hayas pasado muy bien.

    Muchos besos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos descansos van sensacional, aunque no se salga del lugar donde uno reside. Implica un cambio de ritmo, un alivio para los relojes y las imposiciones.

      Deseo que haya sido un tiempo precioso para ti. Un abrazo grande

      Eliminar
  10. Es cierto: se cargan las pilas para todo el año y se retoman las obligaciones de mejor manera... los que tienen obligaciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las rutinas desgastan, el ánimo sobre todo, así que romperla, desconectar de ella unas semanas, es muy reconstituyente para retomarlas.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Nada igualable a ser dueño de tu tiempo.

    Manejar los horarios al propio antojo.

    No tener nada que hacer que no sea lo que nos apetece.

    Mas que vacaciones a eso le llamo vivir.

    Que menos que tres semanas al año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir sería eso, sin duda. No atenerse a horarios ni a imposiciones sería el estado de bienestar deseable. Sin embargo, fíjate, los parados que no pueden trabajar se enferman, claro que me imagino que que por las incertidumbres.

      Ser dueño del tiempo es un lujo que no sabemos valorar, ni siquiera cuando trabajamos, y es un error. Un abrazo

      Eliminar
  12. Deberíamos recurrir a la infancia con más frecuencia. No sabemos lo mucho que nos perdemos por no mirar y vivir, a veces, a través de esa mirada pura, nítida y despreocupada.

    Y completamente de acuerdo. Mente y alma necesitan al menos una vez al año esa recarga de energía, y reseteo para la vuelta a la rutina.

    Un abrazo, y feliz semana, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recurrir ala infancia, perfecto lema cuando los ojos se cansan de saber qué nos espera uno y otro día. De niños vemos lo posible, lo que no hace gozar.

      Descansar de la rutina es terapeútico. Es la mejor inversión. Un abrazo grande

      Eliminar
  13. El verano también recarga sus propias pilas. Ahora va despareciendo del mundo (dormirá una siesta, irá a pasear, a vacacionar por ahí) para reaparecer con aires renovados por este lado del hemisferio a fin de año. Ay Dios, lo que se nos viene!
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, el planeta necesita de periodos de floración y de espera. El verano, con sus calores, pronto estará en el hemisferio sur, y nosotros estaremos con el abrigo. Son los ciclos de las cosas, la renovación periódica, la compensación que implican las estaciones.

      Un abrazo grande, Julio David. Feliz martes

      Eliminar
  14. No vas a creer pero no me gusta nada el verano.
    Será que Buenos Aires es muy pegajosa y la gente se te acerca...y ahj
    Quisiera vivir un verano en la playa, completo. Como cuando tenía tres meses de vacaciones en el colegio.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas vacaciones del colegio de tres meses son las mejores. La humedad de Buenos Aires seguro que hace que el calor haga sudar y sea muy pesado. Yo veo el inconveniente obvio al verano, que llega un punto en el que no te puedes quitar más ropa, cosa que en invierno, el frío te deja siempre la opción de otra capa más, como cebollas. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Este verano... tan distinto... tan extraño... tan largo... y ... buf... mejor no pensar en los meses que siguen, sino mejor pensar en la infancia, ella nos trae lo mejor, sin lugar a dudas.

    Bienvenida a la normalidad.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay veranos, o tiempos de ia vida que se hacen muy largos, porque implicaron una dureza anímica o física enorme. Como dices, cuando pasa ese tiempo hay que recuperarse todavía, resanar heridas, y volver a caminar.

      Bienvenida siempre. Un beso grande, dulce María

      Eliminar
  16. Hola Albada Dos , yo pienso que esto del estrés post vacacional , es cosa de lo acelerada que va la sociedad , ya que con eso de que tenemos que ser productivos y competitivos con nuestros competidores , ya no tenemos tiempo para estar con la familia , los hijos y vivir un poco más tranquilos , ya que parecemos conejillos de indias , esto esta es mi humilde opinión , pero yo creo que esto es así , te deseo una feliz mañana besos de flor

    Pensé que ya había pasado a verte , ya que últimamente se me acumulan las visitas.... ainssss señor , jjajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, vamos estresados todo el año. Cuando coincide la vuelta de vacaciones con la entrada al colegio de los hijos, yo pienso que más que estrés post-vacacional es estrés por mochilas, libros, equipamiento para ellos, y los impostes de materiales lo que nos agobia más que volver al trabajo.

      Vamos como conejo de Alicia todo el día. Una pena poder disfrutar poco de las pequeñas cosas del quehacer diario. Un abrazo grande

      Eliminar
  17. Hola Albada Dos ya viste que soy de veranos y me resisto a dejarlo marchar, quizás sí es ese retorno a la libertad de la infancia o sobre todo ese disponer del bien tan escaso que es el tiempo y dedicarlo a aquello que nos apetece, cuándo y cómo nosotros queramos, lo importante como bien dices es disfrutarlo.
    Besos de vuelta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No somos conscientes del tesoro que es ele tiempo. Es lo que nunca vuelve, así que disfrutar de los tiempos de goce es fundamental. Aquí tenemos un mes de vacaciones pagadas por año, y creo que es importante usarlo en realmente descansar sin relojes.

      Besos, Conxita. Feliz viernes

      Eliminar
  18. Desconectar es tan necesario..., sobretodo porque vivimos en una rutina en la que hemos perdido completamente la pasión por lo que hacemos a diario.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES cierto. Si lo que hacemos a diario nos siguiera motivando, nos siguiera llenando de sentido, no sería tan necesario.

      Un saludo

      Eliminar
  19. El verano con ese calorcito y disfrutar de los días largos en la playa, el campo o simplemente bajo una sombra en un parque es muy agradable. Ya ha llegado el otoño y es una estación para disfrutar de los colores que tienen, los arboles de verdes se vuelven rojizos ,ocres y amarillos. Se caen las hojas que forman paisajes alfombrados multicolor. Abrigarse un poco más y disfrutar de esos paseos por el monte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una época muy bella. Aún no hace frío de verdad y los bosques se visten de paletas imposibles en los follajes. El verano nos deja esos instantes de mar y de sombras deseables, pero el otoño tiene un encanto indiscutible. Intentaré ir a Ordesa en unas semanas, y espero llenarme de colores ocres, y rojos, y amarillos.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.