viernes, 21 de septiembre de 2018

La mujer de rojo

Foto de Google 


Desde que su esposa e hija murieran en un accidente de tráfico, por mucho que el conductor borracho que chocó contra su Seat Panda esté ingresado en la cárcel, Joseba no puede dormir. El accidente fue hace dos años, pero el intrépido ex conductor de buses no ha podido afrontar la situación, ni se ha rebajado a pedir ayuda. La soledad de su cocina, sin ellas, las noches, con las pesadillas, sin ellas al despertar, le llevaron a una decisión que encontró viable, y que de hecho, le  ha calmado el alma y menguado la desesperación .

La ruleta rusa funciona perfectamente. Si no se mataba interpretaba que todavía tenía algo que hacer, así que ha seguido su vida normal, sin comentar con nadie su macabra solución a una vida sin ellas. Alguna vez añora que su hija no les diera un nieto, pero tampoco está seguro de que su existencia hubiera sido determinante. Cada lunes, temprano, con la  casa limpia y recogida, hace su demostración de aceptar el destino del tambor de esa Smith & Wesson calibre 22. Lleva casi un año con el juego de muerte o vida, y su sentido de la realidad le anda murmurando  que pronto acertará a matarse, porque la suerte y el azar tienen sus propias reglas, pero entretanto, cada lunes sale a manifestarse por una pensión digna. Luego, acabado el acto, se va de tapeo, de pintxos,  al Sorginzulo, y sigue por la Plaza nueva, hasta regresar a su piso en Indautxu.

Esta mañana, primer lunes de otoño, se despertó con buen ánimo. Las pesadillas van menguando en intensidad y hasta creyó haber dormido la mar de bien. Ha recordado, de manera vaga, la imagen de una mujer, vestida de rojo y de mediana edad, que entre otros paisanos había acudido a la manifestación semanal por las pensiones  del lunes día diecisiete y cuya sonrisa le había cautivado. Hace girar la rueda del tambor, amartilla el gatillo y coloca el cañón en la sien. Sólo cuando oye un trueno en su cabeza recuerda que no le ha ha pedido ningún dato a la mujer de rojo, pero la buscará, se dice. Luego, la oscuridad le engulle. 



40 comentarios:

  1. Respuestas
    1. La vida a veces permite esos avatares horribles poniendo a prueba a quienes, ni que sean vascos, han de luchar contra la vida misma.

      Gracias. Un beso, Alfred

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hay muchas maneras de enfrentarse a las tragedias, y mi protagonista optó por el juego macabro. Pero creo que es la peor opción. Por él y quién sabe si por la mujer de rojo.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Muy bueno!
    Personaje interesante la mujer de rojo...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca sabremos quién es esa mujer, pero me temo que Joseba podía haber cesado de jugar por ella.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Joder vaya tela y menuda tragedia; eso sí qué es pender la vida de un hilo. Por cierto sino recuerdo más creo que hay una película que se llama "la mujer de rojo".

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el título me sugiere una peli del 84 famosa, pero lo he usado porque queda ahí, como una esperanza :-)

      Besos, Rafa y feliz sábado

      Eliminar
  5. Jo.... qué relato!!!
    Qué historia!!!
    Estremece.
    El relato es muy bueno.
    Está muy bien escrito.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faltaría saber de dónde surge esa mujer, qué historia quedó inconclusa, pero quise ese final,

      Gracias Toro. Un beso

      Eliminar
  6. Interesante relato, la idea es soberbia, y el final estremecedor, pero es el que correspondía. Por mi te mereces un aplauso y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final podía ser una liberación, pero me pareció más sugerente que quedase en el aire, entre el trueno ensordecedor. Creo que es un calibre muy pequeño y no sería un ruido tan grande, pero bueno.

      Un abrazo y gracias, ESter

      Eliminar
  7. Dios me libre de tal experiencia porque tu relato es tan real, que puede sucedernos a cualquiera y de ahí ese miedo a lo que pueda suceder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería horrible llegar a al conclusión de que no hay futuro, que no se imagina, pero hay tragedias así. Los accidentes se llevan por delante en ocasiones a toda la familia, dejando desolado al superviviente.

      Gracias, Buscador. Un abrazo

      Eliminar
  8. Y si ya se sentía algo mejor, si ya tenía una ilusión en la mujer de rojo, cómo no dejó ese macabro juego? Una cosa es encontrar la muerte y otra buscarla. Buen relato.

    Un beso dulce y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que mi personaje no fue consciente de la mujer de rojo hasta el último momento, tarde, en este caso. Porque si hubiera confiado en lo que había sentido, ese lunes no habría jugado, estoy de acuerdo.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  9. Quiere y no quiere vivir, o bien desea y no desea morir. Alterna una vida normal con ese macabro juego de los lunes. Parece que la vida quiere darle una nueva oportunidad y acaba desechándola. Una contradicción que muchos, en su lugar, sentirían.
    Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea. Por perder la esperanza, es absurdo perder la posibilidad de volver a tenerla. Hace un juego, bestia y absurdo sin duda, y si bien le tranquiliza de alguna forma, y ahí pensé en Herman Hesse, le impide, en el último instante, poder vivir.

      Un abrazo Josep Mª y feliz finde

      Eliminar
  10. No podía haber otro final, en ese impactante y desesperante,(por falta de esperanza),relato.
    A la vida hay que darle la posibilidad de evitar el último disparo.
    Enhorabuena y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la vida hay que seguirle dando vida, pero a veces no se ve la salida que pueda llamarse así. El último suspiro, que nunca sea un disparo, sin duda.

      Un abrazo y gracias Juan L.

      Eliminar
  11. Con una capacidad de tambor de diez balas, jugando una vez a la semana, tendría que haber muerto más de una vez al mes, por lo que la fortuna había sido muy generosa con él. Y justo cuando más le hacía falta, la ley de probabilidades se hartó de mirar para otro lado.
    Tan bueno como duro el relato. Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho él ya sabe que estadísticamente se la está jugando, nunca mejor dicho. Cada lunes hace girar el tambor, pero es verdad que la suerte, en este juego le ha sonreído.

      Gracias, Macondo. Un abrazo

      Eliminar
  12. ¡¡Oh!! Me has estremecido. Ya esperaba el final, pero lo cuentas de modo que igual me ha estremecido. Me gusta mucho. Me recordó una resolución que me fue muy útil. Yo pasaba por lo que llamó la peor temporada de mi vida: pasaba mucho tiempo en la cama, tapada completamente, deseando estar muerta (que no es lo mismo que desear morir o desear matarme) y un día de los peores hice algo así como darme por muerta y resolver que en tanto mi cuerpo estuviera vivo, "viviría". Creo que puede parecer sin sentido, pero de algún modo me salvó la vida :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho son estrategias de escape. Porque morir no tiene vuelta atrás. Otra opción es la usada por Herman Hesse en el "lobo estepario", creo, poner fecha a la partida voluntaria, y eso puede hacer llevadero lo que va llegando, pero como la mente acabó por decirte, mientras el cuerpo sigue vivo, no más que seguir pedaleando. Porque se avanza, en alguna dirección.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Sí puede pasar, de hecho no sería una novedad. Los ahorcados, que los hombres suelen ser brutos para eso, detrás guardan tragedias parecidas, la pérdida de seres imprescindibles en la vida, y cada uno busca su propia estrategia.

      Un abrazo

      Eliminar

  14. Me lograste causar cierta impresión, menos mal que cualquier parecido con la realidad, es pura ficción.
    Un abrazo efusivo y un-be-so-en-tu-ser

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia no es real. Posible pudiera pero hay que tener agallas, y un revolver para proponerse ese juego. No sé si más agallas o menos que seguir viviendo y recomponer el presente de ese hueco inmenso. Se habla del suicidio como de una cobardía enorme, pero no siempre lo veo así.

      Un abrazo grande, Guillermo :-)

      Eliminar
  15. Este texto refleja la esencia del relato, dos o más historias que se entrecruzan, y que decir tanto del principio, que no augura nada bueno, como ese final apoteósico. Es bello, trágico, contundente y breve, nada sobra, todo forma parte de la historia, como debe ser. Es el paradigma del relato. Un éxito.
    ¡Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pitt. Pretendía hacer un muy breve relato que contuviera lo preciso, y con un final duro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Golpea este relato, es duro porque en el fondo uno sabe que esta es la realidad de mierda de muchos solitarios y de la que nadie está enteramente libre cuanto más años vamos cumpliendo y asumiendo.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nadie está libre de querer bajarse de ese tren que ya no controla ni le hace feliz. La tasa de suicidios en mayores es importante. Y te explico, el verano pasado pero más aún el anterior, se morían ahogados en playas muy planas, demasiados mayores de 65 años. Ignoro si por la crisis, la impotencia de pensiones insuficientes, el cargar con hijos y nietos...no tengo idea, pero este verano no se han ahogado tantos mayores. Y las playas cubren lo mismo, en le mediterráneo muy poquito.

      Un abrazo Julio David, gracias por comentar

      Eliminar
  17. Siempre es de agradecer tu visita y tu aportacion
    Muchas gracias
    Me encantan mi marido tiene una coleccion de insectos tropicales
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los arácnidos son inquietantes. Los insectos pueden ofercer tal variedad que hay para coleccionar como tu marido hace, por regiones.

      Besos Anna

      Eliminar
  18. Hola Albada Dos , vaya con el relato pensé que ya que había pasado el tiempo del duelo por así decirlo , pensé que había quedado con esta misteriosa mujer que le había sonreído , y mira tú por donde este viaje la pistola hizo su trabajo , dios que miedo me da imaginarme la escena , un relato muy bueno , y bien escrito contundente y duro , te deseo una feliz noche , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida está viva hasta que un cartucho, el destino es así, nos la siega. En el relato pretendía mostrar que aún en le pozo más negro puede brillar la esperanza, lo que pasó aquí es que Joseba se percata tan tardíamente que ya no hay remedio.

      Un poco es, gocemos de lo ese hoy que no sabemos si despertará mañana. Un abrazo grande

      Eliminar
  19. Buenísimo!! Qué tensión... Qué mala pata que vaya a suceder cuando podía haber cambiado su vida...

    Qué bien escribes!!

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy mala suerte que Joseba no cesase su juego cuando esa sonrisa envuelta en rojo le produjo una reacción intensa. Tentar ala suerte, en este caso de manera tan literal, puede tener esas consecuencias. Que la vida es la suma de golpes del azar, pero en este caso ha sido un apena.

      Un abrazote y gracias por tu lectura, siempre amable. Feliz día

      Eliminar
  20. Que trágica ironía, justo cuando encontró una razón por la cual dejar ese juego macabro, justo cuando volvió a sonreír, le tocó morir. En lugar de una mujer de rojo, La mujer de negro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería haber ido vestida de negro. Porque significa el túnel después de un rayo de luz. La ironía del destino, que suele ser así de cruel.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.