sábado, 8 de septiembre de 2018

La nena




La vi asomada al estanque, con intención de ver de cerca a un pez naranja y blanco, una carpa grande que a todos nos había llamado la atención por su tamaño y agilidad. En ese oasis artificial del jardín de Majorelle, ajena a sus padres, embelesados ellos ante unos cactus plantados con el mejor buen gusto, la nena se empeñaba en acercarse al agua. Fue escalando con la facilidad de los niños. Antes de caerse al agua, creyó haber visto la mano de una muñeca. De su muñeca.




33 comentarios:

  1. ¿Es un relato, un recurso literario? Me he quedado en suspense, tus finales son explosivos. Uff casi me voy sin dejarte mi abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final es abierto porque el carpo de la nena podía ser la visión premonitoria de su futuro inmediato, o una muñeca querida que sin saber cómo había naufragado en el estanque.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. No cayó al estanque, y de hecho, de haber sido así no se habría ahogado la cría, pero verla mirar y escalar me dio pie para especular.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Microrelato que bien lo podría haber firmado Alfred Hitchcock.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La intriga queda en la cámara delantera, qla que captaría la mirada de la nena, los bracitos hacia el agua, y un primer plano de una manita. Tal vez la suya.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Acaba bien, porque no pasó nada, pero qué tentador inventar una historia más allá de la curiosidad infantil anodina ¿no?

      Un abrazo, Rafael

      Eliminar
  5. Relato de una desgracia en primer plano.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imaginación, la mía en este caso, inventa una historia de un posible. Puede que la mano poderosa de un padre corriendo detenga el presagio de la imagen

      Un beso y feliz sábado

      Eliminar
  6. Tremendo. Las palabras justas para estremecernos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría haber estado más parca y exacta para provocar la inquietud que pretendía, pero intenté, en efecto, poner en situación, y dejar luego con final abierto

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Se le cayó una "y" a "creyó", o eso me parece.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para variar, me como letras. A veces son conjunciones o preposiciones, así que esta vez quedó "suave" el fallo :-). Gracias Toro

      Un beso

      Eliminar
  8. Intrigante y algo angustioso. la foto muy buena.

    Besos Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte que era de día, si no habría tenido más intriga y angustia. Gracias Rafa

      Un abrazo y feliz sábado

      Eliminar
  9. Qué bueno, querida amiga. En qué brevedad se puede decir mucho más de lo que se lee. Un trasfondo para pensar e imaginar. Quizá una premonición de lo inevitable, quizá… porque el final queda abierto y a disposición del lector.

    Me encantó. Y la foto muy buena.

    Un abrazo enorme, y muy feliz finde 😘

    ResponderEliminar
  10. Ufff si llega a ser real , vaya disgusto tan grande y es que algunas veces los padres se olvidan que van con niños , no hace mucho vi , como una madre corría detrás de su hijo calle abajo , mientras el padre iba tan tranquilo mirando el móvil , ahí queda eso muy buena foto , te deseo un feliz Sábado besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría haber sido real. Cómo no. Los niños se sienten atraídos por tantos imputs visuales que en dos segundos, en uno solo, se nos pierden. Ese padre miraba el móvil. Pues ayer una madre miraba un plano, con ambas manos, justo al final de una escalera, en un parque de atracciones. La nena, de dos años justitos, llevaba el bulto del pañal, bajó dos escalones y creí que rodaba el resto, por suerte volvió arriba con la madre, pero el susto me lo llevé yo.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Ouch. A veces dan ganas de tomarlos y ponerlos a salvo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hice el gesto de cogerla, porque me pareció en riesgo inminente. No pasó nada. Ni ayer con la nena del parque de atracciones, pero en un instante pueden desaparecer de la vista. Un programa que vi, con dos niños pequeños, me gustó un arnés en forma de mochilita de animal. De ahí salía una correa y me pareció un invento genial

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Eres la maga del suspense. Atrapas la atención desde el minuto uno.

    Me parece un intrigante y buen relato, enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. La vida está llena de instantes, de flashes que pueden acabar de cualquier modo. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Albada, amiga, lograste llevarme a la cima del suspenso. Déjame así, no me expliques nada.
    Saludo colombiano desde la distancia azul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gracia está en ese final abierto, tienes toda la razón. :-)

      Abrazo grande desde el otro lado del charco

      Eliminar
  14. Un final misterioso, que da para hacer la propia reconstrucción de los hechos.

    Los padres muy descuidados, ella muy valiente, como la mayoría de los niños... Y el final... Prefiero no contar lo que he pensado, porque me da mucha pena :)

    Un beso grande, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños son muy curiosos y hábiles lo que les hace imprevisibles. Se les vigila con cuatro ojos y aún así, en un segundo, se caen, o tropiezan, o se escapan-

      Un abrazote. Feliz lunes

      Eliminar
  15. Para peor ha de ser una niña muy sola, ya que arriesgarse así por el bracito de su muñeca... Algo parecido a lo que haría alguien por salvar a su mejor amigo del peligro.
    Te dejo un abrazo, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hijos únicos se han de inventar amigos invisibles o adoptar amigos entre sus muñecos. La nena seguramente tiene unos padres amantisimos, que no podrán cubrir sus necesidades de compañerismo infantil

      Muy buena tu reflexión. Un abrazo grande

      Eliminar
  16. Una niña abandonada a su suerte. Ojalá su muñeca pudiera echarle la mano que no le supieron dar sus padres. Un microrrelato muy tierno y sensible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una nena cuya postura hace pensar que puede caerse, por su propia curiosidad, infantil e insaciable.

      Mucha gracias por tu lectura. Un abrazo

      Eliminar
  17. Antes de nada preguntarte si la foto es tuya, me gusta tanto como tu tierno relato. Y es que da la impresión de que la niña se quiere tirar.

    ¿Continuará tu relato?

    Un beso enorme, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto es mía, sí. La realidad es que los padres estaban cerca, distraídos, como muchos padres hoy en día que prestan más atención a sus smartphones que a los hijos :-)

      Un beso, dulce María. Feliz miércoles.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.