miércoles, 28 de agosto de 2019

Mentiras en jueves

Tomado del blog de Juan Carlos, Y qué te cuento

Siguiendo una iniciativa de Juan Carlos, les paso este post, reeditado de 2011, pero que me ha parercido adecuado.

Buenas noches. Me ha costado venir a “ Sinceros Anónimos”. Me llamo Luis y fue mi familia  quien insistió en que debo asistir a esta terapia. Bueno…la poca familia que aún me apoya porque como bien sabéis, la sinceridad es muy difícil de sobrellevar. Como sincero compulsivo soy incapaz de mentir, aunque sea ligeramente, o incluso por piedad. Quizá con vuestra ayuda sea capaz de dar un giro a mi vida y solucionar mi problema.

Soy incapaz de mentirle a nadie, ni a propios ni a extraños, ni en temas trascendentales ni en cuestiones frívolas. Me parece inmoral y no puedo evitar ser sincero.

Tuve una novia que procuraba entender que esa sinceridad compulsiva yo no podía controlarla  pero tras varios meses me dejó. Dije que sí a la pregunta “-¿Estoy gorda?”, por citar tan sólo un ejemplo. Ya presentía que mis respuestas le dolerían, pero es que pensar en no decirle la verdad me provocaba un dolor de estómago insufrible. Durante mucho tiempo me consolé pensando que la culpa era suya: si no quería saber las respuestas, ¿para qué formulaba las preguntas? Pero hoy por hoy quizá mi respuesta a su posible gordura  hubiera sido “ estás muy guapa”, que también era cierto.

Los ejemplos son incontables. Aquel camarero asiático me preguntó si lo había tomado por tonto cuando cuestioné su afirmación de que su comida china de mi plato era de gran calidad ...  claro, respondí sinceramente, pero al llegar a casa tuve que ponerme hielo en el ojo izquierdo. Eso sí, hielo de primera calidad.  O aquella amiga que perdí cuando me preguntó si su gato era adorable. ¿Cómo iba a decirle que sí, si era uno de esos felinos sin pelo?. Era horrible y me produjo asco. Mi estrategia de permanecer callado ha fallado: a veces lo toman por indiferencia, o no he podido evitar que un ademán de mi cabeza responda por mí, con lo cual no he tenido más remedio que terminar dando explicaciones por mi gesto y volver al problema de siempre. En fin, gracias por la acogida.

María, la tutora de la terapia, le dirigió unas palabras:
-En primer lugar, darte la bienvenida Pedro. Está claro que tu problema es grave pero entre todos la encontraremos. Ya has dado el primer paso. De nuevo, bienvenido a “Mentirosos Anónimos””.

102 comentarios:

  1. Y gira la tortilla. Al final la sinceridad es un problema que tratar...

    Buenísimos esos ejemplos 😅😅

    Un placer leerte tras mi pausa vacacional, querida amiga.

    Abrazo grande, y feliz día 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sea un problema. Creo que hay demasiadas mentiras, que se dicen sin cambiar ni un ápice la expresión. En política es frecuente, y me pareció un contrapunto.

      Un abrazo y por regreso vacacional perfecto.

      Eliminar
  2. Muy bueno.
    Y me temo que cada vez estará más de rabiosa actualidad... porque en un mundo de postureos, hipocresías y engaños, la sinceridad está muy mal vista.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser sincero, coherente sobre todo, es casi ser revolucionario, sí es verdad.

      Un beso

      Eliminar
  3. Me gusta lo de "Sinceros Anónimos", pero no veo posibilidades de fundar tal asociación. Pensaba decir qué se podría fundar, pero sinceramente, sería de mucha acritud y prefiero callar. Aun asumiendo que el silencio -sobre todo el colectivo- es la antesala de la barbarie. Mira por donde, resulto ser un sincero demediado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un grupo de autoayuda bastante poco concurrido, seguro. El silencio colectivo. Los indiferentes, que popularizó Bertolt Brecht , podía ser el exponente de esa apatía o silencio.

      Pues sí, eres un sincero. Lo siento, yo también. ;.). Un abrazo

      Eliminar
  4. ...Y una sonrisa al final. muy bueno el giro que le has dado, hoy tambien hablo de la hipocresía. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hipocresía, qué de moda está. Tal vez siempre, pero hoy en día, con las redes sociales, es tentador serlo.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  5. bueno, el protagonista de este relato era brutalmente sincero por una especie de compulsión involuntaria. son peores los que llevan por bandera el "yo digo siempre lo que pienso" (léase con voz engolada).
    muchas veces hay que ser diplomático y saber dar una versión edulcorada de las cosas...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos espagnoles, por ejemplo, que tiene las cuentas en Suiza o paraísos fiscales. Ya. Una pena.

      Por la diplomacia y el dialogo siempre. Un abrazo

      Eliminar
  6. jeje.. un giro perfecto!
    Qué bueno!
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un giro más que posible, visto lo mal que es diferenciamos mentiras y verdades. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Hay mucha gente que presume de ser sincera, cuando en realidad es impertinente. Me refiero más a la que da su opinión impertinente sin que se la hayan pedido y sin que venga a cuento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. No es sinceridad es impertinencia y creerse ne posesión de la verdad y la razón. Con lo bonito que es que pensemos diferente.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Me he reído mucho con esos arranques de sinceridad y el giro final me ha arrancado la carcajada.
    Sí que me gustó, muchas gracias por participar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustase. Hay verdades que es mejor no decirlas sin algo de diplomacia :-)

      Un abrazo y feliz jueves

      Eliminar
  9. Jajaja, qué bueno!!! unas risas que me llevo a mis sueños. Gracias. Me ha encantado tu relato, divertido y ameno.

    Mil besitos con cariño y muy feliz noche ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gusto que te hayas ido a dormir tras un buen rato.

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  10. Ni ser mentiroso es bueno, ni tampoco la sinceridad extrema lo es, eso es así de cierto, y entre esos dos extremos hay que saber manejarse. Muy buen relato.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sinceridad extrema no es buena, es seguro. Un poquito de diplomacia nunca viene mal.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Que bonito texto, me a hecho sonreír al leer e imaginar. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer vi un gato de esos sin pelo, y comprendí a Luis, o a Pedro,, sea quien sea. :-)

      Un abrazo, Sandra.

      Eliminar
  12. Mentiras piadosas , verdades a medias, hay muchas tonalidades.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay medias verdades también. El mundo de la comunicación personal, que siempre estará influido por la intención de los emisores. La Vida.

      Un abrazo y feliz viernes

      Eliminar
  13. La sinceridad es algo que esta sociedad no lleva bien. Has hecho un buen reflejo de ello.
    Gracias por sacarme una sonrisa.

    Un saludo, Leonor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sinceridad a ultranza no sé si es buena, de hecho. Un cierto autoengaño casi siempre va bien :-)

      Un abrazo, Leonor

      Eliminar
  14. Un texto lleno de originalidad y de humor, cómo me reí con las respuestas dadas a la novia , jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay preguntas cuya respuesta sincera podría herir, pero tomé el caso extremo :-)

      Un abrazo, Tracy

      Eliminar
  15. Es un relato genial, jocoso y muy entretenido.
    La felicidad y el placer siempre eluden al hipócrita. (Sam Veda)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te haya hecho gracias. Buen proverbio el de Sam Veda

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  16. Brillante final, para un buen relato humorístico.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese final podría haber sido obviado, pero quise rizar el rizo. :-)

      Gracias, Juan L-. Un abrazo

      Eliminar
  17. Buenas me encanto tu postura , tal vez la sinceridad absoluta haga tanto daño como la mentira , pero el equilibrio como en todas las cosas esta en saber donde poder dejarla y que no hiera ...muy interesante el texto ..Abrazos y muy feliz noche .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La barrera entre la sinceridad y la ofensa puede estar muy borrosa, pero hay mentiras piadosas también.

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  18. Jajaja! Hay verdades que están reñidas con ser diplomático. Muy buena tu aportación.

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente. La diplomacia debería ofrecerse en las escuelas. :-)

      Un abrazo, Mar

      Eliminar
  19. Existe el transtorno de no poder mentir, y aunque no es una gracia, se producen situaciones hilarantes. Gracias por el post. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente es como tener una conciencia de sinceridad demasiado apegada.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  20. Los mentirosos crean historias increíbles un magnifico relato con un final inesperado, he pasado un rato muy agradable leyendo este texto.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mentirosos han de tener una memoria prodigiosa. Yo creo que no miento nunca por caer en contradicciones :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Albada, empezaba a sentir un hondo pesar por ese ser desgraciado, obligado toda su vida a ir con la verdad por delante, recibiendo las consabidas bofetadas de los que no acepta la certeza de la cruda realidad, cuando nos descubres que se trata de un pobre diablo que sigue a pie juntíllas las normas sociales establecidas, para satisfacción de la tutora, ante un nuevo caso para su estudio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pobre sigue yendo a terapia. Su grupo de mentirosos no podía hacer encajar a ese tan extraño, que se hacía pasar por sincero. Claro, no era fácil :-)

      Un beso, Alfred. Te veo luego

      Eliminar
  22. Aquí también está lo de los pasos? eran 12? :) besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé de pasos, pero igual sí que los grupos de terapia tienen pasos. El tipo había ido por ser mentiroso, pero creo que él se creía muy sincero :-)

      Un abrazo, Laura

      Eliminar
  23. - Busnas noches ¿ se puede?

    __Sí adelante. ¿Cómo se llama? bienvenido a esta terapia donde fomentamos la sinceridad.

    _ Me llamo José. Bueno...José María Castro...

    __Pues no viene usted en la lista de convocados. Será un error, no sé...

    _En realidad me llamo Edro. No lo puedo evitar, no puedo pronunciar la P por miedo y de esa manera miento sobre mi nombre...Por favor llamadmé Edro.

    La psicóloga mira la lista y le dice: ¿Es usted Pedro Cabeza Chicote?.

    _No no no. Soy Edro a secas. Ya le he dicho que odio la P...

    --Usted viene de parte del doctor Cabezas, el psiquiatra que intenta darle una solución a la fobia por la P ¿no? por eso miente.

    _Buenooo...este fallo me viene por un sueño sabe usted. Me he reencarnado en un chiste y desde hace unos días soy Edro, el de la Icha Odría...Por eso miento y omito la P...


    INSPIRADO EN EL CHISTE DE "EDRO EL DE LA ICHA ODRÍA".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese Pedro, o Edro, qué problemón con la letra P. Jaja, muy bueno.

      Un abrazo, Buscador

      Eliminar
  24. Me ha recordado a la película "Mentiroso compulsivo"... cuando el personaje de Jim Carrey no puede evitar decir la verdad en todo momento.

    Muy buen relato. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha de ser horrible. La diplomacia se ha inventado para solucionar eso de decir la verdad matizando, maquillando. Pena que Carrey no ha hubiera estudiado :-)

      UN abrazo y gracias, Galilea

      Eliminar
  25. Jajajaja! ¡Muy bueno, Albada! El que dice que no miente nunca es un gran mentiroso, pero el Luis/Pedro era el rey de los farsantes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos hemos mentido, y más de una vez, es verdad. Es imposible no hacerlo a veces, cuando la verdad es dura. Y nos mentimos a nosotros mismos un millón de veces de hecho.

      Un abrazo y feliz viernes

      Eliminar
  26. Muy buen relato, me ha encantado.

    Los extremos nunca fueron buenos.

    Excelente aportación.

    Besos enormes y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un mundo de mentiras la sinceridad a veces es un problema,gracias por deleitarnos con tu relato

      Eliminar
    2. Creía habías cambiado de nik, pero veo que es otro comentarista que ha dejado aquí sin darse cuenta su comentario.

      Más besos enormes, preciosa.

      Eliminar
    3. Poetas vivos, muchas gracias

      Un abrazo a ti y a María.

      Eliminar
  27. Jeje buenisimo texto para demostrar el doble filo de la absoluta honestidad... y de la persistente tendencia a la mentira compulsiva. :-) un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un arma de doble filo, sin duda. La tendencia a mentir de algunos nos demuestra que no hay extremo bueno :-)

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  28. Un gran texto, hay que ponerse en guardia cuando oìgo a alguien "que nunca miente"...todo el mundo lo ha hecho en la vida, la cuestiòn estriba en qué y còmo has mentido...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como todo, la intencionadamente con la que se miente, pero cuando ese escucha a alguien eso, de nunca miento, da a poner reservas a lo que dirá después :-)

      UN abrazo y por un sábado sin mentiras

      Eliminar
  29. Jajaja, muy bueno el final.

    Y Pedro será mentiroso, pero muy inteligente. Las verdades parecen doler más que las mentiras, no es fácil encajarlas y suelen traer más problemas que las mentiras, increíblemente. Aprender a callar podría ser un primer paso.

    Otra cosa es cuando nos creemos las mentiras, cuando las confundimos. Ahí la caída es más fuerte. Lo digo en un momento en que me estoy lamiendo las heridas de una de estas caídas.

    En todo caso, nuestros juicios nunca son verdad o mentira, sólo son eso, nuestra forma de ver las cosas, que no significa que las cosas sean así...

    Un abrazo grande, Albada
    Muy bueno el relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, hay que valorar, muchas veces, qué extremo de verdad podemos decir. Creer en alguien, que luego resulta haber mentido, o nosotros creímos que su actitud era una concreta y resulta que no, es un palo, sin duda. Nos hace ser más desconfiados con la siguiente persona.

      La verdad depende del color con el que se mira, dice el refrán. Un abrazo y feliz martes

      Eliminar
  30. Que tus escritos sean anónimos, imposible.
    Que no se lean, falso.
    Que te saludo, cierto.
    Que te abrazo, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, muy bueno. Que te voy conociendo, cierto, que confío en ti, cierto, que no me importe tu opinión, falso

      Un abrazo sincero.

      Eliminar
  31. Hola Albada, leí con todo detenimiento tu cuento y me dio pena tu protagonista siempre diciendo la verdad y sus consecuencias, y el final me pareció fantástico.
    El decir siempre la verdad suele acarrear alguna bofetada,quien esté libre de decir mentiras que tire la primera piedra ja ja ja.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, el final era un giro innecesario. Era, en apariencia un sincero compulsivo, pero era ver un poco que algunas veces hay verdades que podemos callar o disimular, se llama diplomacia y también se ha de utilizar :-)

      Besos, Puri, por un día sin mentiras

      Eliminar
  32. Hola Albada, por un momento me trasladé a las respuestas de las personas Asperger, ellos son así y conseguir que mientan sin reírse ya si que sería para una clase magistral. Me gustó tu historia sobre todo porque ya no es solo decir la verdad, sino la interpretación de la misma. No tenemos remedio jeje. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quienes no tienen los filtros sociales, son muy sinceros, hasta poder hacer daño. Los niños son ejemplos estupendos.

      La interpretación de la verdad suele ser un prejuicio, si te fijas :-). Un abrazo

      Eliminar
  33. Hola Albada, muy bueno el relato con esa vuelta de tuerca al final.
    Te dejo un beso grande al alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paula. De hecho, como ya decía, no era necesaria, porque el tema del exceso de sinceridad puede ser problemática también, pero quise apurar :-)

      Un beso para ti. Que tengas un feliz día sin mentiras

      Eliminar
  34. Hoy es parte de una nueva serie de pecados capitales el ser sincero. Estamos inmersos en la postura, la máscara y la opinión políticamente correcta. Básicamente no ser tú es el nuevo tú... Eso dije cuando asistí a sinceros anónimos y me echaron porque creyeron que estaba mintiendo jaja
    Te dejo un abrazo, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos tan metidos en la farándula de las redes, que la sinceridad real y absoluta, es casi un pecado, como bien dices, Veo que asististe al mismo lugar que Pedro :-)

      Un abrazo y feliz día, Julio David

      Eliminar
  35. Todo el mundo considera a la sinceridad como la mayor de las virtudes que debe tener un amigo o una posible pareja, pero luego, ante tales muestras de sinceridad se "rebotan". Pero, claro, también hay quien resulta ser un sincero cruel. Para eso están las llamadas mentiras piadosas, je,je.
    Un relato muy original y divertido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser sincero cruel es que nos mata, porque la sinceridad es una virtud, creo que no hay duda. Luego está el concepto de diplomacia, que es muy aconsejable :-)

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  36. De nuevo por aqui para agradecerte tu aportacion y visita al blog
    Cuidate mucho
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que paso con gusto, Anna.

      Un abrazo y cuídate mucho.

      Eliminar
  37. Gracias amiga por estar siempre por mi rincón de tristezas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paso por tu blog, que no considero triste, sino signo de la vida, con gusto, Sandra.

      Un abrazo

      Eliminar
  38. No tienes nada nuevo. Ya te había Leído y comentado antes. Te dejo mis saludos en este día.

    Besos enormes y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guapa, muchas gracias. He estado liada con un proyecto familiar. De la bisabuela La Cabrera y su ayuda a los derrotados de la guerra de Cuba. Parece una bobada pero me ha llevado días y días. El resultado será una pasada, eso sí. Espero :-)

      Besos, guapa.

      Eliminar
  39. jajajajajajajaja excelente tu relato, Albada.
    Muy original, reflexivo y humorístico.

    Me estoy reincorporando despacito al blog y visitando a los amigos.
    Muchas gracias por tus felicitaciones por mi nieta.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ves, yo voy también como puedo. Me han surgido un tema familiar y pronto nuevas vacaciones, así que, me tenéis que disculpar por estar poco al día

      Un abrazo. Me alegro te gustara.

      Eliminar
  40. Que bueno!!
    Pedro va a tener que ir a "los que dicen la verdad contra viento y marea"

    Me encantó, cuantas veces damos vuelta a las palabras para no decir una verdad que ofenda....

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se llama diplomacia y es muy aconsejable. La verdad cruda, a veces parece una ofensa. La verdad siempre, claro, puestos a elegir.

      Un abrazo.

      Eliminar
  41. que bueno el relato!!!! yo creo que todos, en algun momento mentimos en algo y aunque seamos re sinceros hay veces que es a uno mismo a quien se miente! Beso y que tengas una excelente semana, te dejo la invitacion para que pases por mi blog.

    www.mujeresanasybellas.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos, sin dudarlo. Creo que la intencionalidad diferencia a las mentiras, sin embargo. Me paso por tu Blog.

      Un abrazo

      Eliminar
  42. La sinceridad desgarrada es un grave error. La vida me ha enseñado que es mejor perder las batallas antes que aplastar a un ser humano

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay verdades que es menor maquillar, por no hacer más daño. La verdad es siempre deseable, para consigo mismo sobre todo.

      Un abrazo, Isaac.

      Eliminar
  43. Muy bueno tu relato, que me parece que dice dos cosas: que la mentira es mala cuando es un engaño premeditado para obtener un beneficio; y que el hecho de que algo ea verdad no significa que haya que decirla en voz alta necesariamente.
    Quizá la clave está en la empatía, que parece que no todo el mundo tiene.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así. Hay verdades piadosas, las llamaban, que seguramente son sanas. La empatía y la diplomacia, creo.

      Un abrazo

      Eliminar
  44. Paso a dejarte un abrazo agradecido y mis saludos.

    ResponderEliminar
  45. Sin dudas me has sacado una sonrisa! Agradezco al azar que me ha traído a tu rinconcito!

    Por lo general no tengo problemas con la honestidad total, pero es cierto que lamentablemente necesita de mucha explicación, la mínima omisión puede generar la impresión equivocada en el interlocutor.

    Por eso quizás haya que remetirse al caso de Tars en la película "Interstellar"

    "Cooper: Hey TARS, what’s your honesty parameter?
    TARS: 90 percent.
    Cooper: 90 percent?
    TARS: Absolute honesty isn’t always the most diplomatic nor the safest form of communication with emotional beings.
    Cooper: Okay, 90 percent it is."

    Me he vuelto a reír!

    Espero volver a leerte pronto!

    Un saludo en esta mañana de brisas gentiles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me has provocado una carcajada que casi me ciago de silla

      Nos leemos, seguro. Un abrazo, Aguamarina

      Eliminar
  46. Hola guapa , la verdad es que este hombre no tenía arreglo , me alegro mucho de pasar por aquí y leerte espero que estés bien , en fin cariño que me a gustado mucho tu relato , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar. He estado abducida por un proyecto familiar, digamos.. Pero creo que ya quedo más libre :-)

      Un abrazo, Flor.

      Eliminar
  47. Es sumamente raro hallar una persona como el que nos presentado por aquí. Pero haberlos, haylos !! Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy raro a esos extremos, pero hay quien alardea de ser siempre sinceros, y miedo me dan.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  48. Bueno no conozco a nadie tan extremo pero seguro los hay. Besos amiga muchas gracias por tu agradable visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de extremos debe haber poca gente. La verdad descarnada es cruel :-)

      Un abrazo, Gladys.

      Eliminar
  49. Aquí estoy amiga para dejarte un abrazo y mis saludos. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sandra. Creo que pronto me desenrredo de un tema familiar que me ha absorbido. Suerte que para bien :-)

      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.