domingo, 13 de septiembre de 2020

Dolce far Niente


Buenos días. He llegado ayer por la mañana a este camping con bungalows, piscina y vistas al mar.  Mi esposa anda trajinando, hablando en voz alta, con sus cosas, para convencerme de acercarnos a la playa, con la excusa de comprar en un supermercado. A mí la playa ni fú ni fá.  Ella ha hecho la reserva, se ha encargado de todo, y ahora quiero que disfrute, conmigo, de ese Dolce far niente. Que bien ganado lo tenemos. Ahí estoy, mirando el horizonte, descansando, antes de emprender la compra, sin echar de menos a los nietos. 
 -----------

Han pasado catorce días, y mañana nos vamos. Hemos descansado bastante. Llovió un día, más bien diluvió, y echó a perder el libro que mi esposa trajo para leer y que quedó en la terraza. Nos picaron los mosquitos, uno, al que llaman “tigre”, le dejó el tobillo hecho un balón de fútbol. A mí la picadura en el cuello me dejó sin poder moverlo unos días. Tuvimos que ir a urgencias por ella, pero luego hemos dormido bien y sin mosquitos, con las ventanas cerradas. Un calor horrible, con ese bochorno de la costa, pero el aire acondicionado funcionaba de maravilla.  Me he resfriado, por dormir con poca ropa, pero me tomo un jarabe para la tos y paracetamol, y ya casi no tengo que llevar el pañuelo todo el día en el bolsillo. La nariz roja me durará un poquito aún. Lo vecinos, franceses, cenaban a las siete, pero no se dormían pronto, no. Los cuatro niños no paraban de hacer ruido, de día y de noche. Su perro no consiguió adaptarse tampoco, así que sus ladridos se han escuchado a todas horas. Los tapones para los oídos han funcionado a medias. 

Mi ebook se ha roto, me senté encima, con toda la potencia que llevaba para sentarme repantigado, pero encontré una novela en francés, que medio entiendo. Me picó una medusa, el único día que logramos ir a la playa, pero nada de importancia. No diré en qué parte, eso no. La insolación de mi esposa no tuvo mayores consecuencias, pobrecita mía, se fue a hacer un camino de ronda, por el litoral, con un sol de conciencia, y la tuve que ir a buscar a otro pueblo, donde me esperaba derrengada y roja como un langostino a la plancha. 

Bendito aire libre, serenidad  del mar, pajaritos en los árboles, y tranquilidad soñada. El dolce far niente no ha sido tan niente, ni tan dulce, pero regreso a Barcelona con las pilas cargadas. Ahora estaré más entrenado para los ruidos infantiles de mis nietos, y de su perro. Otro año nos apuntamos a un safari fotográfico, tal vez.

76 comentarios:

  1. vaya con las vacaciones pero lo bueno es disfrutar lo mas perfecto es lo imperfecto. Un saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hay que son con avatares varios, quizás no tantos como los de esta pareja :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Mejor si lo hubieran dormido durante 14 días...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. son los pagos de " entrar en lugares de calidad de vida" ya que las grandes ciudades sufrimos de tener cerca museos, teatros, auditorios , metro, museos y El Corte Inglés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, en la ciudad hay otros peligros, quizás más divertidos :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Tuvieron la suerte de que no se estropeara ni el aire acondicionado ni el frigorífico en sábado, cosa que suele ocurrir con frecuencia en vacaciones.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es verdad, siempre ocurre en sábado. A mí sin embargo sí me ha pasado, nevera ya vieja dijo que se jubilaba y aire acondicionado perdía gas y no enfriaba.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Divertido y concluyente. Las vacaciones como tortura o mejor quédate asomado al balcón de tu casa ordinaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues va a ser que sí, con lo civilizada y tranquila que es la visión desde los balcones ¿no?

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Pues menos mal que lo pueden contar... (Sonrío)
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  7. lo de la picadura me recuerda a cuando en los tebeos de mortadelo y filemón les pica un bicho venenoso, y se les pone el pie que necesitan una barca en vez de un zapato. :D
    me parece que este buen hombre y su mujer, necesitan unas vacaciones para recuperarse de las vacaciones. ;)
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han de descansar de esas vacaciones, estoy segura -), y sí, esos pies enormes tras picadas de mosquito o araña eran de órdago

      Un abrazo, Chema

      Eliminar
  8. ajajjajaja, vamos que el hombre tiene más paciencia que un santo.Es cierto que muchas de las veces las vacaciones son más estresantes que la propia rutina diaria. En fin el que no se consuela es porque no quiere. Me gustó un montón.
    Un abrazo de domingo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueden ser muy estresantes, seguro, pero esta pareja necesitará recuperarse de este descanso :-)

      Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  9. Je, je...¡Menudas vacaciones! Desde luego para eso es mejor quedarse en casa, pero por lo menos cambiaron de aires. El que no se conforma es porque no quiere.
    Un abrazo, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso si, de vistas y de aires sí que cambiaron, quien no se consuela es porque no quiere, como bien dices :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Dios mío, que tortura...
    Para no olvidarlas en mucho tiempo.
    Intentando escapar a veces somos presos.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que uno huye de la monotonía, pero hay variaciones que nos dejan agotados :-)

      Un abrazo, y muchas gracias.

      Eliminar
  11. Cuando creas que nada se puede poner peor, cuidado, si puede y seguramente lo hará. No dejo de pensar en la alegría que sintieron al regresar a casa después de unas merecidas vacaciones. Me hiciste la mañana Albada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que al llegar a casa dijeron, mejor que nunca "Hogar dulce hogar" :-)

      Y sí, cuando uno cree que nada puede empeorar..empeora. Un abrazo

      Eliminar
  12. Yo podría contarte montones vacaciones parecidas, durmiendo con tapones de silicona y llena de picaduras de mosquitos. Deseando volver a casa que ese sí que es il dolce far niente.
    Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ocurren cosas, diarreas, picaduras, rozaduras, averías :-), pero hay que seguir queriendo irse para "no hacer nada" :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Unas vacaciones de lo más normalillas ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Al menos no se le ve molesto, ha aceptado bien esas vacaciones tan sufridas. Actitud no falta.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el tipo se lo tomó todo de lo más pausadamente :-)

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  15. Jajajajaja Qué bueno! Salvando las distancias me ha recordado las vacaciones con mis mellizos cuando eran pequeños. Imposible que no pisáramos un centro de salud con uno de ellos o con los dos. De hecho, cuando preparaba destino, siempre miraba si cerca del hotel teníamos algún consultorio médico. Una vez... nada más llegar y después de volver de la playa... uno se resbala en la bañera y se abre la barbilla... puntos y varias visitas al médico. Otra vez... el otro se me llena de granos de arriba a bajo. Alergia al sol, la arena y qué se yo. Otras veces fue la garganta... otra el oído... antibióticos a gogó. Y así hasta que se hicieron un poco más mayores. Vamos, que no había forma de hacer unas vacaciones sin pasar por el centro médico. Jeje

    Lo dicho... muy bueno tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, es que hay vacaciones o viajes que parecen realmente un viaje a Itaca :-), con niños sobre todo, porque vaya odiseas :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  16. No he podido evitar soltar una gran carcajada porque me ha llevado a algún verano así... volvemos para otras vacaciones y estas de relax total. Me ha encantado, Albada.

    Mil besitos con cariño para ti y feliz semana ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volvemos derrengados, con el billetero vacío, y la paciencia agotada :-), sin embargo, por las vacaciones. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Una odisea, seguro, y las hay, ya lo ves, a porrillo :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  18. ESo pasa. SE va uno a la costa buscando descanso, y como en el relato en descanso deja de ser ocio dulce, y se convierte en una pesadilla. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son pesadillas, casi siempre, pequeñas, pero si se encadenan, es que uno regresa harto de tantas vacaciones.

      Un abrazo, Carlos

      Eliminar
  19. El pobre!!!
    Te iba leyendo y mi nivel de estr{es aumentaba conforme se le complicaban las vacaciones al pobre!
    Muy buen relato!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, qué bueno, ir leyendo mientras se estresa uno con la lectura. Muchas gracias :-)

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  20. Jolín, qué vacaciones tan accidentadas. Será un relax volver. XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrar en su casa será el momento de verdad de sentirse de vacaciones, seguro :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Qué bueno, plash, plash, me apunto el repantigado y derrengada, qué foma más irónica de contar el malfario que le ha tocado vivir al pobre en vacaciones porque un picotazo de una medusa, sea donde sea... ya es para estar bien jodido. Bueno, bueno compañera Alba, que ingenioso. Gracias. ¡¡¡Feliz semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, y piensa que las cositas que les pasan son todas banales, salvo la medusa, depende dónde fuera la picadura :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Interesante crónica entre ficción y realidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ficción, con datos de "pasados" sí experimentados :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Realmente a cuantas personas nos ha pasado algo similar en algún momento? me parece que a la mayoría. Voy con una sonrisa de oreja a oreja porque más que ficción es una pura realidad. De hecho las medusas no perdonan a nadie... y es que aguas calientes o por vientos determinados a veces nos invaden y sin darnos cuenta, picotazo que te creó y cuando sales del agua... Que dolor por favor !!!

    Brillante trabajo, Albada.
    Abrazos con cariño y buenas noches amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son anécdotas más que posibles. Eso seguro. Aquí, como divertimento, al pobre tipo le pasa de todo un poco, pero son cositas que ocurren.

      Por el "Hogar dulce hogar". Un abrazo

      Eliminar
  24. Eso de que lo mejor de las vacaciones es la satisfacción de volver a casa, es cierto con bastante más frecuencia de la que se reconoce.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que llegas a casa y respiras, y sí, descansas, por mucho que la escapada, viaje o lo que sea te haya ido bien :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  25. En las vacaciones pueden suceder muchas cosas pero lo importante es pasar esos días lo mejor posible. Bonito relato amiga. Saludos y abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pasa de todo, pero hay que saber torear las dificultades. Eso sí, al llegar a casa uno se siente estupendamente.

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Me encantó ese remate del safari... con la suerte que tienen! ja... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensé que mejor ir a algo más temerario, a ver si tienen suerte :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Pues sí, después de tirarme cuatro meses en mi trocito de mar, donde todavía estoy, el volver a casa es también reconfortante, aunque este año la vuelta es más dolorosa y triste. Divertido relato Albada.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volver a casa puede ser el remanso de paz, si bien si estabas al lado del mar..mejor lugar no se me ocurre :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Las vacaciones no siempre son plácidas al 100%. Volver a casa puede resultar casi más reconfortante, ja,ja,ja.
    Cuánto me he reído con las peripecias de esa pareja, que bien podríamos ser uno de nosostros, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise dar comicidad a ese dolce far niente que imaginamos y no resulta :-), me alegro que te haya hecho sonreír :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  29. A veces de vacaciones ocurren cosas que las echan un poco a perder, pero habrá que quedarse con lo bueno y aprender de lo otro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo se saca algo bueno, por eso hay que ir con la mente abierta, pase lo que pase :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Vamos a quedarnos con todo lo bueno, por que yo me estoy matando por tener unas vacaciones de estar cuarentena que ya se convirtió en todo un año de encierro ... tener la oportunidad y poder salir corriendo sola jajaja... no lo veo posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja. Es que hay países que han hecho de la cuarentena una cuarentaeterna. Y no sé si así consiguen algo más que detener el país.

      Que acabe pronto. Un abrazo

      Eliminar
  31. jajaja que bien lo has contado, Albada, me he ido imaginando cada desdicha contada con tan buen humor....casi que agradezco mis vacaciones de este año en casita jajajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tipo se lo tomaba todo con más paciencia que el santo Job :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Descansa es tan agradable... por eso nadie muere por ello.
    Saludos y más saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De descansar no se muere nadie, eso seguro, tal vez se enferma de aburrimiento :-)

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  33. Boa noite que lugar bacana para descansar.

    ResponderEliminar
  34. jajajajaja vacaciones idílicaaaaaaas (deseando volver, a que sí? 😂 Besos.

    ResponderEliminar
  35. Jajajaja, si lo pensamos bien, unas vacaciones así son lo mejor para volver con ganas al trabajo. ¡Bendita rutina!

    Muy bueno el relato, Albada

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se vuelve con ganas de trabajar, pero vamos, ya te digo :-). Frente a depende qué avatares de vacaciones, por el trabajo, seguro :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  36. Vaya vacaciones. Seguro que exageras bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ficción pura, la verdad, pero podría haber sido.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.