miércoles, 2 de septiembre de 2020

Relato de profes, en jueves

Imagen tomada del blog de Dorotea 
Esta semana, la anfitriona es Dorotea, de lazos y raíces y propone escribir de profes inolvidables, por la razón que sea.  Este texto es ficción por completo, ya que he tenido profesores inolvidables, por supuesto. Maniáticos, exigentes, lunáticos, estupendos  y hasta muy curiosos, pero he optado por remitirme a una historia inventada. Mi aportación es la siguiente


Don Álvaro tenía cuarenta y cinco años y para Elena era un viejo. De hecho, le sorprendió saber que tenía un hijo pequeño, ya que pensaba que tan mayor ya no se tienen hijos. Tenía de especial, para ella, su manera de moverse en clase, alejada de otros profes, estáticos en la tarima.

Nunca notó que se dirigiera a ella con especial atención, y además, era malísima en física, asignatura que no era su preferida, y que aprobó por los pelos. A ella le encantaba la literatura y el francés, ambas asignaturas capitaneadas por mujeres jóvenes, novedosas en sus maneras didácticas y que le animaban a escribir.   Los años pasaron. Elena acabó filología hispánica, encontró un novio y empezó a dar clases en un colegio privado. Allí estaba Álvaro, con bastantes canas, pero más interesante que antaño.  Resultó que él sabía de ella, que había seguido más o menos su trayectoria estudiantil y personal.

Cuando se quedaron solos en la sala de profesores, la mirada de él era de fuego y pasión, parecía que quería derretirla con sus ojos, más vivos de lo que ella recordaba.  Se había divorciado de su esposa poco después de ese cuarto de secundaria y vivía solo. Sigue estando por su hijo, casi mayor de edad y dice no haberla olvidado jamás. Se llevan treinta años, y son felices. Cada uno en su materia, combinando física y versos cada mañana, y dejando que quienes piensan mal hagan lo que quieran, porque cuando el amor llamó a sus puertas,   supieron abrirla, quisieron abrirla, sin atender a nada más. Elena ya nunca le ve viejo, y sólo alguna vez, en la intimidad más dulce, le llama "profe", con la mirada de miel y ambrosía.


88 comentarios:

  1. En estos tiempos que corren, de no esperarse unos años, su mirada encendida habría pasado de la tarima a un calabozo ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, fue muy prudente el tipo. Porque ahora con mayor saña y para mi gusto, justificada, las relaciones con menores, siendo profe, es que es un delito muy grave. Y con razón.

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  2. Que bonito relato de amor en el que a pesar del tiempo transcurrido supo el destino reunirles de nuevo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El destino tiene una baraja de cartas que juega como quiere. Aquí el tipo fue muy correcto, aunque esa aprobado por los pelos fuera fue una pequeña concesión. Si el amor es real, la edad no debería ser un obstáculo, pero cuando él tenga setenta primaveras, ella tendrá cuarenta abriles. En fin...que quería un final feliz. :-)

      Un abrazo, y feliz noche

      Eliminar
  3. Boa tarde. Parabéns pela postagem sobre o amor. Grande abraço carioca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Luiz. Un abrazo y por el amor, que a saber qué es.

      Eliminar
  4. Me gusta ese giro en la historia de los dos, un inesperado amor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Macron igual no lo ve tan raro como parece así, a simple vista :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. la primera alumna a la que di clase, ahora tiene 21 años. le llevo veintidós.
    un bonito relato, es curioso que con el paso de los años viera a su profesor más atractivo. curioso y esperanzador, para los que ya tenemos una edad. :D
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé. Es curioso, sí, en parte, porque suele ser al revés, los alumnos se enamoran de los profes de manera platónica y con el tempo, ese amor desaparece, pero a veces no, Macron es un ejemplo. Con cincuenta años los hombres pueden ser muy atractivos, y no lo digo por decir. George Cloony sin ir más lejos :-)

      Un abrazo, y no desfallezcas. Ni te imaginas la de veces que la persona idónea aparece en los lugares más inverosímiles. La edad da la ventaja de saber qué NO se quiere, y la experiencia de no cometer errores que ya se cometieron :-)

      Eliminar
  6. El destino es impredecible, aunque siempre se hacen proyectos pero luego el momento y la realidad te va ofreciendo diferentes puntos de vista para que tomes una decisión.
    Bonito relato, felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los proyectos, y los anheloso, quedan aparcados en muchas ocasiones, y algunas veces, y sólo algunas veces, el destino tiene a bien darnos esa oportunidad soñada.

      Muchas gracias. Un abrazo, Rafael

      Eliminar
  7. Me encanta la ficción, y no es desatinada. Conozco muchos casos y cercanos de esos amores, donde aprietan el sexo y la ternura, entre el maestro y la discípula. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan extraño, aunque al a inversa sí nos llama la atención, porque una mujer de cincuenta con un joven de veinticinco se nos hace difícil de entender. Porque el amor no ponga barreras que no tiene.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  8. Inventas mejor que nadie, tanto que seria estupendo que esa historia fuera real, el destino, el tiempo, el amor... confabulados para que la relación sea tan bonita. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay confabulaciones del destino, para rencontrarse con quien estaba destinado a nosotros, si bien casi nunca lo vemos hasta que ocurre, a toro pasado.

      Un abrazo, y gracias, Ester.

      Eliminar
  9. Que relato mas lindo, me has recordado una amiga de la juventud que se enamoró de su profe de matemáticas y en la vacación me lo contó, años más tarde se casaron y que sepa a dia de hoy son la mar de felices. El amor es asi, no tiene ni límites cuando llega rompe esquemas. Un fuerte abrazo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era tan imposible, ya lo ves, y que toma nota Chema :-). Claro que es posible, y pueden ser parejas magníficas, porque combina la fuerza de uno con al experiencia del otro.

      Un abrazo, y por el amor, sea lo que sea, que triunfe .

      Eliminar
  10. Bonita historia de amor. Bonito ese respeto del profesor hacia su alumna sabiendo esperar el momento correcto.
    Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguía su pista, por algo sería. Y fue muy prudente y comedido, pero claro, cuando la vio, a su disposición, por edad me refiero, se derretía pobrecillo :-)

      Muy romántico pero mira, quería que fuera con final. Un abrazo
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Paso de viejo a un Señor apuesto, claro muchos años después cuando ella era su colega, hizo feliz y ademas creo que la física ya la entendió mejor.

    Tu ficción me gusto.
    Abracitooo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las asignaturas, también gustan o no según quien nos dé la materia, eso primero. Un hombre es atractivo y potente a los cincuenta, por desgracias en las mujeres, hasta las canas nos sientan peor :-)

      Muchas gracias, Cecy. Un abrazo

      Un abarzo

      Eliminar
  12. Me gusta ese final que denota ternura y amor, y es que no hay edad para sentir amor, ni atracción, aunque haya límites que a veces no se pueden cruzar.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate, y pienso en Vargas LLosa. No hay edad para ser feliz, y es verdad, con prepucios no vamos a ningún lado. Por supuesto entre mayores de edad

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  13. uhhh un amor con algo de prohibido, o al menos de cuestionable... madurado con el tiempo, se ha hecho perdurable. Muy buena historia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvo que pasar tiempo para madurar, el amor, y ella. Pero seguramente lo que necesita su tiempo sale mejor, como los sofritos.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. como te he disfrutado un entrada fuera de serie

    ResponderEliminar
  15. Encantador relato... y así es el amor

    paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debería tener limites, siempre entre adultos, por supuesto. Y creo que somos sociedades muy cargadas de prejuicios, y de bobadas.

      Un abrazo, y sí paz siempre, Isaac

      Eliminar
  16. Una bonita e inobjetable historia de amor, en la que él ha sabido respetar los momentos, como corresponde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El buen amor sabe esperar, sabe dejar que los ingredientes maduren. Lástima que no siempre el "menda" sabe obrar con respeto.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Que bonito relato, me has recordado mis años de escuela. Para el amor no hay edad. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay edad. Cuando las parejas se forman con edad madura, saben mejor qué errores ya han cometido, y saben más de amor y del desamor.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Este relato me ha hecho pensar en que a veces los humanos levantamos estructuras perennes en nuestra mente -de ideas, de creencias, de pasiones, etc.- y las alimentamos en mayo o menor medida toda la vida. En el caso de viejos sentimientos o relaciones apasionadas que desaparecieron suelen latir de modo larvado y en determinados momentos saltan. ¿No hay individuos, de un sexo u otro, que cuando hacen el amor a solas y consigo mismo tienen in mente rostros del pasado y situaciones vividas? Nada, que tu texto bien hilado me ha hecho pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, de hecho no somos papeles en blanco salvo al nacer y vamos tomando figuras, sentimientos y sensaciones que guardamos en el disco duro o memoria Ram de nuestro cerebro. Por eso, algunas veces, algo nos lleva a una situación concreta del pasado, del que aprendimos. Y por supuesto, cuando el onanismo funciona mejor, sobre todo en las mujeres, es sin nada más que la imaginación y los recuerdos de esa persona que nos hizo vibrar hasta llevarnos a esa pequeña muerte.

      Bueno, que no pretendo sentar cátedra :-). Un abrazo

      Eliminar
  19. Qué preciosidad de relato. Es algo que abunda mucho, aunque no lo parezca. Conozco varios casos, de hecho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de lo que parece. No se comenta, a no ser que el alumno sea un menor, en cuyo caso además de un delito, es una barbaridad que acaba con la carrera de todo profesor. Pero sí, hay muchos casos. Y me haces recordar al marido del tema de Sabina que se fugaba con una peluquera veinte años menor, de su canción quién me ha robado el mes de abril.

      Un abrazo, Rocío

      Eliminar
  20. Qué historia tan tierna y romántica. La vida, a veces, nos depara sorpresas y lo que un día nos pareció insustancial y sin ningún interés, con los años lo vemos con otros ojos y nos resulta sorprendente que nunca nos hubieramso fijado en su atractivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y al revés, Josep Mª, lo que día nos pareció el colmo de la maravilla, al pasar del tiempo nos puede parecer insulso y e insustancial.

      Porque la cosas lleguen a su tiempo, a su debido tiempo. Un abrazo

      Eliminar
  21. Es tan bella e interesante esa historia que cuentas, que merecería ser real.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría serlo. En la realidad conozco a quien tras ser alumna fue secretaria de dirección de la empresa donde el antiguo profesor era director financiero. La pareja duró doce años. Les recuerdo muy enamorados, con una hija de ella, que fue madre en solitario, y que rejuveneció al director. Creo, no puedo afirmarlo, que con el cierre de la empresa en 2009, los temas económicos masacraron la antigua camaradería y locura entre quienes se llevaban exactamente veinticinco años, aunque solo en sus DNI.

      Un abrazo, y por una tarde bonita para ti

      Eliminar
  22. Ojalá entonces más adelante platiques de los que sí fueron reales. Estaría interesante. Dejan huella, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay situaciones similares, en la realidad, más de los que uno se cree. Son amores que tienen que justificarse cada día, por eso suelen ser intensos.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. ¡Qué bonita historia de amor! Y lo cierto es que esas cosas pasan. Yo he sido testigo de algunas, con sus variantes, claro está. El amor siempre espera a la vuelta de la esquina.
    Un besito, Albada. Ya estoy de vuelta en el blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor puede estar, como dices a vuelta de una esquina. A veces más cerca o más lejos :)

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Hola Albada corazón me encantó esta historia, el amor no tiene edad jajaja a mi me ha encantado esta historia inventada que parece real también... te regalo un 10 Te parece bien ? porque yo estoy enamorada de un profe y me ha costado mucho entrar en su corazón un poquito nada mas, pero con eso me conformo ya que es el hombre que amo con toda mi alma feliz tarde corazón, gracias por estar y ser así de linda besitosssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que ocurre, que igual cerca tenemos a alguien un poco enamorada de un profe :-).Que sea para bien, que te haga feliz..

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Ahora han de ahorrar para el futuro... jajajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Al final la vida les unió. Es una historia que bien podría se real.
    Hay profes que no se olvidan.
    Un abrazo de una madre de filóloga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la vida suele ser más real que la ficción, aunque no lo parezca :-). Por la filología, siempre.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. ¡Qué linda historia de amor llena de romanticismo, dices que es ficción, pues yo conozco a un profesor que se ha casado con su alumna y son tremendamente felices, lo que nos demuestra que para el amor, no hay edades, ni fronteras, el amor es el motor que rige nuestra vida y la de todos.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene límites, no debería tenerlos, luego la sociedad pone sus prejuicios, eso sí.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Wow, ¡no me esperaba para nada ese giro en la historia! Pero estaba claro que ambos profesores estaban predestinados a encontrarse.
    Un besazo, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran como ya unos viejos conocidos, preparados para encontrarse en el presente.

      Me alegro que te gustara. Un abrazo

      Eliminar
  29. Qué bonita historia, Albada. Y es que es así... el amor no entiende de edades y cuando llega... es para quedarse. Me ha encantado la ternura y la dulzura al relatar. Te felicito.

    Mil besitos con cariño ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre haya que dejar que el amor nos agarre por al cintura. Y dejarnos llevar. para eso no hay edad.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  30. No es ni será la primera vez que surge el amor entre profe y alumn@ :)
    Ya me imagino a la chica haciendo "travesuras" con su "profe" ;)

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un clásico, que suele quedar en platónico, pero no siempre, claro.

      Un abrazo, y por la imaginación.

      Eliminar
  31. Oh qué historia tan bonita! Me ha encantado,me quedé atrapada leyendo,sintiendo cada emoción desgranada en tus palabras.
    Albada,me encanta,de verdad...es una belleza.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Quise poner ternura y paciencia, porque a veces el destino está para llegar a ese momento y saberlo ver.

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Hay que ver donde se meten algunos jeje. El amor es lo que tiene, me ha gustado
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También ha sido un clásico. Habita un tema, Secretaria, de Mocedades, que reflejaba ese amor platónico de una...un poquito enamorada.

      Un abrazo, Victor

      Eliminar
  33. Que bonito, el amor no tiene edad y ya lo demuestran algunas parejas que viven felices.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La edad nos hace más sabios, pero nos mantiene igual el corazón. Por eso en la edad madura, los amores pueden ser mucho más reposados y longevos.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  34. Que tierna historia....desde el colegio él se enamoró y después de años, la seguía amando...que lindooooo...besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces, hay amores que están como dibujados, y acaban por llegar, tarde o pronto.

      Me alegro que te gustase. Un abrazo.

      Eliminar
  35. Bravo por el profe, y por su alarde de contención, que ella ni noto que estaba siendo amada en secreto.
    Historiaza de amor, eh? Mirada de fuego
    Abrazosss y Besosss, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, me dije, pues hoy un cuento con final feliz, de esos que uno siempre quisiera :-)

      Un abrazo, amigo. Feliz tarde

      Eliminar
  36. Como rezan muchas veces los dichos: "el amor no tiene edad" y he aquí que lo has bordado, Albada. Felicitaciones !!!

    Un abrazo gigante, amiga y feliz viernes !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es verdad, la capacidad de enamorarse, de que nos agarre esa locura transitoria, no se pasa con la edad.

      Un abrazo, y por una tarde bonita.

      Eliminar
  37. Una historia muy romántica, Albada.
    Abrir la puerta al amor, siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, cerrarlas, es como momificar el corazón. Romántico salió le texto :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  38. Y es que donde hubo brasas con el paso del tiempo se avivan...Precioso y romántico relato, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay rescoldos que se pueden reanimar. En este caso ella se enamora ya adulta, pero siempre es bonito amar.

      Un abrazo

      Eliminar
  39. Que hermosa historia que me ha encantado y que personalmente me toca en cierta forma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si has estado en una situación similar, bien sabes que el amor no pide permiso, ni carnet :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  40. Albada te he comentado varias veces y no sé qué pasa que se me pierden :/

    ResponderEliminar
  41. [ Vaya, ahora sí ]

    Te decía que para todo hay su momento, su tiempo, hay que dejarse madurar
    Un relato romántico y enternecedor

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, creo que las prisa no son buenas, ni para llevarse al huerto a nadie, ni para jurar amor eterno a unas edades insólitas.

      Por el amor que tarde, poco o mucho, llegue sano y salvo. Un abrazo

      Eliminar
  42. Ojalá fuera cierto y a lo mejor lo es en alguna parte... Daría para una tierna película y vaya que yo iría a verla! Gracias por participar y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que salió muy romántico, pero de vez en cuando hay que creer en los finales felices.

      Gracias a ti por tu buen hacer. Un abrazo

      Eliminar
  43. Hay amores a temporales, que cuando se encuentran se convierten en inseparables.
    Una preciosa historia de amor, Albada.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay. Vale que sin pocos, pero en verdad uno llega a pensar que hay almas destinadas encontrarse.

      Un abrazo

      Eliminar
  44. El amor no entiende de edad, ni de raza, ni de condición... y el que lo critica es porque no lo tiene. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debe entender de esos corsés. La realidad casi siempre, sin embargo, supera a la ficción.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.