martes, 15 de septiembre de 2020

El que avisa no es traidor

Imagen de Aquí
Exactamente lo mismo que decía cuando estaba viva. No hubo manera de que dejara de repetir una y otra vez “que el arma es de verdad”. Al quitarnos los disfraces descubrimos que tanto el furibundo Rambo, como el Freddy Kruguer de la tarde eran reales. Ella siguió avisando hasta que el juez dictó su levantamiento de cadáver y el de otros cinco mujeres-policías de la rúa del Carnaval. .


62 comentarios:

  1. ¿Murió a balazos o asfixiada por el peso descomunal de un agente de la ley el orden supremacista y trumpiano?

    ResponderEliminar
  2. jaja, quién sabe. Si estaba en USA podría ser fácilmente por lo segundo :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Tal vez no. Sería bueno pensar que con dialogo todo se arregla, pero lo dudo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. El arma es real, la vida lo es y la muerte los constata.Un micro excepcional. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese instante, todo es real, porque la muerte nos pone en el centro de la realidad

      Un abrazo, Ester

      Eliminar
  5. Ya sabemos que en muchos sitios a los jueces les cuesta llegar a tiempo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Relato inquietante sin duda.
    Abierto a muchas interpretaciones con tan pocas palabras.
    Me he gustado pensar que pudo pasar.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasó que hay quien aparece disfrazado y nos engaña, pero al final se ve qué habita debajo de las máscaras :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. En una rúa de Carnaval,la vida tal vez, hay un momentos de realidad también :-)

      Un abrazo, Juan L.

      Eliminar
  8. Ya sé que el blog se llama Micro relatos, el relato me parece efectivo, pero me deja con deseo de más. De como murió la policía, su condición de muerta que alerta del peligro, de disfrazados que son realmente lo que aparentan. Y si su advertencia sirvió para salvar a alguien.
    Aunque a la vez me parece efectivo. Y elegiste una buena imagen para acompañar el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy corto. Imaginé a una mujer vestida de policía, siendo atacada en un rúa, por gente disfrazad de lo que son en realidad.

      Poco más. Un abrazo

      Eliminar
    2. Y me gustó. Ahora me recordó a Casandra, diciendo que no acepten el regalo de los griegos. No le hicieron caso. Y así le fue a Troya.
      Un abrazo-

      Eliminar
    3. Es que hay decisiones que traen cola :-)

      Buen finde. Un abrazo

      Eliminar
  9. Añado: y las cargas el diablo.
    Bueno, sí señora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las carga el diablo, ya lo creo, por eso las armas, por bellas que parezcan, son siempre un peligro. Si son reales, claro.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Qué bueno.
    Yo, por si acaso, cuando veo un payaso asesino me quito de en medio, porque nunca se sabe...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos payasos de carnaval pueden esconder a un psicópata, ya lo creo. Al final fiarse de los disfraces es siempre peligroso :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Para la próxima hay que elegir mejor el disfraz :)

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mejor disfraz de hombre de hojalata, pro si acaso :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Genial relato...este tipo de payasos me dan yuyu...
    😘😘😘💙



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son payasos, en principio inofensivos, eso sí, luego ya no tanto :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Fantástico, como en tan poco queda reflejada la equivocación. Te felicito, Albada.

    Mil besitos para ti ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Equivocarse es tan humano, que nos fiamos de quienes creemos inofensivo.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. La brevedad de la genialidad, Albada.
    Felicitaciones por ello. Ya que me encantan los micro-relatos.

    Abrazos gigantes y feliz martes !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es realmente muy corto. Me alegra que te gustara, Joaquín.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Desde luego como fiesta debió ser inolvidable.
    Los carnavales de ahora son tan sosos... confeti, cuatro tontos dando vueltas... y ya está.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos del texto sí que eran movidos, sin necesitar sangre de bolsita :-)

      Un beso

      Eliminar
  16. Has hecho realmente un buen texto conciso pero repleto de señales.Mis felicitaciones, y fuerte abrazo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fiarse de los disfraces es que es muy temario :-)

      Un abrazo, y gracias, Campirela

      Eliminar
  17. Un micro subliminal en el que escudriñar su trasfondo.
    Muy bueno, querida amiga. La vida en sí misma es un auténtico carnaval.

    Abrazos, y feliz tarde 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esa rúa de la vida, vemos posibles disfraces, que en realidad esconden la verdadera esencia de quien los lleva, es verdad.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Ya se sabe que el que avisa no es traidor.
    Un abrazo, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre mujer, la imaginé insistiendo en avisar, pero parece que no le hacían caso :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Hola, Albada.. Saludos después de una larga ausencia este verano, ya me estoy situando.
    Esta imagen está diciendo aquello de "A por ellos que son pocos y cobardes"..jeje.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, bien hallado. Ojalá hayas pasado unos días estupendos de vacaciones. Pues sí, la imagen me gustó :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Humor negro no...humor negrísimo!
    Delicioso relato, siempre con tus giros que marcan tu esencia!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy negro, pero la escabechina pudo ser de órdago, y pasar casi inadvertida.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Un micro con mucho encanto y sentido del humor, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no perdamos el humor nunca, ni en carnaval :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  22. ¡Qué buen micro, felicidades! Los relatos con vuelta de tuerca son los que más disfruto y este es uno de ellos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final es esencial en un texto, o a mí me lo parce :-)

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  23. Respuestas
    1. Las armas eran de verdad, poco espacio quedada para que salieran ilesos :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Buen relato que da mucho que pensar. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O simple jocosidad, según la lectura, Sandra. Gracias

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Mi amiga, dicen que de lo bueno
    poco, te quedo genial.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las sobredosis no aportan nada :-), bueno sí, un empacho :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Conciso pero algo extraño y lo peor es que sucede con frecuencia.
    Saludos Alba Dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha gente disfrazada, incluso fuera de carnaval.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Un micro muy bueno. ¡Y fuerte!
    Enhorabuena :)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es que nos se necesita mucho más espacio. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  28. La tragedia es más efectiva escrita en tono de humor.y te deja como descolocado, riendo te del drama
    Besoss amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El drama se intuye, y cuando llega, no quedamos asombrados. Aquí la excusa del carnaval venía el pelo :-)

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  29. El otro día empecé a ver una serie (muy mala por cierto) no pasé del segundo capítulo...que trataba de algo parecido, un asesinato en Halloween ... nadie se daba cuenta que la sangre era real. Disfraz perfecto... jajajaja súper real, vamos!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el día perfecto para usar ciertos instrumento :-) y sacar de paseo lo peor de uno :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Inquietante relato, Albada:

    Hace pensar...

    Besos

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.