jueves, 5 de noviembre de 2020

A horcajadas de un sueño, en jueves

 


Siguiendo la propuesta de Cecy, quien, para este jueves, nos sugiere el mundo de los caballos, mi aportación es la que sigue

Nunca sabré si fue un error. Ponerles a ver la película Fantasía de Disney me había parecido una idea excelente, les acercaba a la música clásica de una manera amena.  El mediano no había pedido un caballo de cartón, que resultó ser de terciopelo, balancín, brioso, marrón y con las crines negras, pero los Reyes lo dejaron para él.  El pequeño pronto cogió la costumbre de pedir que le montáramos, porque era bajito para subirse solo. Lo fue durante el primer año de tener el juguete en casa. El tiempo fue pasando y el niño fue creciendo, y con su evolucionar, siguió montando el caballito.  

Un día le vi desesperado, ansioso, enfadado, aplicando unas espuelas inexistentes en las grupas. Asustada, le pregunté al mayor si sabía qué le pasaba, porque no era un niño iracundo en absoluto. Me explicó que estaba seguro de que volaría, y que intentaba una y otra vez hacer que pudiera volar, a pesar de no tener alas.  Que él le había explicado que lo de los pegasos era mitología, como cuentos de mentirijillas, pero que el niño no razonaba. Yo le tranquilicé, e insistí en lo que ya le había dicho mi hijo mayor, pero al fin me avine a confeccionar unas alas de cartón para unirlas a los hombros del caballito.

Las hicimos en cartón y hasta pegamos plumas de un viejo edredón. Muy bonito no quedó. Vistoso, tanto como vistoso, pues tampoco, pero al menos parecía un caballito balancín con alas. No me pregunten cómo, pero desde ese día, le veo salir por el balcón volando, a horcajadas de su sueño. Galopan unos minutos sobre el campo cercano y luego vuelven. Pasado el primer susto, porque creí que se mataba, ahora lo veo normal. 

Cuando crezca ya sabrá que es imposible.

 


Palabras 300

Más relatos jueveros

108 comentarios:

  1. Amo lo onírico albada.
    Y tu relato me parece una dulzura, un cuento hermoso.
    Voy a soñar con caballitos con alas.
    :)
    Gracias por sumarte.

    Un abracito!!

    Pd.: hasta caballitos que se cree cisne jajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me pareció oportuno y un tanto soñador.

      Un abrazo, Cecy

      Eliminar
  2. Un cuento donde tal vez el propio protagonista se viera cabalgando encima de un lindo corcel y si encima tenía alas aunque no fueran muy decorosas eso lo hacia mas fascinante ...Un abrazo por hacernos soñar y volar encima de un lindo pegaso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonitas seguro que no eran, así como chapuceras las alas, pero para un niño podían ser más que suficiente :-)

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  3. Buenísimo, sobre todo la última frase, que es genial.
    ¡Mi enhorabuena y admiración!
    (y creo que hiciste muy bien en que el niño viera los pegasitos de "Fantasía") ;)
    Besetes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es un film encantador, y que me gustaba ponerles, eso es verdad .

      Un abrazo, y bonito día

      Eliminar
  4. Un relato delicioso, también nos hiciste volar en su grupa. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, es que volar siempre apetece, no importa la edad.

      Un abrazo, y vamos a por un viernes, que te deseo gozoso

      Eliminar
  5. Eso... cuando crezca!!
    Ya habrá tiempo.
    Me encanto tu relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida ya le pondrá las trabas y los frenos, …los niños han de disfrutar y hemos de dejarles soñar.

      Un abrazo, Maite

      Eliminar
  6. a los niños les gustan mucho en los caballos, por eso hay muchos tipos de caballos de juguete: con ruedas, con balancín, con un palo... y luego los caballitos de los tiovivos.
    los sueños como el del caballo volador se pueden hacer realidad...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esos de carrusel son como alados, porque suben y bajan, la magia que para el niño ofrece cualquier cosa, es tan bonita, que tendríamos que dejarles soñar.

      Un abrazo, Chema

      Eliminar
  7. Todo gran sueño, como el del caballito con alas, comienza con un gran soñador. Bello niño.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, esa mente infantil es la base o simiente de un gran soñador. Y quién sabe, si de un gran creador

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Bonito relato que me hizo sonreír...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un cuento hermoso, que le voy a contar a mi nieto (4 años), el cree que Batman existe como piensa que existen los Reyes Magos, y se preocupa de si le hizo daño la araña cuando le pico, y mas preguntas. Ese final es muy bueno, sabría reconocer un relato tuyo por esos finales. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La magia es creer, en lo que sea. Y fíjate que los mayores también nos agarramos a la fe para creer, a veces, en cosas muy difíciles de probar.

      Un abrazo, y disfruta de los nietos.

      Eliminar
  10. La imaginación no tiene límites, menos aún en la mente de un niño donde todo puede ser.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es le tesoro de la infancia, la capacidad de dotar de vida a cualquier cosa, y qué bella magia es.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  11. Que belleza de narración me ha encantad, me gusta mucho imaginar, saber que hay magia en todo lo cotidiano, solo hay que saber descubrirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho esa capacidad de ver lo mágico la perdemos, porque los adultos insisten. o la vida se impone, pero qué belleza soñar como lo hacen los niños.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Qué lástima cuando lo extraordinario se vuelve ordinario; o sea, cuando pasamos de ser niños a adultos.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué verdad, con lo bonito que es soñar, y que fuera lo normal.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  13. Tierno y bello relato. Me encantan los sueños de los niños..... Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustara. Son pesonitas que nos enseñan siempre, con su mirada.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Un relato muy tierno, que inspira esa imaginación única.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los niños sí pueden soñar despiertos, y esa es la magia de ser niño.

      Un abrazo, Jorge

      Eliminar
  15. Bonito relato y se percibe
    la ternura, los ninos es cierto
    hasta despiertos suenan, me gusta
    como lo dices mi amiga.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que haya llegado mi admiración por la fantasía infantil. La dejamos perder, y así, hasta lo posible, lo vivido por ellos, luego es imposible.

      Un abrazo, Siby

      Eliminar
  16. Hoy desbordas ternura.
    Me has hecho recordar un caballo que tuve para Reyes.
    Hacía infinito que no recordaba eso.
    Gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien valía escribir, para ti, en este caso, Toro.

      Gracias por estar, estando. Un beso

      Eliminar
  17. Maravillosa la magia y la ternura que destila tu relato, querida amiga. Una verdadera delicia, en estos tiempos que corren, volar junto a ese niño, su caballito de alas de cartón, y, sobre todo, con tus letras…

    Gracias por este ratito…
    Abrazos enormes, y muy feliz finde 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que saber volar sin alas, pero de momento, acompañando a un niño volador :-)

      Un abrazo, Ginebra

      Eliminar
  18. Hola, Albada.. Yo la verdad que la única experiencia que he tenido con caballos fue a través de un amigo, que tenía uno en una hípica y un di me invito a ir a montar y así dar una vuelta por un bosque. La verdad es que aquel caballo no era un Pegasus ni llevaba alas, pero pasados los primeros momentos de incertidumbre por estar sobre del lomo de un animal tan grande, fue una sensación de libertad, es una sensación extraña como si uno se sintiera el amo de la pradera..jeje. Solo he repetido la experiencia muy esporádicamente, pero es magnífico.
    Preciosa historia, nunca hay que dejar de soñar ni de niño ni de grande. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo pude subirme dos veces a un caballo, y la verdad, con poco glamour, pero igualmente la sensación es increíble. Son animales que se hacen uno con el jinete, cuando están en contacto frecuente, claro.

      Gracias por compartir. Un abrazo

      Eliminar
  19. A veces las cosas más increíbles se hacen realidad. Todo es cuetión de fe. O de suerte, je,je.
    Desde luego, esta es una historia para contar. Y tú lo haces de mil maravillas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ser ficción, todo puede ser posible, si al explicarlo así lo hacemos entender. Muchas gracias.

      Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  20. Que precioso relato y que final mas bello, poético y definitivo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad es que acaba siendo definitiva, para pena de loso niños, por supuesto.

      Un abrazo, y gracias, Juan L.

      Eliminar
  21. Ese chaval tendrá que hacerse piloto, después de una experiencia como esa.
    Muy buen relato, no hay mejor mundo que el de una infancia feliz.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mejor lugar del mundo es la infancia feliz, sin duda, con o sin caballitos balancines :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Nada es imposible Alba.
    De un modo u otro seguro que volará.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es capaz de imaginar, podrá volar. Ojalá no le amputen la imaginación, porque es muy común, sobre todo en los colegios.

      Un abrazo, y bonita tarde te deseo

      Eliminar
  23. Lamentablemente, tiempo tendrán de aterrizar de esos vuelos imaginativos. En el transcurso de la vida vamos dejando en el camino nuestra capacidad de soñar, de imaginar, de ilusionarnos. El alma de niños se nos va haciendo adulta. ¿Quien no ha añorado alguna vez esa vuelta a la niñez, para poder volar a lomos de un caballo de cartón?
    Me ha encantado, Albada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos anhelamos regresar a la infancia feliz, donde volar era posible, con nada, con la simple imaginación. Una silla era una moto, una alfombra un barco pirata...todo era posible

      Luego la vida nos deja alicaídos de imaginación :-). Un abrazo

      Eliminar
  24. No debía ser un niño imaginativo. No encauzaba sus sueños. Para volar no hay que clavar las espuelas al caballo, solamente decir en su oído de cartón unas palabras dulces que encarnen su deseo de Pegaso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ser ficción le imaginé realmente con necesidad de volar encima del caballito. Por supuesto, sería un niño muy pragmático y nada imaginativo :-), la madre tenía mucha más imaginación porque creía verle volar

      Un abrazo

      Eliminar
  25. Hermoso relato. La lástima es esa con la edad pierden los sueños.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pus sí, se pierde la capacidad de soñar despierto, bueno, no todos :-)

      Un beso

      Eliminar
  26. Que tierno!! Mira, que disfrute mientras pueda. Tiempo habrá de que crezca y que las cosas sean de otra manera.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se les ha de dejar que sean niños lo máximo posible, porque luego la adultez es muy larga :-)

      Un abrazo, Mar

      Eliminar
  27. ilusión debería ser un gran almacén en el que los mayores pudiéramos comprar por kilos aquello que fuimos perdiendo al cumplir años. Son los niños los que llevan en su mochila repleta de ilusión, llegan con las pilas completas como para consumir ellos y algo queda para nosotros. Buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viendo a los niños nos contagian su ilusión, es verdad. Yo disfrutada en la cabalgata de Reyes, casi tanto como ellos. Y es que la magia de soñar debería durarnos siempre.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Muy bonito no quedó... jajajaja

    Seguro que a tu hijo le parecía el caballito más lindo del mundo.
    Que tierno, me encantó.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvieron un caballito balancín como el que menciono, pero el pequeño se permitió ser niño mucho tiempo, y eso que yo me llevé puesto, porque su ilusión, su alegría era de lo más contagioso.

      Un abrazo

      Eliminar
  29. No sé qué pasa con mis comentarios, es el tercero que te hago y se me pierden como por arte de magia, como esa magia que tiene esa caballito tan lleno de ilusiones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo lamento, Tracy, a mí me pasa con algunos blogs y me da rabia, porque no siempre ratifico si se publicó. Gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Oh qué precioso.. la niñez es ese espacio que perdemos pero que aunque sea una chispa deberíamos mantener viva! Para poder ver en lo que no sea tan perfecto, la perfección!
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ese paraíso que perdemos, que la vida no nos deja mantener abierto, pero toda ocasión es buena para regresas, ni que sea por unos breves instantes leyendo.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  31. Un cuento en el que despiertas el deseo de volver a ser niño. Es precioso!!! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que qué no daríamos por volver a ser niño ¿verdad?. Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Si no fomentamos la ilusión, la fantasía en la época de la niñez luego no sabrán soñar de mayores. Buen relato . Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es verdad, hacerles ser adultos antes de hora, no puede ser bueno después. Por la ilusión, por la imaginación, siempre.

      Un abrazo, Chelo

      Eliminar
  33. Qué bonito, Albada :)

    Feliz finde a lomos de la fantasía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, este finde, entre no poder salir del municipio y esas cosas, se ha de volar a horcajadas de la imaginación, casi que con `pocas opciones.

      Un abrazo

      Eliminar
  34. Todos deberíamos pegarnos unas alas de cartón y volar solos por el mundo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, nos pegamos en los costados unas alas, y soñamos que somos aves, por ejemplo :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  35. Gracias por esa fantasía de cuento. Volví a ser niño. Un abrazo desde mi cubil colombiano. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que pudierais recordar la infancia. Es el paraíso perdido al que deseamos volver una y otra vez.

      Un abrazo, Carlos Augusto

      Eliminar
  36. Una historia que parece un suelo, un sueño que puede ser una realidad en la mente de un niño feliz con su caballo con alas, cual Pegaso!
    Que bonita esa inocencia de niñez, ojalá no se perdiera nunca!
    Me ha gustado muchísimo!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es preciosa la imaginación y la frescura de los niños. Deberíamos dejar que les durase mucho tiempo.

      Muchas gracias. Un abrazo, y por unos bellos sueños nocturnos, o diurnos :-)

      Eliminar
  37. “Sólo el que ensaya lo absurdo es capaz de conquistar lo imposible” (Miguel de Unamuno).
    “Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar” (Paulo Coelho).
    "Como no sabían que era imposible, lo hicieron" (Anónimo).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué verdades como puños me traes, Macondo. Muchas gracias. Si no sabemos que es imposible, lo intentamos hacer, ahí está.

      Un abrazo

      Eliminar
  38. Boa tarde Albada. Parabéns pelo seu trabalho excelente e a matéria ficou muito boa. Bom final de semana.

    ResponderEliminar
  39. ja ja que bueno!!
    el que la sigue la consigue, pobrecillo cuando se lo cuenten, pero "que le quiten lo bailao"
    ya me imagino a la madre, cuando nadie la vea, subida al potrillo , espoleando
    muymuy bueno
    besosss amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me haces reír, me imaginé a la madre montada en el caballito, probando a volar y salir por la ventana, jaja. Luego no parecía una bruja, sino una huida en toda regla :-)

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  40. Un relato excelente del cual disfruté como un enano. Pues como siempre llevo ese niño interior creo que dió unas patadas para decirme: Ahora vamos a volar como si el caballo fuera un unicornio!!!

    Gracias, por compartir este genial relato y que todavía llevo la sonrisa de oreja a oreja, Albada.

    Abrazos y feliz domingo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que revivir esa esencia infantil es tentador siempre. Si nos dejáramos al niño que fuimos, sufriríamos menos. Creo.

      Muchas gracias. Un abrazo, Joaquín.

      Eliminar
  41. Me subo a la grupa de tu caballo y me paseas por mundos imaginarios; por gentes que jamas conoceré en persona y por mundos muchas veces que son reales...Me abrazo a tu cintura mientras cabalgamos por caminos insospechables. A veces sonrío, otras me maravillo y otras me dejas pensativo porque eres capaz de cualquier cosa...

    Un beso amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen que proyectas es potente. Dos personas a lomos de un artefacto volador fabricado con la imaginación, y qué de paisajes oníricos por descubrir, amigo.

      Muchas gracias. Un abrazo, y a por un lunes bonito

      Eliminar
  42. Me encantó tu relato, y me parecen bellos animales los caballos. Que linda tu narracion!!!
    Yo te habia comentado creo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pus me alegro que te haya gustado. Es un relato diminuto, de un posible sonar despierto para un niño.

      Un abrazo, Hanna

      Eliminar
  43. adoro los caballos, tu relato ha sido genial, corto y preciso, me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustara. Y es que los caballos siempre generan mucha admiración.

      Un abrazo

      Eliminar
  44. Alba, me parece un cuento de lo más bonito y enternecedor... soñar es gratis.
    Abrazos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soñar es gratis, y fácil en la infancia. Que no caduque esa capacidad

      Un abrazo

      Eliminar
  45. Me encantó el cuento, Alba, el final es fantástico. Me ha hecho volar con él. Plash, plash, un beeeeeso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es que la infancia produce momentos increíbles.

      Un abrazo

      Eliminar
  46. Qué hermoso cuento. Me encantan los caballos voladores.

    Hace soñar...

    Un fuerte abrazo y enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son preciosos, si existieran. Y si existen en una mente infantil, ha de ser un lujazo montar en ellos.

      Un abrazo

      Eliminar
  47. ¡Hola, Albada!
    Qué ternura de relato! Me gustó mucho. Me encantaría tener alguna vez un hermoso caballo. He logrado montar una yegua y pasear con ella por una pequeña ciudad llamada Morropón. Felicito tu talento.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he montado muy poco, pero es para mí una maravilla. Ojalá pudiera montar a menudo, porque hasta la espalda y las piernas se ponen estupendas.

      Un abrazo

      Eliminar
  48. Me ha gustado mucho, Albada. Deja que siga galopando sobre su sueño. Ya tendrá tiempo de despertar.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que dejar que la imaginación sea ese elemento que no sirve tanto, por el mayor tiempo posible. No hay que darles prisa en crecer.

      Un abrazo, y feliz miércoles.

      Eliminar
  49. Uf, esos caballos voladores como me gustaban de niña, y ahora, por que no?
    A seguir soñando, peques y mayores, y perdamos los miedos que son los que frenan los sueños.
    Por fin el pc arreglado, era la tarjeta gráfica. He estado ausente unos días por el problema.
    Un abrazo y feliz martes Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que seguir soñando, Carmen, me alegro que tu ordenador ya esté arreglado y puedas seguir con el blog como siempre.

      Un abrazo, y vamos a por este día, con ganas.

      Eliminar
  50. Sin la fantasía, el mundo es pura prosa.
    Es un placer siempre leerte, amiga mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser que sin la fantasía, no sea tan solo un mundo en prosa, sino en blanco y negro también :-)

      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  51. Ah! Qué bonito! Qué bien llevado hasta ese final que es un broche de oro.
    Me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el final que cierra el ciclo, porque suele ocurrir que la vida nos enseñe que la fantasía se agota en la infancia. No debería ser así.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  52. Você viu, hoje eu só vim pra
    seguir o seu BLOG. Colocar o
    meu retrato na sua parede, deixar
    um beijo e nada mais.

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.