miércoles, 21 de octubre de 2020

Las píldoras del gallinero, en jueves

 


Siguiendo la iniciativa de Dorotea, en Lazos y raíces. esta es mi participación. 

La idea de poner un gallinero de mi esposo resultaba como que romántica. Hecho realidad el sueño de huir de la ciudad, disfrutamos renovando una casa de pueblo casi derruida, y montando, con algunos golpes, arañazos y moratones, un corral con gallinero. 

Lo del gallo, quien cogió la costumbre de cantar a grito “pelao” a todas horas, más a primerísima hora, ya tanta gracia no me hizo, para qué engañarnos. Más tarde empezó a ser pesado eso de limpiarles la zona, aunque lo de los huevos recién cogidos tenía su encanto, no voy a negarlo. 

No sé cómo, una semana de las que mi marido tuvo que estar en la ciudad por razones de trabajo, me vi mirando a los animalillos, al gallo tan presumido, y a esa gallinitas pizpiretas picoteando en el suelo el maíz que les echaba para comer, cuando me vino una inspiración casi divina.  Sí, cogí una pastilla de tranquilizante y la disolví en el bebedero. Oye, mano de santo, el gallo se atrasó y parecía medio afónico, las gallinas no pusieron huevos, pero andaban medio contentas ellas, mirando las mariposas, así al sol del otoño y mira, me dio un poco de pena, pero qué paz sentí. 

Mi marido regresó, y no volví a recordar el asunto, hasta que un día le sorprendí en brazos de una mujer de su oficina, por supuesto más joven que yo. No le avisé de mi escapada a la ciudad, era una sorpresa. Sí, lo fue, eso seguro. Recordé las píldoras del gallinero, y cada vez que dice que tiene que ir a la ciudad, disuelvo dos o tres en su último café. Casi nunca llega a tiempo de coger el tren el pobre. Es una estrategia condenada al fracaso, lo sé, pero de momento yo aquí he descubierto al distribuidor de maíz triturado, quien me trae a casa los sacos de ese pienso tan ecológico, así que ya veremos si me quedo aquí, con ese campanario marcando las horas día y noche, como el reloj que cantara Lucho Gatica, o no. Y es que la aventura rural cada día se va pareciendo más a un bolero cualquiera.

Palabras:357

Más relatos jueveros

114 comentarios:

  1. Un gallinero muy particular ese con gallinas dopadas :) y a ritmo de bolero además, que me parece es el mismo ritmo de ese matrimonio.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, ese matrimonio no sé si llega a Navidad, como los muñecolates :-), no sé si por edad recuerdas el anuncio.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. No, no conocía ese anuncio, pero he buscado en You Tube y lo he visto jajaja O te cuelgan o te comen.

      Un beso dulce más.

      Eliminar
    3. Pues Hora ya lo conoces :-)

      Un abrazo grande

      Eliminar
  2. Jajaja… Buenísimo! Al final las gallinas sirvieron de inspiración para el tratamiento del susodicho… Quién le iba a decir a ella que la cosa iba acabar en ese bolero…

    Genial querida amiga. Me ha encantado.
    Abrazos, y feliz día 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco cruel la señora, con los animales, y con el dos patas :-), pero el texto quiso salir así, con las gallinitas dopadas ellas.

      Un abrazo y gracias, Ginebra

      Eliminar
  3. Jajajaj... Me has hecho reír largo y tendido...
    No te daba pena? Jajaj
    Abrazos y feliz tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer... yo imagino nada más, y claro le echo un poquito de sal, pero hay huidas de la ciudad que son una odisea. Pero de verdad :-)

      Un abrazo y feliz jueves

      Eliminar
  4. CUando se mezclan el ingenio y el humor boom. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa mujer anda dubitativa, con sentido del humor un poco mustio :-)

      Un abrazo, y feliz mañana, aquí con lluvia

      Eliminar
  5. Nuevas sonrisas se desprenden de tus letras, gracias por ellas y por este relato tan ingenioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu lectura y tu amble consideración, Rafael.

      Un abrazo, y por un jueves bonito, aun con lluvia

      Eliminar
  6. Genial y humorístico !!!

    Me voy con una sonrisa de oreja a oreja, Albada jajaja !!!

    Abrazos y buenas tardes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no decaiga, no sabes lo que agradecen las gallinas que ahora sea ella quien va ahora a la ciudad, a ver al tipo del pienso :-)

      Un abrazo y vamos a por un bonito día, Joaquín

      Eliminar
  7. Un gallo que no funciona, unas gallinas adormiladas y un gallito desafinando día sí y día también, sin poder hacer sus escapadas.
    El mundo rural es muy exigente, no da para boleros.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy exigente, porque lo de los ruidos naturales, perros en la mañana y gallos también, y las campanas...exigen mucha cordura y buen dormir.

      Un beso. Alfred

      Eliminar
  8. A bueno! Esa sí que es una mujer empoderada! Qué bueno! Mira tú por donde dormir a las gallinas le resultaría tan rentable.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una mujer enamorada, que seguramente fue por él al campo, la imagino urbanita. Y claro, desengañada...pues ya veremos si aguanta o no :-)

      Un abrazo, Luna

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Le hace llegar tarde al curro, pero es mala con los animales, así que sí Toro, es mala :-)

      Un beso

      Eliminar
  10. Ingenio no te falta, Albada. Me ha gustado mucho tu relato, con esa pizca de humor. Muy original.

    Mil besitos para ti y muy feliz noche ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues gracias. Imagino con facilidad eso sí :-)

      Un abrazo, y por un día radiante, aunque llueva

      Eliminar
  11. Es genial, porque lo cuentas de modo sencillo, se lee cómodamente y cuanto mas descubro mas me gusta y es que cuando una mujer gana sonrió sin darme cuenta. Abrazos genia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribir como desde dentro de ella me ha resultado muy divertido.

      No sé si gana, creo que sí, Ester, no la veo yo brindando por fin de año, fíjate. Un abrazo.

      Eliminar
  12. jeje me encanta eso que la aventura rural se parece a un bolero cualquiera. ingenioso aporte el tuyo para este encuentro que mucho tiene de locura y humor
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De locura y de huida hacia ninguna parte, parece :-)

      Me alegra que te gustara. Un abrazo, y vamos a por este jueves, que no tiene recambio

      Eliminar
  13. ajajajjajajaj, me parto solo en pensar de ver a ese gallo afónico y las gallinas colocadas ajjajajaj , ahora lo del marido genial ...mano de santo ajjajajn todavia me estoy riendo. Gracias nena por este rato tan ingenioso, muy bueno me encanto. Felices sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, me haces reír tú ahora. Imaginé a las gallinas dopaditas mirando mariposas mientras el gallo, adormilado, no cantaba...susurraba su canto, tarde además :-)

      Muchas gracias. Un abrazo y por una mañana de fábula

      Eliminar
  14. Boa noite. Muito interessante o tema .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo lo tradujo el Translate pero más que interesante era una tontería :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Me ha encantado jajajajaja csi que se me ocurre otra pildora crece pelo en el agua y cuando comen los huevos salen pelos en el bigote jajajajaja
    Enhora buena.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, esa hubiera estado buena, un crece-pelo para las gallinas que hiciera efecto en los huevos, jajaja.

      Gracias, Buscador. Un abrazo, amigo

      Eliminar
  16. cuando vas a visitar a tu pareja que se encuentra lejos para darle una sorpresa, y la sorpresa te la llevas tú... pero la protagonista supo manejar bien la situación, nada de lloros ni de lamerse las heridas, hay que buscar soluciones efectivas. ;)
    el gallo no estaba ni para cumplir con sus tareas procreadoras...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de llorar, no lo vale el tipo. Ella, urbanita, había ido tras él al campo. Anda ya con llantos, que no :-)

      Un abrazo, Chema. El gallo dopado no cumplía, como el tipo :-), al menos en casa.

      Eliminar
  17. El cianuro ¿solo o con leche?, jajajajajaja, eres una campeona.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O bromuro en café de la mañana cuando fuera a la ciudad, que el ímpetu le bajase :-), qué mal pensada, no me hagas caso :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Esperamos que solo sea tranquilizante al marido.
    Porque sino será mas que una aventura la vida en el campo.
    jajajaj
    Muy ingenioso.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual le echa al perro ladrador, o al campanero ..capaz :-)

      Un abrazo, y gracias Cecy

      Eliminar
  19. Pero qué vuelta le has dado a mi inocente propuesta que a lo mejor no era tan inocente... Muy buen relato con doble sorpresa y casi apuntando hacia un final feliz siempre y cuando el marido no coja el coche, se estrelle y la acusen a ella de drogarlo. Gracias por participar y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ese final feliz no sé yo si lo veo en el horizonte, dependerá de muchas cosas, y del tipo del maíz :-)

      Un abrazo y gracias por la propuesta, rarita, no te quepa duda :-)

      Eliminar
  20. Hola, Albada!
    Qué gusto pasar por aquí. Me he divertido mucho con tu relato. Jajaja... Muy bueno. Ahora a andarse con mucho cuidado, porque marido y gallo terminan desplumados.
    Cuídate.
    🌷😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja ambos, seguro. Con pocas ganas de gallear el uno y el otro.

      Un abrazo, y gracias, Nuria

      Eliminar
  21. Genial y divertido, ya me imagino a ese gallito-marido.... Saludos amiga. :O)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, usó lo mismo para ambos tal vez el tipo era un gallito sin cresta en la ciudad :)

      Un abrazo

      Eliminar
  22. ¡Oh! Esperemos que todo vaya bien para las gallinas y el gallo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, porque para el marido poco lo veo yo para que se salga de la situación de infidelidad de "rositas".

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Hay sorpresas que se las lleva uno y no el otro, como dice la canción sorpresas que da la vida...
    Muy buen relato y muy original, y además de la malicia me has sacado una sonrisa.
    Feliz día Albada. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorpresas de todo tipo, aquí en una zona rural, la pobre mujer se sorprende, pero me temo que él no acabará bien tampoco :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Lo rural con sus remedios tan caseros para todo.


    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, las pastilla de dormir de ella en el bebedero.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  25. Hola Albada. Más de un gallo en el gallinero, no es buena cosa.. jeje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son multitud, ya te digo, con un solo gallo ya te despiertas de golpe :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Lo que sirve para los animales bien puede servir para los humanos, y si con ello conseguimos un poco de paz, interior y exterior, mejor que mejor.
    Qué ocurrencias más divertidas que tienes, ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los somníferos de ella, qué buen remedio para relajarse :-) o relajar a los otros.

      Gracias, Josep Mª

      Eliminar
  27. Me ha hecho gracia en cierto modo, hahaha. ¡Un giro inesperado!

    ResponderEliminar
  28. Apreciada amiga, no sé, yo siempre he sido de los que cree que cada quien manda en su gallinero. El problema es con los "agregados" como solemos decir acá. Mientras se ausenta el Chiras, la señora hace de las suyas con alegres píldoras o con agua bien caliente.
    Ja, ja ,ja Gracias por sacarme del letargo a esta hora del día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la señora tal vez hace de las suyas porque su gallo tontea fuera :-), quién sabe, pero es un divertimento, sin mucho más :)

      Un abrazo, amigo colombiano

      Eliminar
  29. ¡Qué bueno el texto de hoy! Desee luego la señora tenía tela. Buscó una solución y la encontró.
    Muy divertido.
    Besos, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscar las soluciones son parte de las soluciones, no te creas.

      Un abrazo, Rita y feliz viernes

      Eliminar
  30. Bueno, tampoco están mal los boleros...
    Lo que han dado de sí en tu imaginación las pastillitas... Lo del gallo afónico me ha encantado.
    Excelente historia
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, es que imaginé al gallo y las gallinas dopaditos, y quise exponerlo :-)

      Un abrazo y por un finde excelente

      Eliminar
  31. Muy ingeniosa tu protagonista, muy de armas tomar. Ya veo divorcio en puerta. Y hasta quizás en marido si se aviva toma su revancha.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No acaba bien la relación, eso seguro, porque no la veo a ella aceptando que el tipo sea infiel, fíjate tú :-)

      Un abrazo, Myriam

      Eliminar
  32. PD, da para a bolero y telenovela jajajaja

    ResponderEliminar
  33. Muy buen relato, el humor es necesario en todo momento.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  34. El tiempo que podía haber utilizado en dramatizar la situación, lo empleó en darle la vuelta.
    Muy ingenioso relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no es tonta, recuerda que era urbanita ;.). Y es que en los metros y demás de las urbes una espabila.

      Un abrazo

      Eliminar
  35. Un relato lleno de humor y sorpresas, me he divertido mucho al leerlo. Enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Yo disfruté mucho imaginando :-)

      Un abruzo

      Eliminar
  36. Que locura jajja buen humor y muy interesante relato que me supongo en algunos casos no estará tan alejado de la realidad.
    Un gusto leerte Albada, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de un caso habrá. Hubo quien pidió en el pueblo, uno recién llegado de la ciudad, que las campanas no sonasen dando las horas.

      Un abrazo

      Eliminar
  37. Aaahhh la vida de campo, tan sencilla, no se complican por nada jaja

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, mejor no complicarse la vida, pastilla al bebedero y luego ya se verá :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  38. Alaba Dos que risa, y es que menuda inspiración las gallinas y el gallinero para con su marido. Por listo ha probado de la misma medicina que su gallo! Jajajajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tipo sale escaldado, peor por tonto, que ya son ganas de complicarse la vida siendo infiel :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  39. Mucho ingenio y mucho humor en ese relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  40. Con mucho humor tu gallo duerme y el otro gallo ni se sabe...

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre gallos y "gallitos" anda el texto :-)

      Un abrazo, Ana

      Eliminar
  41. Hola guapa , vaya con las pastillas de gallinero , oye pues aquí tengo yo a otro
    gallo de dos piernas , que de noche se acuesta a las 22 horas , ya que es muy meticuloso , llueva haga frío o calor , cene o no siempre se acuesta a la misma hora todo el año , pero luego es el más madrugador a eso de las 7:30 de la mañana , ya esta dando por culo , ¿ Tu me mandatarias por mail una caja o dos ? para tranquilizar a este toca campanas que tengo de hermano , jajajaja.
    muy bueno tu relato , te deseo una feliz tarde besos de v...flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace gracia cómo explicas las rutinas de alguien. jaja, por mail no sé si llegarían los tranquilizantes ;.) Pero por supuesto, es ficción.

      Un abrazo

      Eliminar
  42. Originalidad, humor y una poquita de mala leche en las cantidades justas han hecho de tu relato unapieza deliciosa, jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me divertí, y se nota. Me alegro que te gustara, pero el tuyo no se queda atrás.

      Un abrazo y bonito sábado te deseo

      Eliminar
  43. Que bueno!! Mira por donde las gallinas empastilladas le sirven de inspiración. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, no es real, a mí lo del campo para pasear siempre, no vivo en un pueblo desde hace veinte años :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  44. Hola amiga me alegra volver a leerte, que buena tu idea de irte al campo, y que bonito lo de las gallinas. Un abrazo grande espero te valla muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es ficción pero se agradece. Soy bastante urbanita.

      Un abrazo, Gladys

      Eliminar
  45. Mi dosis de risa ya la he tenido con tu relato Albada, de las gallinas y gallo me da lástima pero del marido para nada, el se lo ha buscado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tipo fue inoportuno, y torpe, porque para qué llevarla a un pueblo, si él tenía algo en la ciudad ¿no?.

      Un abrazo

      Eliminar
  46. Jajaja un bolero rural.
    Cuidado con las pastillas pueden provocar adicción,, quiero decir para ti y no parar de repartirlas.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ser ficción me pareció una técnica para que la pobre mujer estuviera sin ruidos, pero sí hay que huir de la química para dormir :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  47. Jajaja... Menudo bolero!
    Muy buen relato. Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es casi el bolero del desengaño y del "Otro"

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  48. Pobres gallinas y gallo, eres mala :)

    El matrimonio no creo que dure tanto o tendrás que abastecerte por mayoreo :)

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, sí pelín mala al escribir. Por mayoreo...dependerá de quien lo reparta :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  49. Por cierto, tenía un gallito que cantaba bajo mi ventana siempre a las cinco, cuando hicieron cambio de horario pensé [erróneamente], cantará a las seis y diablillo Benjamín empezó a cantar a las cuatro y a todo pulmón :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, lo del tiempo del reloj tu gallito no lo entendió:-)

      Un abrazo

      Eliminar
  50. es mentira que está en la naturaleza del hombre ser gallos de gallinero, no tenemos nada que hacer cuando con mucho, las gallinas son mucho más listas que los gallos.
    Ingeniosa manera de mantener el gallinero en orden. Buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que los hombres quieran ser los gallos del gallinero. Lo que puede ocurrir es que si hay más de uno, entre ellos se lleven mal :-)

      Sí las gallinas son más sabias, y más productivas :-). Un abrazo

      Eliminar
  51. jajajaja todo el romanticismo tirado por tierra.
    😜 la vida de campo es lo que tiene.
    Besos.

    ResponderEliminar
  52. elromanticismo rural dura poco mas que un fin de semana, pero estos han arreglado una casa y montado un corral. se merecen una segunda oprtunidad, y el "descubrimiento" del suministrador de maiz, como sucedaneo del butanero compensa unas cuantas infidelidades, aunque no se si tantos ruidos en medio del silencio.
    muy sutilmente divertido
    besossss amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de sustitución de butanero por suministrador de maíz me ha llegado al Alm. Pero es que él empieza, y ella no se echa a llorar :-).

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  53. Tu relato me ha recordado las gallinas de la vecina de mi madre...
    Es genial, y muy divertido, Aldada.
    Buen relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pies mira, te ha servido para recordar, que siempre es bueno.

      Un abrazo

      Eliminar
  54. Buena idea la fe ese cafe, pero a lo.mejor necesitaba un poco de bromuro que hace el efecto contrario a fe la pastilla azul de mi Yago. No se si sabes el dicho aquel: Donde tengas la olla, no metas la ......

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se lo decía a Tristán, casi bromuro en el café :-). Y sí Charo, la olla nada de confundirlo con otra cosa :-) .

      Un abrazo, y un feliz domingo te deseo

      Eliminar
  55. jolin entre las gallinas y lo de en brazos de otra, no veas que relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el campo tiene un aire más limpio, pero no todo son maravillas :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  56. Coincido, no creo que lo de las pastillas sea la solución, pero mira, le está dando tiempo a organizarse. XD
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es un remedio temporal, porque cuando esas cosas pasan, hay que hablar, más que otra cosa :-)

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.