jueves, 20 de mayo de 2021

En la sabana, en jueves



Siguiendo la iniciativa de Dorotea, sobre impresiones naturales, mi aportación es la que sigue

Soy alta, lo sé, lo que me da una perspectiva de la sabana más que amplia. Desde mi altura puedo distinguir a los posibles predadores con más o menos antelación. Mi novio, en ese rato de pasión, me dejó embarazada, sin que yo supusiera muy bien cómo iba eso de ser madre.    Pasó más de un año, y un día noté los apremios de un parto inminente. No puedo agacharme, ni sentarme, así que cuando cayó mi hijo desde una altura considerable pensé que se haría daño, pero no. Pronto se puso de pie, ante mi asombro, y caminó hacia mis ubres.

Mi cría un día dejó de mamar, y vi los problemas que tenía para beber del río. Abrió sus patitas en exceso, bajó su cabeza, lentamente, y acabó en el río, lleno de barro ya, ante la mirada de un cocodrilo joven, que, al oír el chapoteo se acercó. Estaba aterrorizada pensando en que le atacaría, pero no, se limitó a ver cómo yo le ayudaba a ponerse en pie. Los años pasaron, otras crías llegaron a mi vida, seguí comiendo los frutos o espinas de lo alto de los árboles y un día vi una jirafa hablando con un cocodrilo enorme. Se me despertó el instinto maternal, y le empujé para separarle del reptil, pero cuando me miró supe que era mi primer hijo. Poco más tarde le vi peleando, con los cuellos, con un contrincante. Quería montar a una hembra joven, como un día fui yo.  

Desde mi atalaya, me pongo a pensar, ahora,  llegando a la vejez, en la vida, sus ciclos, sus estaciones, y encontrando que ya he cumplido mi misión aquí, voy buscando una manada de leones que pueda ponerme fin.


Palabras: 288

64 comentarios:

  1. Buen relato amiga Albada, cómo la vida misma, tarde o temprano acechan los depredadores, pero nunca debemos dejar de luchar. Llegado a la vejez todo implica problemas que debemos de afrontar.
    Un abrazo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta jirafa era tan sabia, que entendió que el ciclo de la vida pasa por el recambio generacional. Creo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Has pintado una acuarela real de la vida, esos predadores acaban teniendo mas poder que nosotros. El final como siempre, magnifico. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay predadores, también entre los humanos, pues hay quien vive para devorar, se entiende que no de forma literal, a los que le rodean.

      Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  3. Pensé en un Diplodocus o un Megaterio. Jeje. Qué tierno relato, miss. Me he dejado trasladar a otro tiempootrolugarotracircunstanciaotrasespecies. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era mi pretensión, llevarnos a una sabana, con un río cercano y la jirafa filósofa :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Desde las alturas bebiendo de las nubes, comiendo de las copas de los árboles, agachándose para hablar con el cocodrilo para defender a un hijo que ya no necesita apoyo... Has dibujado un ser mutilógico-real sin nombrarlo. Me encanta. Gracias por participar y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una jirafa con enorme cualidades, ya que llegó a anciana, así que es casi como un ser mitológico, eso sí, alta con cuello largo.

      Un abrazo, y es un gusto participar

      Eliminar
  5. Hola Albada.. Que relato más real, más conmovedor, pero más realista. A veces te pones a pensar en la vida y te das cuenta de que al final acabas siempre al acecho de los depredadores.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que al final los predadores, que pueden ser hasta familia, pueden sobrevolar como buitres, no creas.

      Un abrazo, y por una tarde estupenda

      Eliminar
  6. Que buen relato del periplo vital de una señora jirafa. Final aceptado inclusive.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el ciclo real de la vida, criar y ayudarles, seguir viviendo y un día irse. Aquí siendo ella muy sabia.

      Un beso

      Eliminar
  7. El ciclo de la vida en un entorno salvaje. La vida es un periplo a través del nacimiento y la muerte...Nacemos para morir. ¿ serán los animales salvajes conscientes de ello?
    Un abrazo ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los elefantes sí. Saben cuando retirarse. La expresión cementerio de elefantes que usamos para definir donde aparcan a los político y otros poderosos que ya no sirven. Lo siento, sonó fatal.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Que buena historia esa madre jirafa y el intrépido cocodrilo ...me ha gustado mucho. Felicidades. Un besazo y muy feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las crías crecen, no sé si podrían reconocerse alguna vez en el futuro, pero los cuentos son para imaginar ¿no?

      Un abrazo y a por una tarde de lujo

      Eliminar
  9. La jirafa supo escribir bien sus memorias. Admito un buen y tranquilo retiro, no servirse como primer plato del menú del rey...de la selva.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pudiera ser una decisión muy sabia. Ser menú para alguna leona con crías, es un opción, quién sabe lo que pensaba ella, ¿no?

      Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  10. Me ha encantado tan genuina historia de esa jirafa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser real. Así la maginé, muy mayor, recordando su vida.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. El ciclo de la vida muy bien relatado, Albada. No sé como haces que siempre me asombras.

    Abrazos gigantes y feliz día, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ciclo de la vida está en cada ser vivo, y aquí en voz de una jirafa, no tiene mayor mérito, Joaquín.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. La ley de la supervivencia que hasta en el mundo animal, las madres son necesarias.
    Abrazos Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las madres de mamíferos les crían el tiempo necesario para que se valgan por sí mismos, pero ignoro si saben que es como una etapa de un ciclo infinito.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  13. Has resumido lo que es la vida de un animal salvaje, entendiéndose por eso de que no es doméstico, nacer, criar y morir, a veces no de muy buena forma pero la naturaleza es así.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mascotas son un tema aparte, porque el hombre modifica bastante su comportamiento e instintos, pero en al naturaleza el viejo o débil no sobrevive, y así es la vida.

      Un abrazo, grande, como tú

      Eliminar
  14. El ciclo de la vida resumido en tu relato, qué bien narrado, Albada.

    Por una bonita tarde.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, María. La vida es así, como una rueda que no podemos parar, y saber cuándo sobras no deja de ser muy sabio

      Un abrazo inmenso, y a por un día estupendo

      Eliminar
  15. Ah! ESO se buscar una manada de leones no me lo esperaba! Pobre. Esta bien que acepte el natural ciclo de la vida pero de ahí a empujarlo.. jaja. Muy original tu historia Albada. Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá no era tanto buscar como esperar, pero quería dejar claro que ella elige no seguir luchando por la vida cuando ve que el ciclo vital suyo ya está cumplido.

      Muchas gracias, Neo. Un abrazo

      Eliminar
  16. Describes con magistral pluma el ciclo vital de todos los seres vivos.
    Una maravilla de relato que nos invita a reflexionar acerca del paso del tiempo,del relevo que nos va tomando el sitio y la felicidad de haber construído algo sólido para "nuestras crías".
    Maravilloso!
    Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Seguramente ellos, los animales, no son conscientes de que están viviendo una etapa, pero de alguna manera puede que sientan su final, su vejez. Los elefantes así lo sienten. Quise poner esa sensación en una jirafa.

      Un abrazo enorme, Luna

      Eliminar
  17. Hermosa fábula, sobre la maternidad y el transcurso de la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es que en la naturaleza se ve también claramente el ciclo de la vida.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Cuidado con los/las depredadores/as, no los ves venir...
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mundo humano es que los disfraces son muy comunes :-)

      Un abrazo, y por un bonito viernes

      Eliminar
  19. Boa tarde Alba. Parabéns seu grande relato. A maternidade é imutável.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La maternidad siempre latiendo en la naturaleza, es verdad.

      Un abrazo, Luiz

      Eliminar
  20. Miedo ha dado cuando la cría cae al río. Parecía que tendrías a la tragedia, pero ha pasado a crónica vital de alguien consciente de sí misma.
    Muy bueno y sereno. Ya sé que le tocaba,pero aún así da un poco de cosa
    Besosss, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el río parecía que el hijo no sobrevivía, pero me sirvió de excusa para que, pasado un tiempo, la propia madre sintiera el cambio de etapa. Bueno, ese final es triste o sabio, no creas :-)

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  21. al leer lo de la gran altura que permitía observarlo todo, he pensado en una jirafa, y al continuar leyendo he comprobado que así era, jeje.
    en la sabana africana, cada animal tiene su propia personalidad y su papel en el ecosistema...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tiene su papel, los depredadores también, por mucho que nos duela ver escenas de caza.

      Me alegra que te gustara. Un abrazo, Chema

      Eliminar
  22. Con qué naturalidad va sobrellevando los ciclos de su vida, hasta la búsqueda de ese final, tan natural como impresionante.
    Gran relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A las jirafas se las ve serenas, desde su atalaya, y el texto recogía esa vida tranquila, hasta ser consciente de su senectud

      Un abrazo, Macondo. Por un finde genial

      Eliminar
  23. Es una jirafa suicida. Quiero pensar que le queda por vivir todavía.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea suicida, tal vez se sabe débil, cansada, vieja, no sabría decirte

      Un abrazo

      Eliminar
  24. Vaya remate. la muerte encerrada brutal en la imaginaria figura de los leones. Aplausos pa´ti.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era el remate más humano que quise darle, ya que le supuse cierta conciencia del tiempo, de los roles, y esas cosas tan humanas.

      Un abrazo, y a por un bonito día

      Eliminar
  25. Una jirafa filosófica, que lindo relato Albada, me encanto, si hasta parece que estaba ahi... Saludos amiga.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salió muy sabia la jirafa. La hice bastante humana, pero al final la naturaleza manda.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  26. Para que luego digan que los documentales de la dos no dan juego, bueno a mí me encantan.

    Bonito relato, abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sin esos documentales no sabríamos muchas cosas de diversos animales, ambiente, ecosistemas etc.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Ese final me ha dado pena.
    Pobrecilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es muy sabio, si bien desde nuestra punto de vista es cruel

      Un beso

      Eliminar
  28. Me ha conmovido este relato. Parece que los lazos de sangre son importantes y que aprendemos de nuestras madres pero tal vez es que miramos como humanos los hechos de la naturaleza. Pero la imaginación salva las diferencias y los sesgos.
    Me encantó lo que leí. Es un tema candente que atañe al mundo femenino.
    Un placer leer tus micros.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, la sangre es ese vinculo que trasciende de un apellido. Muchas gracias. Ahora veía unos chicos de Ceuta, que hablaban con la madre de uno de ellos. Ella le decía que se cuidara de ser golpeado por los militares españoles, y el chaval decía que no les había pegado nadie. Madres al fin, si bien ellas no reclaman a sus hijos, les desean que Alá les proteja

      Un abrazo

      Un abarzo

      Eliminar
  29. Siempre he pensado que los animales vienen dotados de unas facultades de independencia desde el momento mismo de su nacimiento de las que el ser humano carecen , incluso desde pequeños son autosuficientes y en este relato se ve claramente.
    También nos hablas de la sensación del deber cumplido y le has traspasado a la jirafa nuestro síndrome de nido vacío. Las personas no nos echamos a que una manada hambrienta de leones nos devore y acabe con nuestra vida , pero existen los leones de la depresión, de la soledad, etc.
    Somos más iguales de lo que nos creemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humano tarda mucho en ser independiente. A veces uno piensa que demasiado. no sé si ella lo tiene, porque había tenido otras crías y sintió que su vida ya había hecho su recorrido, y sí, los predadores de los ancianos humanos son la soledad y la vulnerabilidad.

      Un abrazo, Tracy

      Un abarzo

      Eliminar
  30. reconocerse tal cuál es uno, saber su lugar en el tablero y tomar la decisión de no ser una carga colectiva es puede ser una de las muchas cosas que el mundo animal nos ha entregado. Buen fin de semana, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nos enseña muchas cosas, que luego no utilizamos, curiosamente.

      Buen finde. Un abrazo grande

      Eliminar
  31. Como siempre, una "joya" de relato con esa "jirafa" tan peculiar. Felicidades.
    Un abrazo y feliz finde.

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.