jueves, 6 de mayo de 2021

De picnic, en jueves

 


Siguiendo la propuesta de Mar, un día de picnic, mi aportación es la siguiente

Lo llamaron picnic. No sé si ese nombre se lo inventaron, pero nosotras lo llamamos “fiesta”. Primero notamos leves vibraciones del suelo, acompañadas de un sonido repetitivo y un olor a tubo de escape. Cuando paran los coches, el bosquecillo, con sus mesas preparadas para barbacoas, se llena de voces alegres, a veces con griterío de niños. Yo prefiero que no hagan barbacoas, porque el olor, y el humo, me irritan la garganta, pero en nuestro grupo, por lo menos diez hermanas prefieren las barbacoas, porque dicen que los restos de carnes asadas les sientan de maravilla. En cualquier caso, la tortilla de patatas está casi garantizada.  Rara vez no queda rastro de algún fragmento en el suelo.  Más de una hermana nos ha de llamar para que la ayudemos a trasportar trocitos al hormiguero.

Nunca pensamos que ese niño fuera tan cruel. Apenas habían salido de los coches, era casi imperceptible el olor a comida que iban sacando de ellos, cuando un niño se ha acercado al hormiguero, se ha agachado, ha buscado un palito y se ha puesto a jugar a meterlo en nuestra casa y ha sonreído. Le he mirado y casi he podido intuir lo que hizo después. Me he salvado de la inundación, sí, pero la desolación de quedarme sin casa entre ese olor a orina tan intenso, me ha dejado mareada. Si encuentro a un buen puñado de hermanas, subiremos por las piernas del chaval y le morderemos cuanto podamos.

 

Palabras: 246

Más relatos jueveros

98 comentarios:

  1. Interesante y divertido. Pobres hormigas, siempre trabajando para que llegue un mono de niño y ¡zás! haga pipí y se lleve todo por delante.
    Muy bien, Albada.
    Buenos días

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecillas, es verdad. Con una broma de un niño, se quedan sin casa.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  2. La venganza será terrible.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las imagino peleonas, y resentidas, y con razón :-)

      Un beso

      Eliminar
  3. Pobrecillas hay que dejarlas, la de veces que he seguido su camino y visto como cargan con mas de lo que pueden, son un bonito entretenimiento. Me ha gustado leer a las hormigas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, son el símbolo de la constancia, compañerismo y laboriosidad. Es muy cruel eso de hacerles daño por capricho.

      Un abrazo, Ester

      Eliminar
  4. Impresionante el relato.

    Pobrecillas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. jajajaja que simpática entrada de nuestras acompañantes de picnic. PD.: en tu relación faltan unos deliciosos dulces que se hacen en tu ciudad: Frutos secos bañados en delicioso chocolate...mmmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son espectadoras siempre, y a veces, comensales :-) En Reus lo más típico es menjar blanc, almendras que dan el color blanco, peo hay avellanas muy buenas.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Jajajaja! Vaya venganza tienen preparada las hormiguitas!!
    Muy ocurrente tu pícnic. Me encantó.
    Gracias por participar.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pronostico un ataque sin piedad, y sería casi que justicia divina :-)

      Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  7. Muchas cosas que hacen felices a los humanos, hacen desgraciados a algunos animales. Pobres hormigas, pasaron de la posibilidad de un buen festín, a una inundación en toda regla. Hay que ver la puntería que tuvo ese niño malo, por lo que se merece un buen escarmiento.
    Un micro simpático, original y, tras superar la primera mitad del texto, muy sorpresivo, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecillas, todavía se están recuperando, de la rabia y de la casa. El niño se recupera de la dermatitis y picores :-)

      Un abrazo, y por una tarde bonita

      Eliminar
  8. ajjajajaj, esas hormigas vengadoras.Me has hecho recordar que cuando nos vamos de merienda al campo no todo es tan idílico, una de las cosas que suelen molestar al ser humano son esas hormigas por no decir los mosquitos. Pero esa perspectiva que le has dado a la inversa me ha gustado, también tienen voz y voto los animales .¿ o no? ..muy bueno. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf los mosquitos es que merecen un cuento aparte. Claro, ellas son pequeñas, pero tienen su corazoncito :-)

      Un abrazo grande, Campirela

      Eliminar
  9. Me ha encantado escuchar esa voz hormiguil.
    Un relato de lo más original, nos hace reflexionar sobre los distintos puntos de vista, no todo es como pretendemos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde las alturas de nuestros ojos, las cosas son de una manera, pero desde abajo, siendo hormiga, o saltamontes, es otra cosa :-)

      Un abrazo, Milena

      Eliminar
  10. Muy bueno, mejor aún te ha quedado genial. Según lo empecé a leer no me imaginaba que fueran las hormigas las que hablaran. A ese niño hay que enseñarle a respetar a los animales. Me imagino la venganza de las hormigas, je je je .
    Un abrazo Albada
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tienen voz, pero es bajita que no las escuchamos. En serio. Imaginé a un niño sin malicia pero sin respeto.

      Un abrazo, y a por una tarde con picnic

      Eliminar
  11. Me ha gustado mucho,tiene originalidad.Es otro punto de vista, el de la naturaleza que habla de respeto y convivencia.Nunca te puedes imaginar que son las hormigas las que hablan del picnic,su fiesta o festín.
    Abrazos Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pue se alimentan, en parte, de esas cosillas que vamos dejando caer los humanos. Y sí, igual lo llaman fiesta, sin más :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Original, divertido y didáctico que de una manera muy peculiar nos dices que los caprichos hay que cortarlos de cuajo. Bromas si pero respetando el ecosistema.
    Me ha encantado, Albada.

    Abrazos y feliz día !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que les imaginé limpios, llevándose las basuras, pero un poco de respeto se ha de inculcar en los niños. Los seres vivos existen, y quieren vivir.

      Un abrazo, y gracias, Joaquín

      Eliminar
  13. Eso, eso. hasta llegar al inicio del grifo desde donde se desparrama ese maloliente chorro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que las hormigas, furiosas como puedan, llegarán :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Un abrazo y gracias por dejarme disfrutar en tus letras.

    ResponderEliminar
  15. Que suban hasta el culete, se lo merece el simpático chaval.
    Me entretienes mucho con tus escritos.
    Abrazos azules como la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, pues igual sí. Ese mocoso ha de aprender :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Jaja que se prepare el niño para la venganza! Seguro será parano olvidarla :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se merece un escarmiento, pero los niños son así

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Tendrán que subir alto esas hormigas para darle de su propia medicina a ese niño :) Un relato muy original Albada.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
  18. jajajaa me ha encantado. El pícnic desde la otra perspectiva. Genial!
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo es diferente desde su mirada, la de las hormigas :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Las pobres hormiguitas! arrasadas,orinadas, molestadas!
    Genial esta "otra mirada" Me encanta!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son pequeñas, pero tienes su vida, son vulnerables.

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  20. Hola Albada.. Me dais envidia con vuestros relatos sobre pícnics, y es que yo era un urbanita de ciudad y aquí en la ciudad no se hacían muchos pícnics, eso si recuerdo las comidas en La Floresta, o en Las Planas el domingo..jejeje..
    Un abrazo buen fin de semana, me voy al Penedès hasta el próximo lunes... !Ara si!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, las de la Floresta era costilladas de aúpa. Disfruta mucho

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Espero que la venganza que planean no se convierta en una versión de "La humanidad en peligro", aquella peli sobre hormigas mutantes...

    Pero si es así, tendremos que reconocer que nos lo hemos buscado. Y tú podrás decir: "Os lo advertí" :D

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, bueno, algunas lecciones se aprenden por las malas, parece

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Me sacas una sonrisa. Las hormigas no tanto, las tengo en casa y la lucha con ellas te juro que es encarnizada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, es que son persistentes, muy tozudas. Pero tienen su corazoncito, eso sí.

      Un abrazo y que se vayan de una vez

      Eliminar
  23. Boa tarde Alba. As formigas estão direto aqui no meu quintal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, lo siento, Luiz

      Un abrazo, y feliz fin de semana.

      Eliminar
  24. Ya vendrá la venganza de la hormigas. Solo hay que darle tiempo al tiempo, ese niño crecerá y morirá y entonces las hormigas lo recorrerán, comerán y desintegrarán a placer, con la esperanza de que este sea el último niño así de pesado. Vana esperanza.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Por Dios, pues muchas veces el crio malvado fui yo.... no sabia lo que hacia por su puesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, los niños son crueles por ignorancia, pero sobre todo por curiosidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  26. Hola,bomita !Con esa carita de buena persona que tienes, da gusto entrar en tu casita y ya tenía ganas!
    Sabes? Anoche te leí y creía haberte dejado un comnetario,pero veo que no fue así.
    EL caso es que me asombra la forma en la que has trabajado el relato. Es de lo más curioso ,ocupando el lugar de las hormiguitas...Eso es tener un gran poder de improvisación .Me ha encantado!Al crio le dejaremos sin castigo,pero sí con unas buenas razones para no repetir(sonrisa)
    Besucos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, era una posibilidad, ver el picnic desde la visión de un insecto, por ejemplo. Me alegra que te gustara

      Un abrazo, y de verdad, muchas gracias

      Eliminar
  27. jajajajajaja y muy merecido el castigo a ese diablillo

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  28. A ver si podéis llegarle hasta las pelotas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Lindo post amiga, pobres hormigas, los niños son muy traviesos con ellas, este hasta se orino en su casa, que bueno que pudieran subir por sus piernas y morder allá donde te platique......saludos a la distancia amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Son insectos laboriosos, que la verdad, no me caen mal.

      Un abrazo, Sandra

      Eliminar
  30. Una completa entrada, tan divertida como didáctica, genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Hala, qué bonita perspectiva desde el mundo formicarum. Los humanos son depredadores desde la tierna infancia. No me vale justificarlo solo con decir que son curiosos y quieren saber. Creo que es el impulso de destruir lo pequeño, lo que está por debajo. Ya queda de manifiesto en tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un impulso, que no sé si instinto eso de destruir lo pequeño. Pero hay que educarles.

      Un abrazo

      Eliminar
  32. Vaya con el niño...
    De mayor será político.

    Besos.

    ResponderEliminar
  33. ¡Ahí le han dado!
    Me gusta la originalidad de tu texto. El punto de vista de los que solemos apartar de la comida. Imagina si hubiera hecho un trato con las avispas. El niño sale bien espabilado :-9
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  34. Genial el texto. los humanos somos crueles y nos gusta destruir.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo somos, desde chicos. Es una pena, pero sí. Un abrazo

      Eliminar
  35. De pequeño que maba a todas las hormigas rociandolas con alcohol para verlas retorcerse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crueldad extrema amigo, muy extrema ¿eh?

      Un abrazo grande

      Eliminar
  36. Me parece a mi que en este caso la venganza es un claro caso de justicia. Muy original, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que un castigo le vendrá bien.

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  37. Me temo que será doloroso el correctivo, porque ellas siempre van a puñados.
    Original y bonito relato

    Abrazo

    ResponderEliminar
  38. Una historia original, el muchacho que se prepare, suelen ir en ejército. Un abrazo, ERATÓS.

    ResponderEliminar
  39. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  40. Hola guapa , que angustia has pasado en la piel de esa pobre hormiga , se merece bien ese castigo , espero que le sirva de castigo , para que no sea cruel la próxima vez ,besos de flor del baúl de mis libros y juguetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te pusieras en su piel, porque ellas son numerosas y pequeñas, y seguro que sienten.

      Un abrazo

      Eliminar
  41. ¡Me encantó! Pobres hormigas *.* Espero que le den su merecido a ese niño malo...
    Un besazo, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, me alegra que te gustara. Hay niños bien crueles :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  42. Menos mal que mi hormiguero sigue en progreso de reconstrución, sin olores raros ni innundaciones malolientes ni mad humo que irriten las gargantas de las hermanas.
    Ha quedado muy bien tu micro-relato y hay todo un mundo en él que desprende una enseñanza.
    Me alegro por el tema ya que yo tengo un post reciente sobre un hormiguero.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguirá su progreso, no se rendirán por la inundación, seguro. Sí, me suena haber leído en tu blog sobre él.

      Un abrazo

      Eliminar
  43. Albada, você escreve tão bonito...
    Foi bom ter vindo. Foi muito bom.
    Um beijo.

    ResponderEliminar
  44. Encantado de la personificación de la hormiga y su detección de esos paseo para ella y su especie temibles, que las hace vindicativas, por las barbaridades de los niños. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era tentador ponerse en su piel. Gracias.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  45. Desde el punto de vista de las hormigas. Interesante y divertido, como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
  46. Ya me gustaría ver a las hormigas subiendo por las piernas del niño. Muy divertido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  47. Sobre todo una idea, y darle forma. Un abrazo

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.