miércoles, 12 de mayo de 2021

Sensación de soledad en jueves

 


Sumándome a la propuesta de Mónica, en su blog Neogéminis, sobre el "Sind. de la Cabaña", mi aportación es la siguiente

Me reclutaron para un ensayo clínico. Yo, cándida paloma, me dije que, por una vez, bien valía colaborar con la ciencia o la farmacopea. Experimentaban con un fármaco para ser feliz. No sé si comprendí mal el objeto del estudio, o me lo explicaron de manera fragmentada, pero llegada la primera noche, en mi casa, me vi con un bloc para valorar las sensaciones que debía notar con el fármaco, según yo entendí.  Me tomé la primera pastilla, naranja. Genial, me dije, un color alegre.

Imagino que me dormí profundamente y me trasladaron sin dificultad, porque desperté en un cuarto sin ventanas, con una gran pantalla en una pared, un camastro, y, en un rincón, un aseo diminuto. Cada día me han traído la comida, dejándola en una obertura, junto con una pastilla naranja, nuevamente, como la Mirinda. Las imágenes de la pantalla eran paradisíacas. Antes de dormir he descrito las sensaciones provocadas. La mayor ha sido de rabia, porque me he sentido engañada, manipulada, y lo que es peor, encerrada, como un ratoncillo de laboratorio, recordándome ante el espejo a una mujer que un día fui yo.

Dicen que maté a quien me abrió la puerta. Dicen que estuve sólo tres días, aunque anoté como de siete días. Dicen que usé el boli como estilete en su yugular. Dicen que aquel ensayo se tuvo que terminar de manera accidentada, porque los efectos secundarios no compensaban a los beneficios. El médico forense me ha derivado a la unidad de psiquiatría de la prisión. Me tienen en aislamiento porque no me haga daño ni lo haga a los demás, según me explican. El cuarto es frío y sin ventanas, con un catre. Tiene una taza de wáter con un lavamanos diminuto encima. No me dan pastillas. De alguna manera, clavando el bolígrafo, fui feliz, pero no lo reconoceré jamás.

Palabras 297


94 comentarios:

  1. Pues muy certero relato. Pena que deba ser corto, porque el tema, tal como lo planteas, podría llevar a detalles suculentos que nos trasladen algo más al mundo interior del personajes. Pero me conformo, porque me has hecho pensar y acaso en algún momento te copio la idea que, por otra parte, no debe ser propiedad de nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más larguito será posible, porque en esos tres días su mente estaba en un estado de confusión tremendo, según lo imaginé, claro. Por supuesto, coge la idea, que ni es mía ni es nueva.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Un relato que me recuera a Orwell o a Huxley,muy original y actual,que bien podrían ser las pruebas a las que nos someten con vacunas que no sólo son los efectos que pueden producir hoy,ya veremos los que producirán dentro de algunos años.Somos conejillos de indias en manos de desaprensivos gobernantes, farmaceúticas que se enriquecen y riquezas que gobiernan en la sombra.
    Abrazos Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quise ver ningún parecido con vacunas, la verdad, era un fármaco nuevo, con expectativas muy enrarecidas. Si han de liberar la patentes de esa vacunas contra el Covid, el dinero ya lo han hecho, eso sí. Muchas incógnitas aún.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. ¡Vaya con el ensayo clínico! Le está bien empleado por "apuntarse" a la felicidad, dependiendo de un fármaco aun incipiente.
    ¡Con los motivos que nos da la vida, para ser felices, sin atajos!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa cándida paloma pagó carísima la curiosidad, o el ansia de ser feliz, peor puede pasar ¿eh?. Luego descubren que era sacarina, le habái tocado el placebo

      Un abrazo

      Eliminar
  4. menos mal que la pastilla era naranja, llega a ser negra...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como los frasquitos de Alicia, era un experimentar :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Que bueno es un relato estremecedor y que muy verosímil en los tiempos que corren. Las pastillas de la felicidad no fueron muy efectivas!!Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pueden serlo, es imposible. Y había la generación Prozac, si recuerdas

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Suscribo todo lo que dice José Luis y por otro lado decirte Albada que me ha impactado tal como lo has narrado. Felicidades, amiga !!!

    Abrazos y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues me alegro que te haya gustado. Es un planteamiento sencillo, que tal vez alargue para futuras ocasiones.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Un buen relato que da para mucho amiga Alba.
    Los pelos se me han puesto como escarpias.
    Hoy día la realidad puede en algunos casos superar a la ficción.
    Un abrazo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, un poco para reflexionar sí que salió. No puede haber pastillas para ser feliz. Y existe quien no quiere ser feliz. El Prozac se vendió para evitar la depre, que no depresión, (que sí requiere tratamiento), y en parte vemos un hándicap en todo. Nos deprimimos, de depre, con facilidad, y es frustración sin más

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Albada, muy bueno el relato, da para pensar las mil maneras que hay para manipular a la gente, medicación, crear expectativas, jugar con la frustración.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, y mira que hay el doble ciego, es decir, ni quien da las pastillas sabe si da fármaco o placebo, y hay quien se cura con placebo, por ejemplo. la mente es maravillosamente compleja

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Tienes una gran facilidad para escribir relatos cortos. Te felicito.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tema, cualquiera, da para un relato breve. No te quepa duda

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  10. Un efecto secundario típico, por algo estamos medios locos o locos enteros.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, nos venden tantas cosas para ser felices, en teoría, que luego nos vemos con un bañador lindo pero que no es nuestro estilo la caja de una tienda, y tal vez lo compramos, pero no nos hará feliz

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Fijo que el boli, era "bic naranja", jajajaa

    En la antepenúltima fila "aislamiento" se ha disfrazado de "asilamiento".

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Toro :-), el boli era bic naranja, con certeza. Si no que me miren la cicatriz del cuello :-)

      Un beso

      Eliminar
  12. Impactante, te hace reflexionar sobre la situación actual.
    Hay palabras bastante devaluadas, y una de ellas es "felicidad"

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la felicidad es algo que ni se sabe si existe, pero si es así, depende de uno mismo.

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  13. Muito bom este post, meus parabéns.

    Arthur Claro
    http://www.arthur-claro.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Si ese género es cierto que existe, bien puede acodarse en el relato negro, desde esa postura de un Poe o un Lovercraft. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inquietante tal vez, y de novela negra no sé, porque mata tal vez por supervivencia mental.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Pobres los de Bic, ahora que están de aniversario ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Hola Albada.. El relato que nos has contado, es casi un guion de Hollywood. Te hace falta el actor apropiado que le dé ese encanto desgarrador. Yo propondría a Anthony Hopkins, o si es mujer a Frances McDormand.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parecen actores excelentes. Hopkins es mi actor favorito de hecho.

      Una brazo, Llorenç

      Eliminar
  17. Moraleja, no hay que creer en todo lo que nos dicen por muy bonito que parezca. La felicidad no está en los fármacos.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, mejor fiarse poquito, pero pro supuesto, en los fármacos no puede estar la felicidad.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  18. Madre mía! menudo subidón le dió la pastillita... Ese síndrome de la cabaña es de lo más sutil instalado en el cerebro.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sensación puede no corresponderse con la realidad de hecho, la mente, así de juguetona.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  19. Tremendo relato,de desbordante imaginación,y que como han dicho recuerdan a los relatos de Aldous Huxley.
    Un gran gran cuento! Excelente como siempre tu narrativa!
    Beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un relato casi posible, si bien lo de cargarse al que le abre la puerta es un poco extremista.

      Gracias, Luna. Un abrazo

      Eliminar
  20. Injusto el traslado.
    Fue un efecto de la medicación, que parece que no fue lo esperado.
    Bien contado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser que todo fuera una alucinación, si bien la muerte es real. A saber la mente lo que puede crear, ¿no?

      Un abrazo

      Eliminar
  21. Le quitan a uno las ganas de colaborar.
    Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Boa tarde Alba, acho que todos estamos ultimamente como essa imagem que você colocou. Espero que esses dias acabem logo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar encerrado es muy difícil, y la mente lo acepta muy mal.

      Un abrazo, Luiz

      Eliminar
  23. nunca me fiaría de un fármaco para la felicidad. todavía si fuera para hacer más soportable la tristeza, pues vale. pero la felicidad, mejor buscarla haciendo cosas que nos gusten. los efectos secundarios de una pastilla así pueden ser peligrosos, y en tu relato lo ilustras a la perfección.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es imposible, si bien el Prozac, no sé si lo recuerdas, se vendía como para no estar triste o depre.

      Un abrazo, Chema

      Eliminar
  24. Estupendo Albada! Primer relato abriendo la lista de participantes jueveros y nos dejas con gusto a poco. Muchas gracias por sumarte 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor que quede ese gusto de quiero más que el exceso, ¿no?. :-)

      Un abrazo, y gracias.

      Eliminar
  25. Acabaremos todos así, sin que hayamos pasado por ningún ensayo médico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual acabamos como una regaderas, sin experimentación farmacéutica.

      Un abrazo, Tracy

      Eliminar
  26. Al ir leyéndolo me he recordado,como dicen otros amigos,del tiempo presente.Luego ya evolucionado el relato,me ha parecido muy bien tratado y con una dosis de fantasía,real,sí,de pura realidad.Quién compra la felicidad?Una pastilla te la da?Pues hay quien hace lo posible para que nos lo creamos.
    Muy bueno tu escrito.Tienes facilidad para ello .
    Besucos y felicdades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querer comprar la felicidad de hecho lo hacemos todos, compramos, viajes, coches etc en busca de esa satisfacción, a sabiendas de que no está ahí .

      Un abrazo, y a por este día

      Eliminar
  27. Fantástico relato, hay que tener cuidado con los efectos secundarios.......... Saludos ya brazo Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho cuidado, porque pueden ser devastadores :-)

      Un abrazo, Sandra

      Eliminar
  28. He sentido pánico leyendo tu relato! ¿Será posible que estas cosas puedan pasar realmente? Has abierto la caja de los truenos... ;-)

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la mente es muy poderosa, y si ella creía que le daban medicación, y no placebo, a saber qué pudo fabricar su mente.

      Un abrazo

      Eliminar
  29. Dede luego podría decirse que fue mucho pero el remedio que la enfermedad. Lo malo es que antes de participar en un ensayo clínico tienes que firmar un consentimiento informado, con lo que quienes lo monitorizan están exentos de responsabilidad. Esto sí fue utilizar al "paciente" como conejillo de indias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue peor, tal vez porque ella ya era feliz, ojo, que eso no lo sabemos. Se firma, claro, y así se exime de responsabilidad a la Farmacéutica. Se paga, habitualmente, hasta donde yo sé, pero mi hijo justo ahora participa en un nuevo fármaco para dislipemia genética y no le pagan ¿eh?

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Y todo eso solo con la pastillita de color alegre "Naranja"
    y digo yo ¿Qué habría pasado si te tomas la pastilla roja o azul?
    muy bueno , tú también tienes un brote macabro, que bonita manera de castigar
    tus personajes , recuerda que algún día estos se vengaran de ti , jajajajaja.
    besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capaz, un día se me cuelan en los sueños mis personajes, y me dejan hecha unos zorros :-)

      Un abrazo, Flor

      Eliminar
  31. Con razón siempre he sido y continúo siendo reacia a ese tipo de colaboración.
    Lo lamento mucho por los investigadores, que sin los conejillos de indias, estarían desde hace muchísimo tiempo apuntados a las listas del paro.

    La Mirinda, la bebida que ya por mi época juvenil formaba parte del picnic o encuentros de la pandilla...
    ¿Sería la Mirinda la culpable de que entre los de la pandilla, en ocasiones salieran a relucir dobles personalidades?

    Fuera de bromas, Albada el relato te ha quedado bordado...Bravo.
    Un abrazo y más besos...

    ResponderEliminar
  32. Cualquier pócima tiene efectos secundarios, el ansia de la felicidad trajo sorpresa. Cualquiera puede ser voluntario y hacer de conejo de indias pero en tu relato tiene un precio muy alto.
    Como siempre te doy el premio a la originalidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El precio puede ser nulo, pero aquí le salió fatal.

      Muchas gracias, y un abrazo grande

      Eliminar
  33. Es que estos laboratorios que ensayan con uno son muy irresponsables, nunca pierden, le hacen firmar a uno clausulas y clausulas. Lo que hicieron aqui con quien cuenta la historia es una cosa terrible.

    Es pues un relato muy intrigante que nos hace reflexionar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algún momento han de probar sus fármacos en humanos, eso es comprensible, pero a veces es un precio alto para el conejillo de indias.

      Me alegra que te gustase. Un abrazo

      Eliminar
  34. seguro que las pastillas naranjs no estan a la venta para ciudadanos normales. Lastima, se las podiamos dar a quienes frecuentaran a los politicos.
    besosss amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, pues menos de color naranjas y más azules, que igual se tomaban algunos. :-)

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  35. Un escrito increíble además de muy bien escrito... Te felicito

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser creíble, no creas :-). Muchas gracias.

      Un abrazo, Isaac

      Eliminar
  36. Una historia casi de ciencia ficción. Me recuerda aquel libro, creo que de Orson Wells, "En el año 1984", creo que se titula.
    Me has dejado impresionada por tu imaginación y por el tema, ahora que se esta experimentando con todo el mundo, la vacunación masiva y casi obligatoria.
    Te felicito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece ficción, pero no es tan extraño, porque la mente es muy poderosa. Así se explican algunos efectos secundarios, aunque este tan llamativo, por supuesto, no sería posible, creo.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  37. ¡Ay qué sorpresa!
    Un relato que me ha sorprendido y dejado pensando sobre un animal agazapado deseando saltar...
    Muy bueno!
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esa imagen de animal acorralado, y agazapado a la espera, es lo que me llevó a que matara a quien le abría la puerta.

      Gracias. Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  38. ES lo que tienen las pastillas con sabor y color Mirinda...

    Besines utópicos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que ni de Fanta, eran de color Mirinda :-). Un abrazo

      Eliminar
  39. cáspita, repámpanos eso si que son efectos secundarios y terciarios. bueno al menos los hombres en la antigua mili íbamos informados que en ella, voluntario ni para comer.
    Por cierto que bocadillos te gustan para llevarte a la cárcel
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, pues ni voluntarios, ni a la fuerza, hay experimentos que mejor no llevarlos a cabo. Para cuando vaya a la cárcel, un bocata con lima (de limar), y jamón :-), por favor

      Un abrazo

      Eliminar
  40. Un buen e impactante relato el que nos dejas. No siempre es bueno participar en nuevas experiencias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre lo nuevo, ni las nuevas experiencias, nos aportan mejoras, eso es verdad. Pero es que lo de la felicidad como que buscarla en una pastilla es absurdo.

      Un abrazo, Chelo

      Eliminar
  41. Y es que los ensayos son ensayos, pueden ir bien o mal y en este caso muy bien no ha ido. Me encanta ese toque surrealista. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, no fue bien. Pero hay que investigar siempre.

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  42. Uau! Que bela postagem.
    Onde se aluga essa casinha,
    onde?
    Um beijo, minha amiga e
    bom fim de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa imagen es de neogéminis, y me encantó, la verdad, como una burbuja.

      Un abrazo

      Eliminar
  43. Parece que esas pastillas naranjas fueron un experimento nefasto. Una estafa que se convirtió en una cárcel contra la que se reveló. Eso... siempre produce satisfacción.

    Muy buen relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue nefasto para ella. No sabemos si otros participantes consiguieron mejores experiencias :-)

      Un abrazo, y feliz semana

      Eliminar
  44. Tenía una amiga que trabajaba en un laboratorio y hacían estudios de estos.
    El que me propuso era al menos divertido, pero al final no lo hice porque tenia que trabajar...y no era plan de llegar borracha como una cuba a mi oficina...
    Consistía en un martes a las 9 de la mañana, ponerme a beber (cubatas) como una cosaca en una habitación, junto con unos cuantos más. Querían saber como afecta el mismo alcohol a diferentes personas... y encima te pagaban por hacerlo (900 euros + o -) yo le pregunté: ¿y no podemos hacerlo el sábado por la mañana? Te prometo que seré la reina de la fiesta... jajajaja
    Palabrita de Laura.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante esa experiencia, porque, como dices, a veces se paga bastante bien. Se corre un riesgo, eso sí, pero como ene tu caso, podía ser hasta divertido :-)

      Un abrazo grande, Laura. En tu blog sigo sin poder comentar como quisiera por el anuncio emergente, que no consigo quitar.

      Eliminar
  45. Con placebo o con pastilla matar le produjo un gran placer. Eso está claro... pero eso no es...

    Impactante relato, Albada.

    Felicitaciones
    Un beso grande

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.