miércoles, 8 de diciembre de 2010

La pareja de puertas

El armario de dos puertas del dormitorio conyugal se entreabre con la brisa y el espejo espera impaciente el combate cuerpo a cuerpo.

La mano sobre el tirador de bronce no tarda en hacer vibrar la puerta contigua y raudo, antes de que  Lola se interponga ve brillar a su pareja, el espejo del otro lado.

Quedarán frente a frente mientras ella se viste. Podrán comunicar sus reflejos mientras no esté entre ambas puertas del ropero.

Luego, cuando ella se haya mirado vestida entre ambos, la oscuridad volverá a su sitio y ellos verán las perchas, sintiendo a su lado la pareja dormida, cada uno en su lado del armario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.