miércoles, 8 de diciembre de 2010

Desde la silla de ruedas

Tomada de " Lecturalia"

La envolvió con un lazo grande blanco. Quiso que el álbum de fotos fuera el símbolo de que la vida compartida había sido el mejor regalo.  

La combinación de pastillas empezaba a hacer efectos y estaba en un estado de serenidad absoluto. Las prospecciones de futuro apuntadas por el neurólogo no las deseaba, y mucho menos compartirlas con él.

Miró desde la silla la foto del único amor que conocía y esperó alerta el sonido del llavín.

Se puso un poco de rubor con colorete y al verle le señaló su regalo: la libertad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.