domingo, 11 de noviembre de 2012

Revueltos.






Pudiste anticipar tu regreso.
     Llamas desde el aeropuerto.
              Alego una migraña en el trabajo.
                          Veo parar un taxi en  la puerta.
                               No puedo esperar al ascensor.
                                      Bajo las escaleras de tres en tres.
                                             El porta-trajes yace en el suelo.
                                                      Nos  dejamos subir hasta la planta.
                                                           Fundidos y fusionados en un beso
                                                                  que dura algo más que el trayecto.

                             … Imbricados.
                                                              De nuevo juntos
                                                                            … y revueltos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.