domingo, 10 de diciembre de 2017

El banco vacío

Imagen de Google

Cuando el mar se desbordaba por los senderos de las hormonas de los quince abriles, les pudimos ver, tras el instituto cercano. Exaltando a los mejores instintos de un amor al abordaje. Ese inexperto, torpe y apresurado. Sin más ley que la de dejarse llevar por la ceguera, ignorantes ambos del uso de los bastones blancos.

Este invierno está distinto el ecosistema de parque. Las cotorras han colonizado la zona de las palmeras, mientras que las palomas parecen ser cada día menos, y más feas.

Ayer vi al chico del pantalón bajo, y del ardor encendido, sentado en el respaldo del banco de madera. Observaba la alineación perfecta de las palomas que montan guardia, sobre el tejado de una caseta. Como otras tardes. Pero a ella no la vi llegar.

Hoy un vacío rodea al banco. No seré yo quien me siente en él, a leer el diario. 

18 comentarios:

  1. Dónde estará ella?

    El banco, quizás, también la echa de menos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que el banco la echaba de menos. No sólo los brazos y las manos del chaval. No podemos saber si la historia entre ellos continuaba en otro lugar

      Un beso

      Eliminar
  2. El banco quedó impregnado de una historia y de un aura que el/la protagonista admira y respeta.
    Saludos salados, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El banco era cómplice de una pasión adolescente, que daba vida al parque entero. Su efluvio nos acompañará por un tiempo, pero seguro que otros caminantes descansarán en él. Un día.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Quizas se sintio solamente parte del "mobiliario urbano" y decidio irse..
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser que el banco que vemos, ya no sea el mismo. Que el escenario de pasión principiante se fura en pos de otra historia de amor

      Un saludo

      Eliminar
  4. El banco añora cuando fue altar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó que vieras el banco como un altar. Es una imagen preciosa.

      Un beso

      Eliminar
  5. Seguro que hay muchos bancos cómplices de los ardores adolescentes. Si esos bancos pudieran contarnos las historias que han escuchado y de las que han sido parte nos emocionaríamos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los bancos de parques son recipientes de historias, como dices

      Historias de juegos, de amantes, de soledades. El mismo banco podría ser un narrador excelente

      Un beso

      Eliminar
  6. Y es que… de alguna manera queda la esencia de lo vivido, adherido allí, donde hubo lo sentido…

    Poético y hermoso, querida amiga… Así como inspirador…

    Bsoss enormes, y feliz noche 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos dejando jirones de momentos en los bancos, en los asientos de biblioteca, en las esquinas donde nos citamos o despedimos. Tenemos la esencia de perdurar, al menos en nuestros recuerdos

      Muchas gracias. Un beso y feliz miércoles

      Eliminar
  7. Que bien te ha inspirado el banco, hay cosas y sentimientos que duran mucho tiempo y otros desaparecen, amor de jovenes que a veces madura y a veces no.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los amores juveniles son tan intensos, que envuelven al escenario donde se desarrollan. Será por eso que, aún pasado el tiempo, esos lugares están llenos de recuerdos que parecen no querer perecer

      Un abrazo

      Eliminar
  8. muy bueno!!!! cuanta inspiración nos regalan esos bancos....
    felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos guardan secretos e instantes que uno puede pescar en los paseos. Sólo si sabe escuchar, eso seguro.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Un banco puede inspirarnos tantas cosas, desde el silencio de una tarde marchita, hasta la soledad que nos envuelve en la noche, y además, cuántos secretos esconden.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son ornamentos de parques que encierran miles de historias, muchas de ellas fascinantes

      Un beso, dulce María

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.