viernes, 26 de enero de 2018

Casarse de por vida

Foto de la página escribefino
                           

Pilar rechazó casarse en las tres ocasiones en que compartió techo y alcoba. Había entendido, desde niña, que un papel no une o desata .

Sí tuvo la gran suerte de comprender que un compromiso de afectos dura lo que la vida haga que una unión perdure ( y es que el amor es eterno mientras dura, ya sea un día, una década o toda la vida)

Vuelve a mirar la escritura de su piso; hipoteca a treinta años. La contrajo a los cuarenta y dos. Su boda, de compromiso de permanencia fue con Caja Madrid. Esa que acabó como acabó, pero su deuda sigue, a pesar de ya no vive en España desde el dos mil diez. 

Ahora entiende por qué echa de menos un posible divorcio, que la pudiera liberar de la deuda de por vida. Suena  a cadena perpetua.

Inspirado en escribe fino

14 comentarios:

  1. Todas las ataduras pueden ser revocadas...pero una hipoteca...como que no.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ley hipotecaria española debería estar prohibida. Creo que Europa ya esta tomando cartas en el asunto, porque ha sido y es una atadura de la que no puede uno escapar. Es inmoral que avales con bienes presentes y futuros y que no puedas regresar las llaves y, ya que no sigues en la casa, puedas irte sin más.

      Un beso y feliz finde

      Eliminar
  2. Qué buena similitud, querida amiga… Nos comprometemos con nombre y firma a un casamiento del que difícilmente nos podremos divorciar…

    Un placer leerte…

    Bsoss y abrazos, y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En España no te puedes evadir del pago de una hipoteca, no es negociable. Has de pagar el préstamo que hizo para comprar esa casa. Por eso uno acaba más casado con la hipoteca que con la pareja, porqué ésta, al menos, puede elegir seguir contigo o no :-)

      Gracias Ginebra. Un beso grande y feliz finde

      Eliminar
  3. Lo que un banco ha unido no lo separa ni Dios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, y qué verdad es amigo mío. Tal cual. Eso es unión y lo demás es tontería. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Lo de las hipotecas en este país merece un juicio global.
    Es un abuso generalizado.
    Un horror para la población.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un abuso de poder. Porque el poder, dejémonos de tonterías, sólo es éste. El poder judicial es más moldeable, pero éste es el disco duro de la sociedad actual. Una pena

      Un beso y buen finde

      Eliminar
  5. De momento no hay nada que hacer, pero ya lo sabemos cuando la suscribimos y corremos el riesgo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un riesgo que no cuantificamos cuando la firmamos, porque en treinta años, tiempo que se alargó cuando con la burbuja inmobiliaria se inflaba, pueden pasar muchas, demasiadas cosas en la vida. Cuando nos casamos corremos un riesgo inferior, y era ese el motivo del post, como entendiste.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Qué raro... ¿un banco que te quiere amarrar de por vida?
    (Sarcasmo, por supuesto).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabemos que esa es su tendencia, la fidelización. Aquí, ahora que se contratan menos hipotecas, porque es de locos atarse a pagos fijos por tanto tiempo, nos quieren atar con préstamos al consumo. Curiosamente a mí me ofrecen préstamos bancos que en su momento no me concedieron la hipoteca, lo que es el bussines, :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Esto si que es un matrimonio para toda la vida, no hay nada que les separe.

    Más besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un compromiso de tal calado, que hay que pensarlo muy mucho antes de firmar
      Un beso y buen finde

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.