viernes, 19 de octubre de 2018

Estiércol y maltrato

Tomada de Google


El chaval ayudaba en la granja, sin dejar de ir al colegio, y la nena colaboraba en lo que con su corta edad podía. El padre les iba a buscar cada tarde, y, de manera independiente a que estuvieran jugando  o hablando con alguien, con un gesto de cabeza, imponía la orden de entrar en el coche.

En la cocina, desde la muerte de la madre, Alejandro y   María hacían los deberes cabizbajos  mientras el hombre trajinaba cacerolas e iba dando tragos de  una botella. La nena se salvaba casi siempre, pero él rara vez se iba a la cama sin haber recibido  algún golpe. El motivo se lo inventaba según el día.

Cuando han llegado al colegio, la señorita Gertrudis les ha preguntado por el padre, ya que solía ver su camioneta en las inmediaciones del centro. Alejandro, con esa envergadura tan desarrollada para sus doce años, ha contestado.

-Se ha ido- ha dicho sin mostrar la menor señal de preocupación.  Luego ha cogido por el hombro a María y han entrado en el edificio, como cada día, dejando a la hermana ante la puerta de su aula.

La visita de la asistencia social a la granja, en la tarde, ha sido reveladora. La ha recibido Alejandro. Animales y campo sin cuidar, y una montañita de estiércol con cientos de moscas merodeando le han hecho avisar a la policía local. El cadáver presentaba un fuerte impacto en el occipucio. Entre las bostas adheridas, un trozo de cerebro brillaba al sol.



38 comentarios:

  1. Debe ser dificil entender para un niño de 12 años, ese maltrato sintomático y sin sentido. Quizás por eso, la fuerza se impuso a la razón.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que un chaval, muy grande para su edad, no podría aceptar el maltrato porque sí. Que no veo ninguno justificable. Aquí toma una decisión, fruto de la desesperación, imagino, sin contar las consecuencias.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Otro tema de actualidad el que dejas con tus letras para refrescar las conciencias de y hacernos pensar un poco en la sociedad en que estamos y sus carencias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejar de tener infancia ha de ser horrible. No podemos ponernos en la piel de un crío que sufre maltrato, porque nos parece aberrante.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Las cosas que brillan al sol, siempre muestran su mejor aspecto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese trozo de cerebro, que al menos eso, del energúmeno muerto, brille en algo.

      Un beso

      Eliminar
  4. Qué triste y duro, pero por desgracia, muy real.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos niños seguro que sueñan y rezan para que sus maltratadores mueran. Lo que no suele ocurrir es que saquen rabia, oportunidad y coraje para matar. Tampoco saben las consecuencias de vivir marcados, si bien, la ser menores, las penas tiene en cuenta esa poca habilidad para conocer las consecuencias de los actos.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Ya lo creo, Albada. Yo soñaba con que mi bisabuela muriera y planeaba como matarla. Nunca me maltrató a mí directamente. Maltrataba a mi abuela y yo odiaba lo que su presencia en mi casa representaba. No la maté porque me daban mucho miedo, tanto la idea de la muerte como lo que podría pasar si me descubrieran. Ya no era una niña. Imagino la situación de un niño maltratado y es momento en que sabes que puedes poner fin al sufrimiento.

      Eliminar
    3. Es así Silvia. El niño, y no tan niño, sabe lo que no es justo y detecta la crueldad. Es típica la ideación de morirse el niño y que sus padres se sientan culpables, pero como dices, pueden desear matar, literalmente a ese adulto energúmeno de su entorno. En este caso se daba la oportunidad y el hartazgo, y el niño la utilizó.

      Un abrazo y feliz sábado

      Eliminar
  5. Qué fuerte y qué impactante la imagen final. Palabras concisas y directas como su propia historia. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa imagen es la consecuencia lógica de llevar a cabo el sueño de todo chaval maltratado. El de mi texto sí se atrevió a matar a su verdugo, pero no dudo que hay huidas de casa y consumo de drogas por situaciones de maltrato.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. El cerebro de un niño es inaccesible y puesto al limite es insondable. una tragedia mas real de lo que pensamos. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños detectan muy bien al hombre malo, o la mujer mala. Captan matices de los gestos que los adultos ya no podemos detectar. Cuando odian, porque se sienten maltratados, pueden odiar con enorme intensidad.

      Un abrazo y feliz sábado

      Eliminar
  7. Hay asesinatos a los que les viene grande la palabra. Intentas ponerles otra más benevolente. Te has puesto del lado del que mata. Apetece que la justicia mira para otro lado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La víctima puede acabar siendo verdugo. En este caso, un asesinato por parte de un menor, lo he visto como un tomarse la justicia con su mano, y no me ha parecido tan deleznable esa muerte.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Tremenda historia. El maltrato infantil ha sucedido y sigue sucediendo por más que haya medios de comunicación que hablen del tema y libros que eduquen a padres, la mayoría de algunos ignorantes no leen.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahora ya palizas con cinturones afortunadamente no se ven. Hay maltrato mucho más sutil, pero sigue habiendo castigos físicos, insultos, desprecio a las capacidades y un sinfín de matices de maltrato. El maltrato infantil no está abolido, pero como hay menos marcas externas, se identifica con mayor dificultad.

      Un abrazo Maria Rosa

      Eliminar
  9. Jo... qué fuerte...
    Pero a esos niños les va a ir mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El niño estará en un centro de menores por un tiempo, pero seguro que acabará viviendo una vida más amable luego, con la hermana. Hay situaciones en las que no se sabe qué salida tomar, y los niños pueden encontrar alguna, bestia, pero alguna solución.

      Un beso

      Eliminar
  10. María jugaba con su muñeca siempre sola. Le hablaba como si fuera su mejor amiga confiándole sus secretos más íntimos, jugando con ella siendo ella, la niña más feliz del mundo entero. Dormía con ella, la lavaba y la cambiaba pero cuando la llamaba su padre, la escondía en el mejor sitio más secreto del mundo...Nadie sabía de su amiga ni de sus sentimientos al tener la compañía ideal que volaba por su corazón.

    En la escuela pensaba en ella y a la salida iba a buscarla escondiéndose de sus padres y le comentaba cosas que le habían pasado llorando porque su muñeca era la única que la comprendía...Pero aquella tarde, se le olvidó cerrar la habitación con cerrojo. Estaba tan feliz con su muñeca que lo olvidó cuando una manazas le quitaron de sus brazos a la muñeca rompiéndola por la mitad y ella, entre el espanto y el miedo, entre lo que conocía de otros días y los golpes, le hicieron cerrar la boca volviéndose muda y al parecer insensible a los golpes.

    La maestra se preocupó por María. Siempore se mantenía alejada de los demás niños pero ahora más cuando la ve caminar con dificultad. Le baja el vestidito, y le ve un tremendo cardenal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabemos el mundo de algunos niños. El terror y los temblores de algunas niñas. Ni sabemos los refugios que encuentran para pretender vivir en un mundo diferente, un poco más humano. El maltrato es una lacra. Implica la satisfacción de tener poder sobre la víctima y es deleznable siempre. Cuando se ejerce sobre un menor, es más ruin si cabe.

      Las fracturas y hematomas poco explicables son l apunta del iceberg. Gracias por este comentario, tan duro y en la misma línea. Un abrazo

      Eliminar
  11. Hizo muy bien , muerto el perro se acabó la rabia .... Más de besos de flor .
    Ya estoy al día contigo , ya que me he leído lo que tenía atrasado .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si hizo bien, pero si uno se pone en le lugar de alguna spersonas, se entiende que hay salidas brutales pero de raíz a problemas muy duros.

      Gracias, Flor. UN abrazo grande

      Eliminar
  12. Hola Albada, siempre me cruzo con vos en el blog de Dana y hoy te hago una visita.
    La saturación del niño por el mal trato constante hizo eclosión en un acto que lo marcará, sobre todo, internamente. Pero quién puede juzgarlo... lo más desolador es que hay muchísimos casos así.
    Un abrazo desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí. El tema del maltrato es de unas consecuencias insondables. Este chaval arremetió, en la ocasión en que el hartazgo y la oportunidad se cruzaron, contra el verdugo. Ningún niño se merece ser lastimado, ni de palabra, porque hay insultos que conllevan infidelidad de por vida, ni por supuesto de manera física.

      Un abrazo, me paso por tu blog. Feliz semana

      Eliminar
  13. Impactante relato el que nos traes y que alguna ocasión ha sido real.

    Gracias por pasarte por mi blog y comentar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es real, de un condado de USA, aunque el chaval tenía quince años. Allí hay estados que pueden juzgar a menores con juzgados de adultos, según edad y tipo de delito a esa edad. Este chaval fue juzgado por uno de infancia, y hasta los 18 estuvo en una prisión para menores. No se aceptó locura transitoria pero consideran atenuantes. El cadáver se encontró a los tres días, y la hermana no eran tan pequeña.

      Sí, realidad puede hacerse más literaria, pero la ficción es superada por ella en muchas ocasiones. Un abrazo y un placer leerte

      Eliminar
  14. Es impactante lo que has narrado, muy duro es el maltrato, no hay justificación alguna para ello, pero cuando se trata de maltrato infantil no hay palabras suficientes, qué vida tan dura es a veces, no se lo merecen los niños, solo amor y jugar.

    Ahora lo tendrá muy dificil después de ese trágico final.

    Un placer volver a leerte.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un maltrato físico que es imperdonable. Las rabias de los padres nunca deberían convertirse en golpes. Si están irritados que seden golpes ellos mismos contra una pared, digo yo. Entre adultos me parece penoso, pero contra anciannos y niños es un aberración. Injustificado siempre.

      Me alegra que te pases por aquí, María. Un beso, dulce bloguera

      Eliminar
  15. Odio el mal trato... Un relato sobrecogedor...

    Muy bueno.

    Un beso grande, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lacra. Con las mujeres seguimos contabilizando un promedio de una por semana. Hablo de muertas, que son la punto última del iceberg de esa violencia machista. Sobre niños y ancianos las cifras son muy difíciles de estimar, pero lo hay, y es abyecto.

      Un abrazote

      Eliminar
    2. Sí, lo hay... Que triste... Otro beso.

      Eliminar
    3. Sí, el maltrato sigue vivo, por bien que la mayoría entendemos que ningún castigo físico es justificable

      Un beso

      Eliminar
  16. Mary, una vez más nos regalas a tus seguidores un excelente relato. Realidad o ficción, es lo de menos. Es la forma como recreas la historia de dos adolescentes maltratados, pero ser cómplices, es su otro infortunio.

    Un abrazo grande desde la distancia azul colombiana. Saludos a todos tus seguidores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los motivos de mis textos son muy anárquicos y variados. Casi siempre escribo porque sí, y a veces me apuntalo en algo real y lo hago de manera muy suave, creo, porque la realidad es a veces muy dura y vale la pena que se trate con prudencia.

      Un abrazo grande desde mi mirada mediterránea, Guillermo. Feliz martes

      Eliminar
  17. Qué historia más dura, tanto como la situación en la que vivían esos niños. El maltrato genera odio y el odio se vuelve contra el maltratador. ¿Es este también un relato basado en hechos reales? Sea como sea, es realmente espeluznante y lo has descrito muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es,en líneas generales. Si bien fue en USA y el chaval tenía quince años. Tuvo suerte. Hubo testigos a favor del chaval y demasiados en contra de la irascibilidad del padre y su maltrato continuo. El y la hermana hicieron vida normal hasta que pasaron tres días.

      El maltrato a niños es de cobardes impresentables. Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.