sábado, 27 de octubre de 2018

El anónimo

Tomado de Google

Bajé a abrir el buzón. Por primera vez en mi  vida recibía  un anónimo: Morirás en breve, anunciaba. En letra Arial, con tamaño doce, una cuartilla blanca, junto a una postal, rompía mi serenidad. La lacónica misiva no llevaba firma. Inquieta, intenté recordar qué podía haber hecho a alguien para que deseara mi muerte. Me preocupaba, por encima de todo, que alguien que me odiaba tanto conociera mi dirección completa, pero poco a poco me fui tranquilizando.

Mientras regaba los geranios de mi balcón me pareció que la vecina del quinto salía del edificio abriendo  un sobre como el mío, sin dirección. Quise pensar que tal vez mi anónimo no era más que publicidad de alguno de esos sacacuartos que te leen el porvenir, y en ese instante sonreí, mirando de soslayo la postal que había dejado fuera de su sobre, sobre mi mesa del comedor. Soy muy pragmática. No creo en cuentos chinos, ni en asuntos de cábalas o adivinación.  De repente, mientras arrugaba la dichosa carta para arrojarla a la papelera, la hoja pareció cobrar vida y me atacó. Con el filo me seccionó la carótida. Un dolor agudo me invadió, mientras un chorro pulsátil de sangre iba empapando el portátil, la silla y la pared. Con mi mano taponando ese rojo manantial, no paraba de sonreír, a pesar del pánico por lo que supuse una larga espera de la ambulancia.

Creo que el anónimo ha sido muy ingenioso, y además, ha adivinado de verdad, mi porvenir.



38 comentarios:

  1. Y no dirás que note aviso , si es que hay que andar con mil ojos , muy bueno tu relato contundente y corto , y nunca mejor dicho , jajajajajajaja besos de Sábado de flor.
    No es por nada , pero cada día me gustan más tus micro relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es corto. Quería que la angustia durase lo justo. Porque el anónimo tenía razón. :-)

      Gracias Flor.Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Misivas anónimas que cobran vida! Miedo me dan. Pero todo es posible en esta vida, ¿o no?
    Un microrelato muy original. Podría dar para un cortometraje.
    Curiosamente, tengo en el horno un relato con un enfoque parecido en cuanto al concepto. Tendré que esperar a publicarlo más de lo que pensaba, no vayan a pensar nuestros lectores que te he plagiado la idea, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, no esperes, yo sé que eso de los plagios es cosa de los máster y no de los amigos. Te diré que con Alfred hemos hecho sendos textos sobre el mismo ascensor el mismo día. La verdad es que cada uno escribe desde su mirada, imaginación o musas que haya de guardia :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. A partir de hoy no abro el buzón... pero claro... y si me lo envían por mail?

    Tú sí que eres ingeniosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mail no sé si pude cortarse una carótida :-). Quién sabe, ¿verdad?

      Gracias Toro, un abrazo

      Eliminar
    2. Más miedo me da un ordenador que un papel seccionando la carótida. Hasta troyanos te puede contagiar.

      Eliminar
    3. Pues Igual sí que es peligroso :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Buf qué angustia, a partir de ahora me va a dar miedo abrir el buzón.

    Muy buen relato, Albada.

    Un beso enorme y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en los buzones cada día hay menos cartas. Los bancos ya lo usan, con eso de la banca digital, así que casi no abrirlos :-).

      Gracias Ester. Un abrazo grande

      Eliminar
  5. Tus relatos son magníficos y te sigues superando. Un anónimo aco...gota, la angustia prieta y entonces pones la chispa con la vecina. En fin voy a tardar en abrir el buzón. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que acogota un poco siempre, pero no he recibido nunca, ni quiero :-)

      Gracias ESter. La inspiración vino de un folletito cutre de un resolvedor de problemas, de amor, trabajo, dinero. Me apareció tan poco llamativo, que de ahí surgió lo de la publicidad en todos los buzones. Un abrazo grande

      Eliminar
  6. No creo que a mí me hiciera gracia, por mucho que acabara de descubrir el ingenio del anónimo. ¿Estaré perdiendo el sentido del humor?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, como broma de mal gusto sería de muy mal gusto. Mi protagonista sonríe, porque así acepta la mala baba de ese papel, pro imagino que estaba asustado de verdad.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Le habrá pasado lo mismo a la vecina?

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabemos. Igual abrió el sobre en un mercado, la hoja saliera volando y acabase en una masacre, quién sabe :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Lo bueno es que no se quedó con la duda... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudas pocas quedaron, me temo que vida, ninguna :-)

      Un abrazote

      Eliminar
  9. ¡Muy bueno, Albada! En pocos párrafos creaste un clima de tensión con un desenlase inesperado.
    Buen domingo y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es inquietante eso de los anónimos. Las amenazas siempre generan disconfort, pero aquí quise jugar con la sensación de ese ciudadano normalito ante un papel sin firma.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Me gusta lo que acabo de leer.
    Me parece fantástico.
    Te dejo mi felicitación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Disfruto mucho escribiendo, de hecho lo que más disfruto es ideando, concretando la idea que quiero plasmar, casi siempre inventada de la nada, y dando forma.

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  11. Muy prolijamente escrito, sin desviasiones, preciso e ingenioso. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Facu. Lo quise conciso, inquietante y de final implacable aun con sonrisa.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Me ha gustado mucho y mantiene mi atención hasta el final. Un relato precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Tras textos duros, quise hacer poesía y cuentos simples, sin más que un poco de idea central absurda.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  13. Afortunadamente, los correos, ahora, suelen ser electrónicos.
    Gracias por tu ingenio.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es una suerte, pero el destino puede venir envuelto con un mail también. recuerdo un post mío sobre un mensaje por correo electrónico, que tal vez reedite. Por ese medio pude llegar de todo también.:-), pero claro, los papeles no atacan si le mensaje es electrónico.

      Besos y feliz noche

      Eliminar
  14. La tarjeta no engañaba. :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no engañaba, era real esa información.

      Un beso, y feliz lunes

      Eliminar
  15. Una tarjeta como esa, causa intriga, incertidumbre, un no sé qué decir o imaginar; pero efectiva.
    Saludos desde la vendimia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, causa desasosiego cuanto menos. Es un texto sin mucha pretensión, pero que disfruté escribiendo.

      Un abrazo grande, Guillermo, para tu vendimia, y que ésta sea fructífera.

      Eliminar
  16. He leído un gran relato, con imaginación, breve e intensoo...

    Te dejo mi felicitación y agradecida por lo que he disfrutado con la lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mari Carmen. Disfruté escribiendo, y seguramente se nota.

      Feliz día de todos los santos . Un abrazo

      Eliminar
  17. Qué fuerte... cómo cobra vida ese trozo de papel.

    Buenísimo!.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es un arma de destrucción masiva :-). Ríete tú de armas de fuego.

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.