martes, 9 de octubre de 2018

A quién le importa

Imagen de Google

Sus controles indicaban que todo iba bien, sin embargo su inquietud iba en aumento de semana en semana. Buscó, sin encontrar, el momento perfecto para explicarle que durante aquel fin de semana con su hermana, había salido de fiesta y había tenido un desliz. Podía estar embarazada de  Carlos con mayor probabilidad, se dijo en todo momento.

Al final, dejando pasar el tiempo, las contracciones del parto llegaron a ser tan frecuentes que la inminencia de dar a luz le permitía poca capacidad de reacción.

La niña, una mulatita preciosa, había nacido  al fin y Laura la abrazó entre aterrorizada y amorosa, mientras miraba a Carlos. Éste cortó el cordón umbilical y acarició la cara de ambas. No dijo nada. No preguntó. No mostró inquietud alguna, tras la primera sorpresa.

Laura esperaba alguna reacción de enojo, pero él estuvo en todo momento dedicado a atenderlas a ambas. Cariñoso y solícito, babeaba al mostrar la niña a los familiares y amigos que acudieron al hospital.  Si alguien tuvo preguntas, no las dejaron aflorar.

Cuando la nena cumplió los tres años, tras su primer escolarizada, preguntó a su padre por qué no era blanca y rubia como él o su mamá.

- Como nos queremos, nos da igual que te parezcas o no, y a ti no ha de importarte-dijo, mirando a Laura, quien doblaba ropa sobre la mesa del comedor.

Ambos sonrieron y la nena se puso a explicar cómo había sido su primer día de colegio, como una cotorra, para bailar luego, con una soltura y un ritmo innatos, la canción de moda que sonaba en la radio.

42 comentarios:

  1. Bonita lección de amor, en este bello relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que es una prueba muy dura. Un desliz si creo que pueda olvidarse, pero el bebé es un recordatorio, así que eso el amor y lo demás tonterías.

      Un abrazo ´

      Eliminar
  2. No lo veo como un comportamiento posible, aunque pueda parecer plausible.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sucedió, tal cual en la Maternidad de Barcelona, en la década de los treinta, durante la república, cuando era el único lugar de huérfanos con el sistema de educación Montesori. El padre nunca cuestionó, ni ella llegara a dar explicaciones, imagino que ambos sobrentendieron que el amor podía mucho más que las interfrencias. Claro, eran otros tiempos :-)

      Un beso

      Eliminar
    2. Como bien dices eran otros tiempos.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Una bonita lección de amor en este relato. Un abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy en día creemos que somos tolerantes con muchas cosas, pero luego resulta que no tanto. Este caso, basado en la realidad, nos dice que hay hombres que en verdad saben amar por encima de las normas. Porque seamos francos, cuántos hijos puede tener un hombre fuera del matrimonio y cuántos hijos son engendrados por otro hombre, y sin embargo quedan como hijos "normales"

      El amor sí lo puede todo. Un abrazo

      Eliminar
  4. Como bien dices en el título, a quién le importa. Esa niña es feliz y eso es todo lo que cuenta. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que cuenta, que esos padres se aman y construyan un buen ambiente en casa. La niña es feliz, ellos también, pues oye..poco más a decir

      Un beso

      Eliminar
  5. Si a quienes debiera importarle no les importa, entonces tampoco a nadie más. Aunque algo así es muy difícil que no importe de esa manera, sin preguntas.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad que vemos no siempre es la que creemos. Un matrimonio árabe tenía seis hijos. Él resultó ser estéril. La vida es así de bromista. Pero es la felicidad lo que cuenta

      Un abrazo, Dulce, Feliz miércoles

      Eliminar
  6. Y es que es cierto, "¿a quién le importa...?"
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nadie le ha de importar. Al marido habría que aplaudirle, eso sí.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Un relato muy bonito , cargado de ternura y compresión , ya que otro Carlos diferente estaría con la mosca en la oreja , te deseo una feliz tarde besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro Carlos no sólo se habría cuestionado la fidelidad de ella, sino también si se veía capaz de criar a la nena. Sin duda, un ejemplo.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  8. San Carlos del Ciervo Sumiso.
    Una gran persona, sí...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un marido d elos que no abundan, sin lugar a dudas. :-)

      Un beso

      Eliminar
  9. Supongo que el perdón más justificado, es aquel que se hace por el bien de los niños. En este caso, además, parece que el amor también fue motivo para no tener en cuenta el desliz… Aunque no creo que a la práctica fuera sencillo...
    Buena historia para reflexionar…

    Un abrazo grande, y muy feliz noche, querida amiga 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía a Alfred, esto sucedió, tal cual. Por supuesto ella debía haber explicado, pero si no tuvo repercusión afectiva, tal vez no valía la pena. Él es un enorme ser humano.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Cuanta ternura, me encantaría que fuera real. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy tierno. La nena la conocí en el Clínico, en los setenta. Catalana de puta cepa, era una mulata adorable, y esa era sus historia.

      Un abrazote.

      Eliminar
  11. Me encantan las historias de amor. Yo crecí sabiendo que la paternidad es cosa que no debe importar a nadie más que a los directamente involucrados: somos cuatro hermanas, cada una de diferente color.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sexualidad es lago privado. La paternidad debería serlo. Las madres solteras son unas heroínas, siempre. Padres como Carlos deberían abundar más

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Creo que la otra parte de la pareja (y solo ella), sea el hombre o sea la mujer, sí tiene derecho a decidir a priori si le importa o no le importa; si perdona o no perdona. El hecho de que la niña pueda vivir en una familia unida es gracias a un padre generoso y a pesar de una madre falsa y cobarde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso decía la niña, a punto de jubilarse cuando la conocí. Sin embargo su madre, cobarde como dices, fue la mujer más fiel, cariñosa y buena madre que pudiera haberle tocado en suerte. La vida es pedir perdón, de la manera que uno encuentre oportuna.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. ¡Ah, qué bonita frase! "La vida es pedir perdón, de la manera que uno encuentre oportuna". Me gustaría pensar en otra cosa que no fuera pedir perdón, que exprese cómo una "compensa"o "restituye" o algo así. Creo que es una idea importante...

      Eliminar
  13. Desde luego la reacciñon de Carlos, por ejemplar y encomiable que pueda parecer, es cuanto menos sorprendente si Laura no llegó jamás, como parece, a confesarle ese desliz que ha dado lugar a esa niña mulata. De ser así, la falta de confianza y de sinceridad podía muy bien dar lugar a una reacción negativa por parte del hombre que ha sido engañado, al haberle ocultado la verdad, esperando que el bebé que crecía en su interior fuera suyo y no del otro.
    Una historia (ignoro si cierta o ficticia) dura aunque, por fortuna para todos los implicados (especialmente la niña, el ser más inocente), con final feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está basado en una historia real. Yo conocí a la nena. Carlos fue un hombre excepcional, pero ya digo que no entiendo su infidelidad y menos le engaño en el mundo de la pareja. Tuvieron un hijo después y él no hizo diferencias entre los niños. Laura llegó a olvidar el affaire de aquella noche, aunque su hermana siempre supo de su arrepentimiento. La vida siguió, porque el amor era intenso.

      Perdona por no contestarte antes, se me pasó este comentario tuyo, tan acertado, porque el final feliz siempre es el mejor final. Un abrazo

      Eliminar
  14. Desde luego la reacción de Carlos es de lo más generosa porque la niña no tenía ninguna culpa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La grandeza del amor, seguramente es no culpar a quien no tiene culpa alguna. Es verdad.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Una historia para la reflexion, saludos albada. Gracias por compartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que un desliz no sé si de ha de explicar, y dudo que sea más importante que el amor. Por mi experiencia, sé que si la pareja va bien, no hay desliz posible, pero puedo entender que lo haya, y que sea un paréntesis de una tontuna sin trascendencia, aunque si el resultado es claramente el fruto de esa infidelidad, no creo que haya muchos Carlos, o Evas, por el mundo

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Las personas olvidan a su corazón y luego vienen los lamentos. La cosa es que alguna o alguno repiten y se juntan con un mulato hermano de una chica con rasgos asiáticos...total, el mestizaje ahora está de moda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las personas pueden tener esos deslices, pero no sé, si son reiterativos es que el problema lo tienen con su pareja. La infidelidad me parece un engañarse a sí mismo. Sí, el mestizaje es hoy en día una tendencia y no me parece mal. El amor no debería tener en cuenta el color de la piel :-)

      Un abrazo y feliz sábado

      Eliminar
  17. un placer es leerte y disfrutarte mientras me deleito con tus letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable. Son textos, en su mayoría muy sencillos.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Las mamás dicen: "Padre no es el que engendra, sino el que cría". Mi mamá sospechosamente me lo repetía mucho jaja
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, pues hay decir, que no un dicho, el padre dice soy quien compra sus zapatos, quiero creer que también soy el padre :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Es precioso este relato, me ha encantado...

    El era su padre, desde luego.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estaba el tema, ese señor es el único padre, y los miedos propios y prejuicios ajenos no han de contar ante el nacimiento de un niño.

      Un abrazote

      Eliminar
  20. El cuento es muy bueno... pero... no sé. Me parece imposible que eso pueda suceder.

    Yo no conozco a nadie con esa apertura mental, pero... no sé... igual sí existe alguien así. Quién sabe.

    Enhorabuena
    Por imaginar que no quede

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues está basado en la realidad, curiosamente. Hay que amar a quien se ama

      Un abrazo y por una tarde bonita

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.