jueves, 25 de octubre de 2018

Nostalgia de un silencio



Rojo fuego tu lencería sobre el fondo blanco de mi cama. Mar de edredones, enredo de piernas, motitas de plumas  volando, pícaras brisas marinas pujando por entrar por las esquirlas de las persianas,  farsa con aroma a queso fresco con miel de romero como cena, aquella noche votamos a hacer el amor, sin convicción, pero con ganas. Duramos poco, pero qué nos importaba.

Dejo ahora que repose mi fuero interior, no sea que no llegue jamás el momento verdadero de recordarte, y me pierda en el pasado sin abrir, o en el futuro por pensar. Rojo fuego tu lencería  sobre el fondo negro, de un mar ahíto  de anémonas viajeras en la noche del momento, esa que, aun vestida de un fingido estruendo, el tiempo silenció.

22 comentarios:

  1. A veces cuando le algo que me emociona, que tiene arte literario y comunicación clara me gustaría haberlo escrito yo. Me siento orgullosa de contar con la puerta abierta a tu blog. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ester. En el pasado pueden habitar episodios efímeros pero intensos, que el tiempo silenció y dejó en un limbo de la memoria. Un hombre recuerda, reflexiona, y se sienta a pensar. Escribe. Poco más.

      Un abrazote y feliz jueves de sol con aires de otoño

      Eliminar
  2. Siguiendo con el razonamiento de la amiga Ester, yo cuando sea mayor, quiero escribir como lo haces tú.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor, ese comentario viniendo de ti, me sonroja, Juan L. Me puse en la piel de un tipo que echa una mirada al pasado y recuerda una noche que quedó prendida en sus retinas, pero no en su historia. Realmente poco más.

      Muchas gracias. Un abrazo y feliz jueves, que presume en este día, de luz de primavera en la mirada.

      Eliminar
  3. Hay instantes que quedan prendidos, como ropa limpia y olorosa de un cordel, trayendo buenos olores y sensaciones, de haber vivido al menos un instante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay instantes que quedan tatuados, como esas pinzas sobre la ropa que tendemos en el cordel de la vida. Es verdad. No sé si un instante es infinito, pero pudiera ser.

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  4. Hay mucha ternura en este breve y conciso relato que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí, que la ternura del recuerdo es lo que sobrevuela por el texto.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Pasión y nostalgia comulgan en este latido que pende perenne de la piel y el alma…
    Muy bello e inspirador, querida amiga…

    Un abrazo grande, y muy feliz tarde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente hay encuentros que pueden nutrir muchos recuerdos posteriores. Encuentros de pasión que luego quedan en nada, pero que mientras duran, son la eternidad del instante lo que dejan tatuados en la piel.

      Un abrazote, Ginebra, y feliz viernes

      Eliminar
  6. No puedo ser más fantástica tu manera de expresar pensamientos tan íntimos y profundos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Airblue. Las palabras pueden hacer sentir un encuentro que fue intenso, a pesar de la efímera relación.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Parece que ese recuerdo ya vale por sí sólo para iluminar una vida, verdad?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente hay noches que duran toda la vida. Por eso haberlas vivido puede nutrir la necesidad de saber que se ha vivido

      Un beso

      Eliminar
  8. Un rojo fuego que parece aún se siente, que dejó más que brasas crepitantes. Metáforas muy sugestivas las tuyas.

    Un beso dulce y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era muy tentadora la idea de la lencería sobre un fondo. Por eso la he usado como punto central de la imagen que quería reflejar.

      Gracias, Dulce. Un viernes cargado de poesía para ti.

      Eliminar
  9. Un momento que se vivió a pleno y quedó adentro para siempre, aunque la lencería roja ya no esté.
    ¡Muy buena prosa poética, Albada!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. No importa la lencería del presente,sino la imagen, el recuerdo de esa noche inolvidable, y eterna.

      Muchas gracias, un abrazo

      Eliminar
  10. Bello... Qué poder el de esa noche, que nostalgia...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando un encuentro se recuerda con tal fuerza, es que valió la pena y la alegría de forma atemporal

      Un beso Sakkarah

      Eliminar
  11. Un instante infinito. Tú lo has dicho. El relato metiéndote en la piel de un hombre te ha quedado sensacional.

    Felicidades
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo queda inconcluso, queda detenido en el infinito tiempo de la eternidad. De amores cobardes, o que son imposibles, hay que sacar lo que da de sí.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.